Secretos del Circo de Moscú

Es el mayor circo de Europa y acaba de cumplir 45 años.

Es el mayor circo de Europa y acaba de cumplir 45 años.

Sergei Savostyanov / TASS
El Gran Circo Estatal de Moscú, situado en Vernadski Prospekt, cuenta con un auditorio para 3.300 personas y una plantilla de 300 artistas que va de gira por todo el mundo. El director y amaestrador de animales Edgard Zapashni y la amaestradora de gatos Olesia Ekk con motivo del aniversario contaron sobre los principales secretos del Circo ruso.

Sobre los espectáculos

Cuando un artista se pone en el trampolín y realiza un salto mortal se eleva a gran altura y corre mucho riesgo de aterrizar con la cabeza.

Uno de los géneros más peligrosos es con caballos y especialmente las competiciones de carrera al galope.

“El artista vuela 3 m de altura y el caballo puede detenerse. Si eso pasase el deportista no aterrizaría en el caballo sino en frente de él y no lo haría con los pies sino con la espalda, lo que provocaría un gran accidente”, afirma Zapashni.

En espectáculos como estos lo que importa es contar con un buen entrenador en el centro del picadero que asegure que el caballo no se detenga. Aunque él tampoco puede controlar todo el proceso, ya que el caballo puede saltar al público.

También es peligroso trabajar de ayudante. “Cuando en una cuerda colocada a gran altura hay una columna de seis personas sin apoyo alguno, me da miedo pensar qué puede suceder si  se apaga la luz. Incluso con la luz de emergencia se quedarían desorientados.”

También es peligroso trabajar con depredadores, especialmente con tigres, leones, osos y panteras.

Sin embargo, también existen géneros seguros, como el ilusionismo y los espectáculos de payasos, por ejemplo. Sin embargo, seguro no significa fácil.

“Personalmente preferiría subir a la cúpula que tratar de hacer reír al público”, declara Zapashni.

Sobre los picaderos

El Circo cuenta con seis picaderos. El de entrenamiento se encuentra detrás del escenario y los cinco restantes están en el auditorio. El primero es el principal, diseñado para los caballos, el segundo es de madera y sirve para los ilusionistas. También hay uno de hielo y otro lleno de agua.

TASSTASS

Por el momento el de agua está fuera de servicio: “Lo desmantelamos completamente, porque los tanques que contenían 350 toneladas de agua están podridos y podrían caerse debajo del picadero.”

Sobre los tigres que tienen hambre

Los tigres son como los deportistas: no deben comer demasiado pero tampoco pasar hambre. Si uno de estos animales come demasiado todo le parece difícil, mientras que con hambre se hace más irritable y solo piensa en la comida. Los tigres comen una vez al día entre 10 y 12 kg de carne. Antes del espectáculo de la tarde le dan de comer a las 9-10 de la mañana. “Si entrenamos un tigre joven, hay que darle de comer en el escenario la escena, porque la respuesta tipo Pávlov se produce a través de alimentos”, explica Zapashni.

Soláriums para caballos

En los circos rusos solo trabajan caballos machos, porque si hubiera hembras sería más difícil trabajar. Los caballos “retirados” los llevan a una granja donde pueden continuar su linaje.

“En el Circo creamos condiciones perfectas, como nuevas caballerizas y amplios corrales. Hay incluso un solárium, donde se recomienda llevar a los caballos en invierno y después del trabajo en el picadero”, dice la entrenadora Olesia Ekk.

Sobre la comida de los animales

El entrenador conoce perfectamente las preferencias de cada uno de sus animales.

“A algunos de los osos de Alexándrov les gustan la leche condensada y el pan tostado”, comenta Zapashny.

Circo. Foto: TASSFoto: TASS

“Nuestro tigre Díter tiene alergia a la carne de pollo, por eso no se la damos, aunque se la comería en un abrir de los ojos. A diferencia de él, el tigre Elton no comería pollo jamás”.

Al contrario de lo que se suele creer, a los monos les gusta más comer un tomate que una banana.

Sobre los gatos

Apenas se puede entrenar a los gatos. Hay que observarlos desde que son cachorros para saber de qué son capaces. “Es imposible obligarlos a hacer nada. Solo hay que hacerse sus amigos. En mi espectáculo participan 15 gatos. Viven en un amplio recinto con columpios y juguetes, donde los machos conviven con las hembras”, dice Ekk.

Todos los gatos del circo están castrados. Si no fuese así, “imagínese cuántos gatitos habría! No tendríamos tiempo para trabajar.”

Entre los gatos, la raza capaz de hacer más trucos es Cornish Rex, pero son muy caprichosos. “Los gatos persas son perezosos. Los más talentosos son los que son mezcla de varias razas”.

Versión reducida de artículo publicado originalmente en ruso en TASS.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies