Tartaletas de crema agria con bayas: Un postre soviético ideal para el verano (Receta)

Victoria Drey
Hoy en día, estos pasteles tan apreciados en la URSS, los korzinochki, no son tan populares y se venden sobre todo en las confiterías de estilo antiguo, una razón más para cocinarlos en casa.

Estas pequeñas tartaletas de masa quebrada o korzinochki, como se llaman en Rusia- eran uno de los tipos de postre más populares en la URSS. Desde mediados del siglo XX se podían encontrar fácilmente en la mayoría de las confiterías, tiendas de comestibles e incluso en los comedores de las empresas y colegios. Siempre había existencias, a pesar de la escasez de muchos productos alimenticios.

Tradicionalmente, los korzinochki se rellenaban de crema de mantequilla o de clara de huevo y se decoraban también con algunas flores hojas y setas de crema. En realidad, había docenas de variantes de tartaletas, por lo que también se hacían con numerosos rellenos: gelatina, frutas y bayas en conserva, mermeladas y varenie, crema de nueces e incluso relleno de merengue. La única constante para todos los tipos de tartaletas posibles era una base de masa quebrada que siempre se horneaba en pequeñas conchas de metal para tartas con bordes festoneados.

Me encanta el concepto de estas tartaletas. Sin embargo, la mayoría de los rellenos tradicionales, como la crema de mantequilla, me parecen demasiado ricos y azucarados. En lugar de utilizar mantequilla pesada o huevos para la crema, opté por otro relleno tradicional de la pastelería rusa: crema agria con la mínima cantidad de azúcar que le dejará un sabor absolutamente delicioso. Añade algunas bayas frescas de temporada por encima, y aquí tiene su dulce ideal para el verano, con un toque de estilo soviético.

Ingredientes para la masa:

  • 160 g de harina normal
  • 70 g de mantequilla
  • 40 g de azúcar
  • 1 huevo
  • ½ cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de azúcar/extracto de vainilla
  • una pizca de sal

Ingredientes para la crema

  • 150 g de nata espesa (al menos con 30% de grasa)
  • 150g de crema agria (al menos con 20% de grasa)
  • 2-3 cucharadas de azúcar en polvo
  • bayas de temporada para decorar

Preparación:

Con una batidora, en un cuenco grande, batir la mantequilla con el azúcar durante un par de minutos hasta que la mezcla se vuelva espumosa y los granos de azúcar casi se disuelvan.

A continuación, añade el azúcar o el extracto de vainilla, un huevo y bate durante otros 3-5 minutos hasta obtener una consistencia suave y aireada.

Por último, añade la harina con la levadura en polvo y la sal, y amasa la masa: empieza con una espátula y sigue amasando con las manos. Es mejor trabajar rápido para que la mantequilla no se derrita. Debes obtener una masa quebrada no pegajosa, bastante gruesa pero aún elástica. Dale forma de bola, aplanarla ligeramente, envuélvela en film transparente y dejarla reposar durante media hora.

A continuación, dividde la masa en 8-10 bolas, dependiendo del tamaño de sus moldes. Yo tengo unos auténticos moldes de tarta con bordes festoneados, pero si no los tienes, no dudes en utilizar cualquier molde pequeño para tartas o magdalenas.

Trabajar con una pieza a la vez; extenderla por igual sobre el molde con los dedos, y repetir con el resto. Pinchar los fondos con un tenedor y trasladar los moldes a la nevera durante 15-20 minutos para que la masa se enfríe.

Hornear las tartas a 210°C durante unos 15 minutos hasta que los bordes estén ligeramente dorados. Sacar del horno y dejar enfriar completamente.

Mientras tanto, preparar la nata: montar la nata espesa muy fría hasta que aparezcan picos duros.

En un bol aparte, bate la nata agria con el azúcar en polvo durante un minuto: cuanta más grasa tenga la nata agria, mejor se mantendrá la forma de la nata. A continuación, añade la nata montada y mezcla suavemente con una espátula hasta que tenga una consistencia suave y cremosa.

Pon la crema en una manga pastelera y rellena las tartas enfriadas. También se puede utilizar una cuchara normal para el relleno.

Añade algunas bayas frescas de temporada (fresa y cereza negra en mi caso) por encima, y deja tus tartas en la nevera durante un par de horas. Se necesita algo de tiempo para que la crema adquiera una consistencia de mousse. ¡Priatnogo appetita!

LEE MÁS: Receta de “varenie” con albaricoques: conserva la fruta del verano durante meses

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies