La versatilidad de la ‘kisel’ de frambuesa rusa te sorprenderá (Receta)

Yulia Mulino
Si eres de los que buscan nuevas texturas en la comida, la kisel te va a impresionar.

Originalmente, la kisel estaba hecho de copos de avena y servía como sabroso plato principal. Gracias al proceso de fermentación tenía un sabor ligeramente ácido. Si se hacía lo suficientemente densa, se podía cortar con un cuchillo. La kisel tradicional parecía una especie de pudín que combinaba bien con las salsas de carne o de hongos durante el plato principal. Hoy en día, casi nadie conoce las múltiples versiones de la kisel.

En la cocina rusa moderna, es mayormente una bebida dulce cocinada con bayas. A base de harina o almidón, adquiere una estructura espesa pero permanece líquida. Su textura pegajosa a veces odiada por los niños. Especialmente en la época soviética, cuando la kisel era omnipresente. En mi opinión, es injustamente poco apreciada, y me gusta precisamente por su cremoso y fresco sabor a bayas.

En un esfuerzo por ser creativa, encontré una manera de presentar este plato tradicional a mis hijos. Lo uso como aderezo para panqueques (u oladi), waffles o helados. Contiene menos azúcar que el jarabe o la mermelada pero sigue siendo rico en sabores de bayas. Además, humedece cualquier postre, haciéndolo jugoso. Mira cómo cocino la kisel de frambuesa.

Ingredientes:

  •     Frambuesa - 300 g
  •     Agua - 500 ml
  •     Azúcar - 3 cucharadas
  •     Almidón de maíz - 3 cucharaditas

Si quieres hacer tu kisel más líquida, usa sólo dos cucharaditas de almidón.

Cocinar:

Poner las bayas en 450 ml de agua en una olla y hervir. Añadir el azúcar y dejar hervir durante 5 minutos. Obtendrás la compot.

Retira las bayas de la compota.

Revolver el almidón en 50 ml de agua fría con un batidor hasta obtener una consistencia homogénea.

Vierte lentamente el líquido del almidón en un líquido de bayas, agitando continuamente la masa con el batidor. Deja que hierva.

Sigue batiendo la kisel hasta el final. Cuando se haga más espeso, retíralo del hornillo.

La kisel caliente tiene una estructura líquida, y se vuelve más denso cuando se enfría.

Usa esta kisel caliente como salsa para tus postres. ¡Que aproveche!

LEE MÁS: Esta es la receta para hacer ‘kisel’, una refrescante bebida rusa hecha con fresa 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies