Un refresco veraniego a la rusa: ‘kvas’ de grosellas naturales (Receta)

Yulia Mulino
Ya es hora de empezar a hacer acopio de vitaminas naturales para las estaciones frías que se avecinan. El ‘kvas’ a base de grosellas es una combinación perfecta de antiguas tradiciones cerveceras rusas y modernas tendencias nutricionales saludables.

El kvas es uno de los refrescos favoritos de los pueblos eslavos, y su nombre en realidad significa “agrio” o fermentado”. De hecho, es una bebida espumosa natural hecha mediante el proceso de fermentación. El kvas se hace principalmente con pan de centeno, y contiene una gran cantidad de aminoácidos libres y micro elementos que lo hacen súper saludable. 

Cuando hago kvas de bayas frescas intento evitar el clásico sabor a pan o a levadura. Se pueden usar uvas pasas en su lugar. Conducen al proceso de fermentación y se adaptan mejor al sabor de la grosella. Las pasas deben ser secadas naturalmente y no tratadas con aceites conservantes. Otro punto importante es que no hay que lavarlas, porque las pasas conservan bacterias buenas que ayudan al proceso.

¿Por qué la grosella, principalmente la grosella negra, es tan especial en esta bebida? La grosella es famosa por ser una rica fuente de vitaminas y minerales. En Rusia, se utiliza no sólo como componente fragante en los postres, sino también como medicina.

Ingredientes:

  • Agua - 2 litros
  • Grosella - 200 g
  • Azúcar - 200 g
  • Anís estrellado - 4 piezas
  • Uvas pasas - 80 g

Cocinado:

1. Lavar bien las bayas y aplastarlas en una sartén. Necesitamos su jugo. Evita el uso de batidoras, de lo contrario, más tarde será difícil filtrar la bebida.

2. Añade azúcar y agua a las bayas. Ponlas a hervir y retíralas del fuego. Se obtienen el llamado mors.

3. Añade anís estrellado para enriquecer el sabor; cubre la cacerola con una tapa y deja que el mors se enfríe a 30ºC durante unas 4-5 horas.

4. Filtra el mors.

5. Usa botellas o jarras esterilizadas. Añade pasas sin lavar a cada botella y vierte el mors. Es importante que la botella quede herméticamente cerrada.

6. Mantén los envases fuera de la casa durante 24 horas. Esto debería ser suficiente para que comience el proceso de fermentación. Después, ponlas en la nevera.

7. Las pasas flotarán arriba y abajo de la botella. Eso significa que todo va bien y que el azúcar está siendo consumido por las bacterias.

8. En 5 días tu kvas de grosellas estará listo para ser consumido. Ten en cuenta que contendrá un grado menor de alcohol. ¡Que aproveche!

LEE MÁS: 5 inusuales recetas de kvas de frutas que puedes cocinar tú mismo.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies