Receta de hamburguesa vegana a base de alforfón

Yulia Mulino
No te tienen que gustar las gachas para disfrutar de este plano, que está tan sabroso que seguro que repites.

No hay consenso sobre cómo llegó el trigo sarraceno asiático a la cocina rusa. Dicen que los monjes bizantinos solían cultivarlo en la Rus de Kiev allá por el siglo IX y luego pasaron esta tradición a las naciones eslavas locales. A pesar de las complicadas técnicas de cultivo, en Rusia el trigo sarraceno se considera desde hace mucho tiempo un producto muy saludable. 

Se utiliza como plato principal, como acompañamiento de la carne y como relleno de tartas. También se puede utilizar en una serie de variaciones dulces. Pero hay que tener cuidado: hay diferentes tipos de alforfón.

En Europa, se puede encontrar la llamada grechka en los supermercados en los departamentos de bio en dos variaciones: tostado o verde. El trigo sarraceno tostado europeo es algo absolutamente diferente de lo que la gente cocina y come en Rusia. Se disuelve instantáneamente en agua y se convierte en una sustancia homogénea en 5 minutos. Me sorprendió este efecto al comprarlo por primera vez en los Países Bajos. Originalmente, la grechka se ablanda, manteniendo su forma.

Incapaz de cocinar los platos habituales con eso, creé algo nuevo. Esta pasta espesa se convirtió en un material perfecto para cocinar hamburguesas vegetarianas. Añadiendo algunos sabores como ajo y cilantro y ajustando la estructura con zanahorias y cebollas fritas, logré un resultado impresionante. De hecho, encontré la manera de presentar esta comida saludable a mi familia. Aquí tienen a “la hamburguesa vegana de alforfón”.

Ingredientes:

  • 200 g de trigo sarraceno tostado
  • 80 g de harina de espelta
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Media cucharadita de polvo de cilantro
  • Media cucharadita de ajo en polvo
  • Media cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 20 ml de aceite de girasol
  • 2 panecillos para hamburguesa
  • 1 tomate
  • 1 cebolla roja
  • 3 hojas de lechuga
  • 1 pepinillo

Salsa: mostaza + sirope + aceite de girasol, todo el las mismas proporciones (20 ml)

Elaboración:

1. Cocina el alforfón siguiendo las instrucciones del paquete. En mi caso, tuve que poner el alforfón tostado en una cucharón y cubrirlo con 200 ml de agua caliente. Espera a que el alforfón absorba toda el agua. Así, obtendrás una pasta espesa.

2. Si tienes grechka clásica, tendrás que cocinarla como se recomienda en las instrucciones y aplastar la mitad para obtener una masa homogénea como se ve en la foto.

3. Picar las zanahorias y las cebollas en pequeños cubos y freírlas hasta que estén tiernas y doradas.

4. Mezclar la masa de alforfón, las zanahorias fritas, las cebollas, las especias, el diente de ajo machacado y la harina para obtener una pasta espesa.

5. Usar un anillo de hierro culinario para formar hamburguesas. Consejo: cubre la tabla con plástico para evitar que la hamburguesa se pegue.

6. Freír las hamburguesas en aceite hasta que estén doradas por cada lado.

7. Calentar los panecillos en la misma sartén.

8. Mezclar la mostaza, el sirope y el aceite para hacer la salsa.

9. Rellena la hamburguesa con tus ingredientes favoritos.

10. Disfruta tu hamburguesa vegana. 

LEE MÁS: 3 recetas de ensalada inspiradas en la URSS

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies