Guía práctica para cocinar y comerse una empanada rusa de pescado en forma de barco

Vasilisa Malinka
La del ‘ríbnik’ es una receta milenaria que está reviviendo las tradiciones locales. Disfruta de un pescado jugoso en una sabrosa corteza.

El ríbnik, o pastel de pescado, es una de las formas favoritas y más delicadas de preparar pescado en Rusia. En la región de Tver (162 km al noroeste de Moscú) se celebra anualmente el festival “Ríbnik de Seliguer”, dedicado específicamente a este pastel de pescado. Hoy en día, cocineros de renombre acuden al festival para preparar ríbnik según antiguas recetas.

El ríbnik puede tener diferentes formas (un triángulo o un cuadrado), pero tradicionalmente es una empanada de pescado cocinada en forma de barco. Era especialmente popular en las zonas de pesca, en el norte de Rusia, en Siberia y en el Lejano Oriente.

Para cocinar el ríbnik, es preferible elegir un tipo de pescado con pocas espinas, como el fletán, la perca o el bacalao. Normalmente se sirve como plato principal caliente. Las recetas difieren de una región a otra. En Seliguer, por ejemplo, se añade harina de centeno a la masa y cebolla verde al relleno.

Además de los interesantes ingredientes utilizados en la receta, el ríbnik tiene una forma especial de ser consumida: la corteza se corta con un cuchillo y el pescado se come junto con la capa inferior de cebollas. La corteza superior se utiliza como pan y es un delicioso añadido al pescado jugoso.

Ingredientes (para dos personas)

  • 350 g de harina
  • 200 ml de leche
  • 1 huevo
  • 30 ml de aceite
  • 1 cucharada de azúcar
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura seca
  • 2 pescados de tamaño mediano
  • ½ cebolla blanca
  • racimo de cebolla verde
  • sal, pimienta

Modo de preparación

1. En un bol, mezclar la harina, la sal, el azúcar y la levadura seca.

2. Calentar la leche hasta que esté templada (no más de 40°C) y añadirla a la mezcla de harina junto con el huevo. Mezclar con una cuchara de madera o con las manos, y luego agregar el aceite.

3. Ahora, empieza a amasar la masa hasta que cuaje, durante unos 5 minutos, para que la textura quede suave.

4. Dar forma de bola a la masa y volver a ponerla en el bol. Cubre el tazón con un envoltorio transparente y déjalo reposar en un lugar cálido durante unos 90 minutos, hasta que duplique su tamaño.

5. Prepara tu pescado cortando las aletas, la cabeza, la cola y retirando las entrañas. Si tu pescado tiene muchas espinas pequeñas, también es mejor deshuesarlo antes de hornearlo.

6. Corta la media cebolla blanca y la cebolla verde en tiras pequeñas.

7. Calienta el horno a 200°C.

8. Una vez que la masa haya subido, divídela en dos partes. Sobre una superficie ligeramente enharinada, extiende dos trozos de masa en forma rectangular, que debe ser 1,5 veces más grande que el pescado.

9. Encima de la masa, coloca las cebollas picadas y espolvorea con sal y pimienta.

10. Luego coloca el pescado encima y sazona este lado.

11. Corta los lados de la masa en tiras diagonales y, partiendo de la parte superior del pescado, empieza a superponerlas como una trenza, una encima de la otra.

12. Cuando llegues a la cola, pellizca la masa y elimina los trozos sobrantes.

13. Coloca el ríbnik en la bandeja y cepilla con barniz de huevo batido. Espolvorea con semillas de ajonjolí y hornea durante 30-35 minutos hasta que tus empanadillas estén doradas.

Priyátnogo appetita!

Pincha aquí para ver un video de Chebureki, típicas empanadas rusas rellenas de carne 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies