‘Búblik’: la versión rusa de los típicos bollos judíos

Victoria Drey
Estos panes esponjosos en forma de anillo son tan buenos que ni siquiera querrás rellenarlos con nada.

Imagínese saborear un delicioso bagel pero un poco más dulce y con una textura un poco más densa. Así es el búblik ruso. Durante décadas se consideraron auténtica bollería eslava. Sin embargo, los primeros en hacer un plato en forma de anillo, similar al tradicional búblik, fueron los judíos.

La historia del bagel judío -el hermano mayor de búblik- se remonta a principios del siglo XVII. Se hicieron tan populares que a principios del siglo XIX la receta fue adoptada por las cocinas de Europa del Este, y los bagels judíos se transformaron en búbliki: icónicos panes en forma de anillo, generalmente cubiertos con semillas de amapola. El nombre tampoco es aleatorio: llegó al ruso del ucraniano y deriva de la antigua palabra eslava bubl, que significa “burbuja”. Se trata de una descripción adecuada para la textura del pan de burbujas. Los búbliki no son el único tipo de pasta en forma de anillo en la cocina eslava: también existen los baranki y el sushki, que son muy populares y están muy extendidos. Pero estos son duros y crujientes, y no tan suaves como el búblik.

Siempre me ha parecido que el búblik es uno de esos pasteles que no parecen gran cosa, pero que en realidad son únicos y deliciosos. Cuando era niña, a menudo le pedía a mi mamá o a mi abuela que me comprara un búblik para la merienda después de la escuela. Disfrutar de un búblik de semillas de amapola fresco y caliente con un gran vaso de leche fría era fantástico. Sin embargo, no recuerdo haberlos horneado en casa y ahora me doy cuenta por qué: los búbliki no son fáciles de hacer. La cuestión es que además de hacer masa de levadura, también hay que hervir la masa cruda antes de hornearla. La verdadera receta de GOST requiere aún más horas y pasos complicados. Pero sinceramente, creo que esta receta es mejor: lleva mucho menos tiempo y el sabor es igual de bueno.

Ingredientes:

  • 250 ml de leche
  • 400 g de harina
  • 1 huevo
  • 50 g de mantequilla
  • 3 cucharadas de azúcar
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • semillas de amapola

Preparación:

1. Echa la levadura en polvo y el azúcar a la leche tibia, mezcla y espera unos 10-15 minutos para que la levadura se active. Si notas una ligera espuma y burbujas en la superficie de la leche, significa que la levadura está funcionando correctamente.

2. A continuación añade una clara de huevo, mantequilla derretida y harina tamizada con sal. Amasar con las manos hasta conseguir una masa que no sea pegajosa y sea elástica.

3. Es posible que necesites un poco más o menos de harina, dependiendo de la que utilices. Haz una bola con la masa, colócala en un recipiente limpio, cúbrela con un envoltorio de plástico y déjela subir en un rincón caliente.

4. Verá cómo la masa duplica su tamaño en una hora y media, aproximadamente una hora.

5. Deshaz la bola y divídela en 10-12 trozos redondos iguales.

6. Hora de hacer los búbliki: haz un agujero con el dedo en el centro de una pieza y dale forma de anillo. Repítelo con todos los trozos. Colócalos en una bandeja para hornear, cubre con un paño de cocina limpio y déjalos reposar otros 20 minutos para que se eleven.

7. Mientras tanto, vierte un poco de agua en una olla y ponla a hervir. Vaya echando los búbliki, de uno en uno, en el agua hirviendo y cocine solo durante 20 segundos.

8. Coloca todos los búbliki “hervidos” en una bandeja de horno cubierta con un trozo de papel de horno. Unta cada uno con la yema mezclada con una cucharada de agua. Espolvorea generosamente con semillas de amapola.

9. Hornear a 200°C durante 15-20 minutos hasta que esté brillante y dorado por encima. Disfrútalo caliente o frío con un vaso de leche.

¡Priyátnogo appetita!

Atrévete a hacer esta receta de comida rápida soviética.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies