La seguridad nuclear se internacionaliza y se refuerza

10 de mayo de 2016 Andréi Zólotov Jr, RBTH
Se firma un nuevo documento para reducir el riesgo de un ataque terrorista con materiales nucleares.
OIEA
OIEA. Fuente:Reuters

Según declaraciones de varios diplomáticos, el mundo se ha vuelto un poco más seguro esta semana. El domingo 8 de mayo entró en vigor una enmienda a la Convención sobre la Protección Física de Material Nuclear (CPPNM, por sus siglas en inglés) que amplía las obligaciones de cada país para proteger las instalaciones y el material nuclear a lo largo de toda su vida útil y criminaliza cualquier forma de sabotaje, ya sea el tráfico de material nuclear o el intercambio de información, según anuncia el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

“Nos ha llevado casi once años llegar hasta aquí”, declaraba el director general del OIEA, Yukiya Amano, durante la ceremonia de inauguración del nuevo régimen internacional que se celebró en Viena el 6 de mayo. “La entrada en vigor de este documento reducirá el riesgo de atentados terroristas con materiales nucleares, algo que tendría unas consecuencias catastróficas. Como resultado, el mundo será un lugar más seguro” añadía Amano.

El largo camino hacia la seguridad

El sistema del derecho internacional avanza muy lentamente. La Convención original (CPPNM) fue aprobada por 152 países en 1979 y entró en vigor en 1987. Esta convención estipulaba que los países que asumen la responsabilidad total por la protección de los materiales e instalaciones nucleares deben protegerlos también durante el transporte internacional. Sin embargo, cada vez más países han continuado desarrollando programas nucleares y por todo el mundo ha comenzado a circular cada vez más material nuclear, por lo que el riesgo de que parte de este material acabe en manos de terroristas ha ido creciendo.

En 2005 se aprobó una enmienda para extender las regulaciones de la convención al uso interno, el almacenamiento y el transporte y para otorgar al OIEA la función de coordinador. Algunos países, particularmente los países emergentes que aspiran a la creación de una industria nuclear para uso pacífico, percibieron esta enmienda como una violación de sus derechos soberanos. Han hecho falta once años para que dos tercios de los países miembros de la convención ratificaran la enmienda, pero durante los meses anteriores a la Cumbre de Seguridad Nuclear que se celebró en Washington a finales de marzo y a la que Rusia no asistió, se ha conseguido el apoyo de 102 de los países miembros.

“Los estados miembros han tardado un tiempo en llegar a la conclusión de que no se trata únicamente de un asunto interno, porque si hay algún problema con la seguridad nuclear en tu país, este problema puede afectar a todo el mundo. Y esta cadena es tan fuerte como su eslabón más débil”, declara a RBTH Laura Rockwood, directora del Centro para el Desarme y la No Proliferación de Viena.

Futuros desarrollos

“Nosotros creemos que la enmienda y la convención reforzada se volverán más eficaces en la lucha contra el terrorismo nuclear y el tráfico ilegal de materiales nucleares”, comentaba el representante permanente de Rusia en las organizaciones internacionales de Viena, el embajador Vladímir Voronkov, durante la ceremonia del pasado viernes. Según Voronkov, la postura de Rusia consiste en que todos los demás instrumentos de seguridad, como la ciberseguridad, la detección nuclear, la ciencia forense, etc., deben descansar sobre la mejora de la protección física.

En diciembre de 2016 el OIEA celebrará un congreso a alto nivel sobre seguridad nuclear. “Rusia planea participar a nivel ministerial”, anuncia Voronkov.

El énfasis puesto en el papel coordinador del OIEA en el ámbito de la seguridad nuclear coincide con la apuesta de Rusia por reforzar este organismo como un mecanismo internacional legítimo e inclusivo en el que todos los países miembros participen en la toma de decisiones.

En una entrevista para RBTH tras la ceremonia, Voronkov señalaba la importancia del hecho de que gracias a la serie de cumbres sobre seguridad nuclear iniciada por EE UU, así como a la activa participación del OIEA, la entrada en vigor de la enmienda establece la seguridad nacional como parte de las responsabilidades del OIEA, una cuestión que se ponía en duda hace unos años.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook