¿Por qué la UE necesita un ejército propio, sin la OTAN?

21 de septiembre de 2016 Viktor Litovkin, para RBTH
¿Qué impide la creación de un ejército unificado europeo? ¿Podría este enfrentarse a los nuevos desafíos de la región?
ejército de Europa
Fuente:Reuters

En la Unión Europea ha resurgido la idea de la creación de un ejército propio. Lo planteó el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, durante su discurso anual ante el Parlamento Europeo.

Según Juncker, una de las vías para resolver los problemas de la seguridad de Europa tras el Brexit es la integración de las fuerzas armadas de los estados miembros. Angela Merkel, François Hollande y otros políticos del Viejo Continente han mostrado estar de acuerdo con la idea.

Para qué necesita Europa un nuevo ejército

En este caso no se ha hecho ninguna alusión a la “imprevisibilidad y la agresividad de Rusia, así como al peligro real del terrorismo. Para la “contención de Rusia” existe la OTAN, que en la práctica ha demostrado ser ineficaz ante la amenaza de un atentado terrorista en un país europeo.

El nuevo ejército tampoco podrá ser la panacea contra el mal del terrorismo. Para la lucha contra los guerrilleros no hacen falta nuevas tropas, sino la creación de unos órganos militares profesionales, una amplia red de agentes y otras estructuras antiterroristas. De ningún modo puede tratarse de un ejército con misiles, tanques, bombarderos y cazas: contra los terroristas no se puede luchar con armamento pesado.

¿Acaso no tiene bastante Europa con la OTAN, que está formada por la mayoría de los países europeos y que se rige por la norma de 5 puntos del tratado de Washington, que se puede resumir con la famosa frase “uno para todos y todos para uno”?

¿Acaso no le basta a la UE con el escudo de seguridad que ha desplegado sobre ella uno de los ejércitos más poderosos del mundo con las mayores reservas de armamento nuclear como es el de EE UU?

Es posible que la injerencia de Washington en los asuntos de los europeos, algo que a menudo provoca pérdidas económicas (como las sanciones impuestas por EE UU contra Rusia), así como la costumbre de arrastrar a la UE a guerras innecesarias y poco provechosas (Libia, Irak, Siria, Afganistán) haya servido de base para la aparición de la idea de crear “unas fuerzas armadas europeas”.

El contenido del nuevo ejército

Europa no podrá mantener dos ejércitos paralelos por varias razones.

En primer lugar, algunos países en estos momentos no están dispuestos a destinar un 2 % del PIB a un presupuesto conjunto de defensa de la OTAN que se almacena en Washington. No obstante, EE UU es perfectamente consciente de la necesidad de reducir a cero la dependencia de Europa de las decisiones militares de la Casa Blanca.

En segundo lugar, no existen recursos humanos suficientes para crear un nuevo ejército.

La propuesta promovida por François Hollande consiste en crear el ejército europeo dentro y sobre la base de la OTAN. Según el presidente francés, las fuerzas armadas europeas deben tener una determinada independencia. Pero en un ejército subordinado a esta organización no puede existir ninguna estructura independiente. De este modo no se trataría de un ejército. Cualquier falta de disciplina en el ejército es castigada por un tribunal.

Además, es poco probable que a la Alianza del Atlántico Norte le guste la idea de un ejército paralelo y autónomo. La OTAN no tiene ejército en sí. Tiene comandancias para el teatro de operaciones militares (central, sur, norte…).

A la hora de resolver una u otra misión militar se crean unidades especiales a las que cada país destina una parte de sus fuerzas armadas nacionales. Algunos países aportan tanques, otros misiles, otros aportan infantería motorizada, unidades de comunicaciones, reparaciones, etc. Por ahora no queda claro de qué modo podrían crearse unas tropas europeas más integradas.

Da la sensación de que las declaraciones sobre un ejército europeo y sobre un estado mayor unificado son otro intento de crear nuevas estructuras burocráticas para los funcionarios europeos y perpetuar sus puestos desarrollando una actividad puramente propagandística, como se hace en la UE y en la Asamblea Parlamentaria del Consejo Europeo.

Si de todos modos se crea el ejército europeo, ¿cómo reaccionará Rusia? ¿Funcionará todo como con funciona con la OTAN? Esperemos únicamente que las relaciones comiencen desde cero y sean amistosas.

Lea más:

¿Se está preparando Rusia para una nueva guerra?

Una nueva carrera armamentística, la exportación de la seguridad, el empeoramiento de la situación en Ucrania. ¿Qué escenarios serían los más adecuados para Rusia en un contexto de confrontación con Occidente?

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de RBTH.
+
Síguenos en nuestra página de Facebook