Obama extiende las sanciones contra Rusia en una de sus últimas decisiones

22 de diciembre de 2016 Nikolái Shevchenko, RBTH
EE UU extiende las sanciones contra Rusia al icluir 17 entidades que participan en diferentes proyectos en Crimea. La medida es una de las últimas decisiones de la Administración Obama antes del comienzo de la presidente de Donald Trump.
Barack Obama
17 nuevas entidades entran en la medida recién aprobada. Fuente:AP

La Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de EEUU (OFAC por sus siglas en inglés) amplió este martes las sanciones unilaterales impuestas a Rusia por la crisis en Ucrania. Estas dos órdenes ejecutivas quizá sean uno de los últimos esfuerzos de la Administración Obama para mostrar unidad con la UE, que ha prolongado recientemente las sanciones antirrusas por un periodo de seis meses. Las medidas han sido tomadas por el Departamento del Tesoro.

Además de las consecuencias prácticas también tienen una carga simbólica, ya que preceden a la ceremonia de toma de posesión de Donald Trump, que según se cree cambiará significativamente la política exterior de EE UU.

Aunque por el momento la Administración Obama no parece influida por las críticas de Trump a la actual política estadounidense hacia Rusia. “Las acciones de hoy son una respuesta a la ocupación ilegal de Crimea por parte de Rusia y a la continuación de la agresión a Ucrania”, declaró en rueda de prensa John E. Smith, director interino de la OFAC.

Las nuevas compañías sancionadas son Ferrocarriles de Crimea y Puertos de Crimea, compañías fundadas por el gobierno ruso para mantener el transporte ferroviario y marítimo en Crimea, así como a las compañías que trabajan en la construcción del puente de Kerch, una importante infraestructura que conecta la península con el resto de Rusia.

A execepción de uno, todos los individuos incluidos en la nueva lista ocupan puestos ejecutivos en Bank Rossiya o en entidades afines, entidad que según EE UU “ejerce ayuda material a destacados mandatarios de la Federación de Rusia”.

El séptimo individuo supone una peculiar excepción. El petersburgués Yevgueni Prigozin,  empresario y propietario de un restaurante, es acusado de hacer “grandes acuerdos de negocios con el Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia”, y de supervisar la construcción de bases militares en la frontera con Ucrania. Anteriormente, la publicación rusa RBC especuló sobre posibles vínculos de Prigozin con compañías militares privadas rusas que supuestamente operan en Siria.

La victoria de Trump

Los medios estadounidenses crtitican fieramente el tono reconciliador de Donald Trump hacia Rusia y el presidente Putin, y además cuestionan la elección de Michel T. Flynn como asesor de seguridad nacional así como la de Rex Tillerson como secretario de Estado.

Según estos medios, la elección de estos dos hombres conocidos por sus negocios en Rusia es una muestra de que el presidente electo busca un nuevo escenario con Rusia y de que está dispuesto a trabajar por la reconciliación con Moscú, aunque eso vaya en contra de la postura actual, que se basa en la presión a Rusia en escenarios como Ucrania y Siria.

Donald Trump asumirá la presidencia el próximo 20 de enero y tendrá que desarrollar su propia política hacia Moscú, y muchos en Rusia creen que será mucho menos belicosa que la de Barack Obama.

Aunque las medidas recién aprobadas no limitan las opciones Trump en este sentido. El nuevo presidente tiene la capacidad para poder cambiar el régimen de sanciones, pero las nuevas medidas suponen una medida de presión adicional ya que, en caso de eliminarlas, supondría la demostración pública de que tiene la intención de aliviar la presión sobre Rusia. Este hecho seguramente provocaría duras críticas tanto en el Congreso como en las medios de comunicación, así como por parte de algunos países de la UE que cuestionarían el compromiso de Washington en las relaciones bilaterales.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook