Rusia y China ganarán peso en el Pacífico si no se ratifica el TPP

23 de noviembre de 2016 Alexéi Lossan, RBTH
El posible rechazo de EE UU a la ratificación del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica provocará un aumento de la influencia de Rusia en la región, según los expertos. En particular, el gobierno de Rusia podría lanzar con China su propio proyecto de integración en la región Asia-Pacífico, según muestran los resultados de la cumbre del APEC.
Cumbre APEC en Perú
Fuente:Mijaíl Metzel / TASS

En el comunicado final de la pasada cumbre de los líderes del APEC celebrada en Perú se dice que la creación de una zona de libre comercio en el marco del APEC es el principal instrumento integrador de la región. Sin embargo, según ese mismo documento, “el distinto nivel de desarrollo y de liberalización en el marco de los acuerdos ya existentes supondrá un obstáculo para la creación de una zona única”.

Uno de los resultados reales de la cumbre del APEC, según los expertos, es el acuerdo entre Rusia y China sobre la promoción conjunta de una zona de libre comercio en la región Asia-Pacífico. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ya ha publicado un comunicado al respecto. Además, Perú y Chile han acordado sumarse al proyecto. Después de que el presidente electo de EE UU, Donald Trump, declarase que no ratificará el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), el papel de Rusia y China en la región crecerá.

Según el periódico Kommersant, el nuevo acuerdo podría redactarse en 2017. Las negociaciones transcurren a puerta cerrada y por ahora no queda claro cuál será su contenido. Según los expertos, los requisitos para los miembros del acuerdo podrían ser más flexibles que los del proyecto estadounidense.

“El principal resultado de la cumbre del APEC celebrada en Perú del 18 al 20 de noviembre fue el debate sobre los procesos de integración en el territorio de Eurasia, en particular los promovidos por Rusia y China”, comenta el analista financiero de Finam Timur Nigmatullin.

El futuro del TPP

“La propia idea del TPP se inició como una especie de análogo a la Organización Mundial del Comercio con un número de países miembros más reducido”, explica el consejero de macroeconomía del director general de Open Broker, Serguéi Jestánov.

El experto afirma que se preveía que en este bloque comercial entraran los países más leales a EE UU, lo cual permitiría establecer un régimen aduanero más beneficioso. Esta idea había provocado una gran preocupación tanto a la UE como a China. La llegada de Trump deja en el aire la posibilidad de llevar a cabo el Acuerdo Transpacífico, señala Jestánov.

“Las perspectivas de ratificar el TPP con la llegada del nuevo presidente son muy escasas. Si su postura se mantiene y Trump se opone a la creación de esta colaboración, la ratificación no tendrá lugar”, comenta el director del departamento de comercio internacional de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública, Vladímir Salamatov.

Según el experto, si los demás países miembros del TPP desean mantener este acuerdo, el papel de líder en esta agrupación quedará vacante. “Muchas de las secciones de este acuerdo difícilmente pueden ser aceptables para China, como la protección de la propiedad intelectual”, comenta Salamatov. Por esta razón, el experto asegura que China siempre ha promovido una asociación distinta: una asociación económica regional multilateral en la que participen Australia, India, China, Nueva Zelanda, Corea y Japón.

El papel de Rusia

La cooperación con Rusia podría dar un nuevo impulso al trabajo de China para desarrollar un proyecto propio de integración en la región Asia-Pacífico.

Según declaraba durante una rueda de prensa tras la cumbre del APEC en Perú el presidente ruso, Vladímir Putin, en el mundo no debería existir ninguna asociación comercial cerrada, ya que esto no beneficia al desarrollo del comercio ni a la economía mundiales. Según Putin, el gobierno ruso querría unir la Unión Económica Euroasiática con los planes de China para la creación de la nueva Ruta de la Seda, informa RIA Novosti. El gobierno ruso ofrece un plan alternativo de integración económica.

“Durante el pasado Foro Internacional Económico de San Petersburgo, celebrado en junio, Vladímir Putin declaró que Rusia está dispuesta a estudiar una asociación económica y comercial más amplia en el continente euroasiático. El primer paso es el proceso de negociaciones entre China y la mayor asociación de integración de la región: la Unión Económica Euroasiática, formada actualmente por Rusia, Bielorrusia, Kazajistán, Armenia y Kirguistán.

A principios de noviembre se reunieron en San Petersburgo los primeros ministros de China y Rusia, quienes anunciaron el inicio del desarrollo de una zona de libre comercio. Según Jestánov, los resultados de la cumbre del APEC y el rechazo de EE UU a ratificar el TPP contribuirán al aumento del papel de Rusia en los países de la región Asia-Pacífico.

“Las negociaciones entre Rusia y China en el marco del APEC permitirán a estos países coordinar mejor los planes de las grandes empresas rusas y chinas en los proyectos de cooperación a largo plazo”, comenta Vladímir Salamatov.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook