La operación en Siria dispara el interés por las armas rusas

30 de marzo de 2016 Iván Safónov, Dengui
Rusia gastó 464 millones de dólares durante la operación aérea en Siria pero podría obtener muchos más beneficios por ello. El potencial de la exportación de sistemas armamentísticos probados en Siria alcanza los 6.000-7.000 millones.
helicopters
Fuente: Kommersant
Los encargos de armamento a Rusia por parte de otros países, pendientes de entrega, alcanza en estos momentos un volumen calculado en 56.000 millones de dólares, una cifra a la que no se llegaba desde 1992, cuando la Unión Soviética acababa de desintegrarse, informó ayer el presidente Vladímir Putin. Rusia exportó el año pasado armamento y equipamientos militares por valor de 14.500 millones de dólares, por encima de las estimaciones. Es el segundo país en volumen de exportación, detrás de EE UU.

 

El coste de la operación de las Fuerzas Aerospaciales de Rusia en Siria ha sido de 464 millones de dólares, según anunció Vladímir Putin hace varias semanas.

Aunque estos costes no parecen excesivos, sobre todo si se tienen en cuenta los beneficios que podrían reportar. Fuentes militares comentaron a la revista Dengui que desde el inicio de la campaña militar en Siria, varios países se han acercado al Servicio Federal para la Cooperación Militar y Técnica para mostrar su interés en los aparatos de defensa rusos, sobre todo de aviación.

"En Siria hemos demostrado nuestras capacidades militares y hemos llamado la atención de potenciales clientes, y por otro lado, ahora más de la mitad de nuestros pilotos cuentan con expreciencia en combate real", explica a Dengui una fuente de la cooperación técnico-militar con los países extranjeros.

Contratos con Argelia por 2.000 millones

En diciembre del año pasado, Argelia solicitó 12 bombarderos Su-32. Según Sergúei Smirnov, director de la planta de aviación Jlakov, las conversaciones acerca de un posible acuerdo con Argelia se arrastran desde hace ocho años.

Los éxitos cosechados en Siria han dado un nuevo empujón a las negociaciones. Fuentes de Dengui explican que el primer escuadrón de cazas Su-32 costaría entre 500 y 600 millones de dólares al Ejército de Argelia. Además, quedaría abierta la posibilidad de adquirir otros seis o doce aparatos más. Al mismo tiempo, se espera que en breve empiecen las negociaciones para la venta de diez aparatos Su-35S. Se estima que este contrato sea de 850-900 millones de dólares.

Otro logro con Argelia ha sido la firma de un acuerdo para suministrar alrededor de 40 helicópteros de ataque Mi-28NE. La primera batería de entrega ya está lista. En este caso no está tan claro si la operación siria ha precipitado los acontecimientos, ya que Irak ya había adquirido los helicópteros para luchar contra el Estado Islámico. En cualquier caso, el contrato de los Mi-28NE se estima en 600-700 millones de dólares.

¿Qué países están interesados?

El caza Su-35 ha despertado el interés de Indonesia, Vietnam y Pakistán. Cada uno de estos países tiene experiencia operativa con aviones soviéticos y rusos, pero quieren mejorar cualitativamente su flota aérea. En los casos de Indonesia y Vietnam se habla de contratos por encima de los 1.000 millones de dólares. Indonesia pediría un crédito para cumplir con el acuerdo.

La situación es algo más complicada en el caso de Pakistán. Además de la difícil situación económica del país, el acuerdo está en duda por cuestiones geopolíticas relacionadas con India. Fuentes consultadas por Dengui explican que en el mejor de los casos Pakistán no podrá comprar más de seis aparatos. Este contrato a pequeña escala está estimado en 500 millones de dólares.

También hay países que han mostrado interés en el helicóptero Ka-52 Alligator. Rosoboronexport ha firmado con Egipto un contrato para el suministro de 46 aparatos, y se supone que los suministros comenzarán en 2017. Se espera que la participación del Ka-52 en operaciones de combate en Siria ayudará a encontrar nuevos clientes, sobre todo en Oriente Próximo.

El caso del T-90

Otro caso es el del tanque T-90, que está en Siria y sufrió un ataque por parte de un misil antitanque TOW de fabricación estadounidense y fue grabado en vídeo.

Este ejemplo se utilizará ahora en las negociaciones con los clientes, explica un alto ejecutivo de la industria de defensa. Entre los clientes potenciales se encuentran Irak, Irán, los países del Golfo Pérsico y varios países de la CEI.

El uso de los sistemas de defensa aérea S-400 en Siria ha disparado el interés de Arabia Saudí y ha relanzado las negociaciones con India. En cualquier caso, el contrato se estima entre 2.000 y 3.000 millones de dólares, dependiendo del número de misiles incluidos en el sistema.

Konstantín Makienko, vicedirector del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías explica que hay un claro aumento del interés por las armas rusas pero "hasta ahora no se refleja en la firma de contratos". Los contratos se negociarán en seguida y debido al ciclo de producción el cálculo final se hará no antes de dos o cuatro años, explica este experto.

Publicado originalmente en Kommersant-Dengui.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook