La finca de Znamenskoie-Rayok: Un Shangri-La descolorido (Fotos)

El historiador y experto en arquitectura William Brumfield nos descubre una mansión descuidada con un pasado ilustre.

Finca Znamenskoie-Rayok. Mansión y columnata adjunta, frente oeste. 14 de mayo de 2010.

Situada a unos 65 kilómetros al oeste de la ciudad de Tver y cerca del punto de cruce de la carretera entre Moscú y San Petersburgo, Torzhok es uno de los asentamientos más antiguos de Rusia central. La primera mención registrada aparece en una crónica antigua en el año 1139, antes de la fecha putativa de fundación de Moscú (1147). En el verano de 1910, el químico y fotógrafo ruso Serguéi Prokudin-Gorski (véase el texto del recuadro) visitó Torzhok como parte de sus viajes por la zona del alto Volga. Mis diversas visitas tuvieron lugar entre 1995 y 2010.

Torzhok. Vista suroeste desde el acantilado que domina el río Tvertsa, cerca del monasterio de los Santos Boris y Gleb. Centro en el horizonte: carretera arbolada de Moscú (ubicación de la finca Znamenskoie-Rayok a la derecha). Verano de 1910.

Importante en la época medieval como centro comercial y lugar estratégico disputado por los principados en guerra, Torzhok se benefició en el siglo XVIII del crecimiento de la capital imperial de San Petersburgo. Gracias a su ventajosa ubicación, Torzhok no sólo desempeñó un papel en el abastecimiento de la nueva capital, sino que también sirvió de oasis de hospitalidad para muchos que viajaban entre ésta localidad y Moscú.

Un paraíso rural

Znamenskoie-Rayok. Mansión, vista este. 14 de mayo de 2010.

Torzhok resultaba atractiva como centro para la nobleza de paso, así como para los que se asentaban en las fértiles fincas de la región. El aumento de los privilegios para la élite de la nobleza durante el reinado de Catalina la Grande condujo a la expansión de la mano de obra campesina y a la creación de grandes fincas con imponentes mansiones.

Una de las más grandiosas de estas fincas sigue en pie en la aldea de Rayok , cerca de la carretera Moscú-San Petersburgo, a sólo 14 kilómetros al sur de Torzhok. La finca, conocida formalmente como Znamenskoie-Rayok, incluye un parque ajardinado que se extiende hasta el pequeño río Logovezh.

Rayok. Iglesia del Icono de la Virgen de la Señal. Vista del suroeste. 14 de mayo de 2010.

Una amplia vista tomada por Prokudin-Gorski desde el campanario del Monasterio de los Santos Boris y Gleb muestra la carretera de Moscú y el terreno en el que se encontraba la finca. El verdor del terreno captado en la foto de Prokudin-Gorski sugiere una explicación comúnmente aceptada para el nombre del pueblo, relacionado con la palabra rusa “rai” (paraíso).

Los orígenes de la finca de Rayok se remontan al siglo XVII, pero su ascenso a la fama comenzó a mediados del siglo XVIII, cuando sus tierras pertenecieron al general Iván Glebov (1707-74), vástago de una de las dinastías nobiliarias rusas más destacadas. Con su servicio militar, Glebov cumplió brillantemente el espíritu de nobleza y dedicación al Estado inculcado por Pedro el Grande.

Finca de Znamenskoie-Rayok. Mansión y columnata adjunta con pabellones flanqueantes. Vista oeste. 14 de mayo de 2010.

Durante la Guerra de los Siete Años (1756-63), Glebov fue responsable de las principales mejoras de la artillería rusa en la campaña prusiana. Hacia el final de su vida, alcanzó una posición elevada en la administración de Catalina, incluyendo el cargo de gobernador general de Kiev en 1762-64. Su carrera culminó con su nombramiento como senador en 1766 y su servicio como gobernador general de San Petersburgo en 1767.

La primera referencia escrita a la finca de Rayok data de 1746 en relación con la posible sustitución de una iglesia de madera del Icono del Signo (Znamenie), que proporciona la primera parte del nombre del pueblo: “Znamenskoie”. Iván Glebov solicitó iniciar la construcción en la propiedad y la petición fue aprobada en 1759, pero su servicio militar y estatal le dejó poco tiempo para esta finca, por lo que las obras de la encantadora iglesia barroca avanzaron lentamente. En 1766 se consagraron dos altares (dedicados a San Nicolás y a los Tres Prelados) en la estructura inacabada, y el altar principal (Znamenie) no se consagró hasta 1770.

Un gran gesto del marido

Znamenskoie-Rayok. Columnas, zona norte con pabellones. 13 de agosto de 1995.

En 1772, la esposa de Iván Glebov, Praskovie, ingresó en un convento. Poco después, otorgó un testamento en el que dejaba la propiedad de Rayok a su segundo hijo, Fiódor (1734-99), que había servido en la artillería a las órdenes de su padre en Prusia durante la Guerra de los Siete Años y que, posteriormente, se distinguió en la Guerra Ruso-Turca de 1768-74.

Al principio, la carrera de Fiódor Glebov le dejaba poco tiempo para cuidar la hacienda provincial. Tras la muerte en 1769 de su primera esposa, la princesa Alexandra Dashkova, se enamoró de Elizaveta Stréshneva (1751-1837). El padre de ésta, el general Piotr Streshnev, se opuso a la unión debido a la diferencia de edad de 17 años entre Glebov y su hija, pero Glebov persistió y ambos se casaron al año siguiente de la muerte de Streshnev, en 1771.

Znamenskoie-Rayok. Columnas, zona norte con pabellón este. 13 de agosto de 1995.

Adorada por su padre y su marido, Elizaveta se hizo un hueco en la sociedad de Moscú y San Petersburgo. Al mismo tiempo, Fiódor Glebov (al igual que su padre) fue nombrado senador (1781) y ascendió al rango de general en 1782.

A finales de la década de 1780, Glebov centró su atención en la propiedad de Rayok, donde pretendía crear un entorno lujoso para su amada Elizaveta. Gracias a su ubicación cerca de la carretera principal, podrían recibir a invitados importantes (se dice que Catalina la Grande se alojó allí en una visita no oficial) y seguir viviendo en un retiro idílico.

Znamenskoie-Rayok. Arco de entrada y columnata con pabellones occidentales flanqueados. Vista oeste de la mansión hacia la carretera de Moscú. 14 de mayo de 2010.

Durante una década, a partir de 1787, la finca de Rayok fue el escenario de una intensa labor de construcción. Al parecer, Glebov dio rienda suelta al renombrado arquitecto Nikolái Lvov para que construyera una mansión de estilo italiano creada por el arquitecto del siglo XVI Andrea Palladio. (No se han encontrado pruebas documentales que corroboren la autoría de Lvov, pero trabajó en la vecina Torzhok, y el estilo es inimitablemente suyo). Durante casi 12 años, las obras de la finca fueron supervisadas por el arquitecto de Torzhok Franz Butsi.

Al igual que los otros grandes arquitectos palladianos en Rusia, Giacomo Quarenghi y Charles Cameron, Lvov se interesó principalmente por la arquitectura “rural” de Palladio, que consistía en villas sublimes. En Rayok, el estilo italiano es particularmente evidente en la rotonda que se eleva sobre la mansión de dos pisos.

Znamenskoie-Rayok. Mansión, fachada este. 14 de mayo de 2010.

En el interior, la rotonda proporciona luz natural al salón de baile situado en el centro de la segunda planta (principal). Todas las salas adyacentes están subordinadas a este espacio central cuadrado, una clara indicación del propósito de la casa como centro de recepción y entretenimiento.

La característica más distintiva de esta obra maestra palladiana es una columnata de 136 columnas que encierra el patio de honor delante de la casa. Está flanqueada a ambos lados por pabellones y edificios de servicio estrechamente integrados en la columnata. En el centro de la columnata, frente a la mansión, hay un arco de entrada monumental que se abre a un exuberante paisaje natural. No hay nada igual en Rusia.

Fusión de arquitectura y naturaleza

Znamenskoie-Rayok. Interior de la mansión. Escalera principal. 14 de mayo de 2010

En Znamenskoe-Rayok, Lvov creó un enfoque distintivo para la integración del entorno natural con las formas arquitectónicas de la mansión neoclásica y sus edificios auxiliares. El concepto de diseño paisajístico se centraba en la contemplación de la naturaleza “sin trabas”, cuyas leyes eternas debían complementar la lógica natural y el sentido de la arquitectura clásica.

La columnata permite esa unión al ofrecer vistas del bosque a través del arco de entrada clásico y de la propia columnata, un logro poco común por el que el artificio y la naturaleza se delinean y al mismo tiempo se fusionan.

Znamenskoie-Rayok. Interior de la mansión. Gran salón con cúpula. 14 de mayo de 2010

Lamentablemente, Fiódor Glebov murió un año después de la finalización de la mansión, y Elizaveta regresó a su querida finca moscovita de Pokrovskoe-Streshnevo. Elizaveta sobrevivió a su marido durante casi cuatro décadas y era muy conocida por su carácter imperioso y a la vez sentimental.

Debido a la falta de herederos varones en la última rama del clan Streshnev, Elizaveta solicitó con éxito al zar Alejandro I en 1803 que uniera su apellido al de Glebov. A partir de entonces, el apellido se convirtió en Glebov-Streshnev.

Restos de la gloria pasada

Gran salón, pared sur con chimenea. 14 de mayo de 2010.

A lo largo del siglo XIX, la descuidada finca pasó por las manos de varios nobles, cuyos recursos no permitían un mantenimiento adecuado. Durante el periodo soviético, los descoloridos restos del exquisito interior fueron destrozados y borrados.

En la Segunda Guerra Mundial, la mansión se utilizó como hospital militar. Aunque algunos de los pabellones del parque fueron dañados o destruidos, la casa principal y sus edificios anexos permanecieron estructuralmente intactos.

Interior de la mansión. Hall de entrada con enfilación. 14 de mayo de 2010.

Mientras que muchas otras grandes mansiones se hundieron en la ruina total durante la segunda mitad del siglo XX, la supervivencia de la finca Znamenskoe-Rayok es poco menos que milagrosa. Sin embargo, los intentos de restaurar las instalaciones se han visto acosados por la falta de recursos y la confusión administrativa. Como un reino encantado, la finca de Zamenskoye-Rayok espera su momento de despertar.

Znamenskoie-Rayok. Mansión. Fachada oeste con columnata adjunta, y pabellón sureste. 14 de mayo de 2010

En los primeros años del siglo XX, el fotógrafo ruso Serguéi Prokudin-Gorski ideó un complejo proceso para hacer fotografías en color. Entre 1903 y 1916 viajó a través del Imperio ruso y tomó más de 2.000 fotografías con este proceso, que implicaba tres exposiciones en una placa de vidrio. En agosto de 1918, abandonó Rusia y finalmente se instaló en Francia con gran parte de su colección de negativos de vidrio. Tras su muerte en París en 1944, sus herederos vendieron la colección a la Biblioteca del Congreso. A principios del siglo XXI, la Biblioteca digitalizó la Colección Prokudin-Gorski y la puso gratuitamente a disposición del público mundial. Muchas webs rusas tienen ahora versiones de la colección. En 1986 el historiador arquitectónico y fotógrafo William Brumfield organizó la primera exposición de fotografías de Prokudin-Gorski en la Biblioteca del Congreso. Durante un período de trabajo en Rusia a partir de 1970, Brumfield ha fotografiado la mayoría de los sitios visitados por Prokudin-Gorski. Esta serie de artículos yuxtapondrá las fotos de Prokudin-Gorski de monumentos arquitectónicos con fotografías tomadas por Brumfield décadas más tarde.

LEE MÁS: Kasli, en los Montes Urales: El arte de esculpir en hierro

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies