Los impresionantes santuarios de madera de la costa del mar Blanco

El historiador y experto en arquitectura William Brumfield nos descubre las singulares iglesias del norte ruso.


Varzuga, orilla derecha. Iglesia de la Dormición (izquierda) e Iglesia de San Atanasio de Alejandría. Vista este desde el campanario. 21 de julio de 2001

A principios del siglo XX, el químico y fotógrafo ruso Serguéi Prokudin-Gorski desarrolló un complejo proceso para obtener fotografías en color vívidas y detalladas. Inspirado en este nuevo método para registrar la diversidad del Imperio Ruso, fotografió numerosos lugares históricos durante la década anterior a la abdicación del zar Nicolás II en 1917.          

La última expedición de Prokudin-Gorski tuvo lugar a lo largo de la costa occidental del mar Blanco durante el verano de 1916, mientras la Gran Guerra hacía estragos en Europa. Su paso, especial los momentos tan difíciles en los que se produjo, se debió a un encargo estatal para fotografiar la construcción de un ferrocarril hasta el nuevo puerto de Múrmansk, en estado de desarrollo en el extremo noroeste de la península de Kola para recibir suministros de guerra de los aliados occidentales.

La mayoría de los lugares que Prokudin-Gorski fotografió en 1916 pertenecen a una zona que ahora se conoce como la República de Carelia (dentro de la Federación Rusa). Con sus amplios bosques, Carelia es rica en monumentos de arquitectura tradicional de madera, especialmente iglesias.

Shuyerétskoie. Vista del río Shuya con la iglesia de madera de San Clemente (centro), la iglesia de San Paraskeva y la iglesia de San Nicolás. La mancha en el bote es una persona que se mueve durante las tres exposiciones necesarias del proceso de color. Verano de 1916

El lugar más visitado del museo para estas obras de arte tradicional es la legendaria isla de Kijí en el lago Onega. Aunque Prokudin-Gorski no pudo dedicar tiempo a un viaje a Kijí, fotografió pueblos a lo largo o cerca del nuevo ferrocarril que compartían una cultura popular similar.

Una cultura que desaparece

Uno de estos pueblos costeros era Shuyerétskoie (también conocido como Shuya), situado cerca de la desembocadura del río Shuya en el Mar Blanco, a unos 30 kilómetros al sur de la antigua ciudad de Kem. La evocadora fotografía de Prokudin-Gorski tomada al otro lado del río Shuya muestra un conjunto de tres iglesias de madera, una de las cuales tenía un campanario.

Varzuga. Vista noreste del río Varzuga hacia la orilla izquierda (“lado de San Nicolás”). Desde la izquierda: nuevo campanario, Iglesia de la Dormición, Iglesia de San Atanasio. 23 de julio de 2001

La referencia más antigua al pueblo aparece en el año 1499, y dos de las iglesias existían en su forma original ya a finales del siglo XVI. Como es habitual en las iglesias de madera del Norte, el deterioro y los incendios provocaron modificaciones y reconstrucciones a lo largo de los siglos.

Ninguno de estos monumentos ha sobrevivido. Cerradas y vandalizadas durante el primer periodo soviético, se sabe que las iglesias estaban en un estado deplorable después de la guerra. Las tres fueron destruidas, al parecer por un incendio provocado por un rayo en 1947. La propia localidad de Shuyerétskoie siguió disminuyendo precipitadamente, pasando de una población de 1.580 habitantes (en 1959) a 186 (en 2013).

El elemento dominante del conjunto de Shuya fotografiado por Prokudin-Gorski en 1916 era la iglesia de San Nicolás, coronada con su alta torre distintiva del norte conocida como “tienda” (en ruso shatior). Fechada provisionalmente a finales del siglo XVII, la iglesia de San Nicolás fue revestida con un revestimiento de tablas a finales del siglo XIX, al igual que las iglesias adyacentes.

Belleza remota

Varzuga. Vista sur del río Varzuga hacia la orilla derecha (“lado de Prechistenka”) con la iglesia de la Dormición. 21 de julio de 2001

Aunque la Iglesia de San Nicolás ya no existe, hay estructuras de “tienda” similares que siguen en pie en la región occidental del mar Blanco. A lo largo de las décadas, he realizado varios viajes de investigación a esta zona, pero una campaña especialmente memorable, en julio de 2002, incluyó la aldea de Varzuga, situada en el sureste de la península de Kola (territorio de Múrmansk). Esta remota aldea puede presumir de tener el ejemplo más espectacular de una iglesia de troncos con torre “de tienda”de toda Rusia: la iglesia de la Dormición de la Virgen, construida a finales del siglo XVII durante el reinado del zar Alexéi Mijaílovich, padre de Pedro el Grande. 

Varzuga, una de las aldeas más antiguas y prósperas de la vasta península de Kola, está situada a lo largo de las altas orillas de ambos lados del río Varzuga, a unas 12 millas al norte de la costa del mar Blanco. Detrás del pueblo hay altas dunas cubiertas de arbustos de enebro, mientras que más al interior hay pequeños bosques de coníferas. El paisaje es especialmente bello en pleno verano, con su luz constante, lo que compensa los largos y oscuros inviernos.

En algunas fuentes se estima que la población de Varzuga es de unos 900 habitantes, pero esto incluye otros pueblos de la zona. El censo de 2010 otorga a Varzuga 363 habitantes. En cambio, la población en 1910 era de aproximadamente 1.000 habitantes.

La primera mención de Varzuga en las fuentes escritas data de 1466, cuando la zona todavía estaba nominalmente bajo el control de la ciudad comercial medieval de Nóvgorod. A finales del siglo XV, la zona había pasado a formar parte de los dominios de Moscovia.

Conjunto de iglesias de madera de Shuyerétskoie. Desde la izquierda: Iglesia de San Clemente, Iglesia de Santa Paraskeva, Iglesia de San Nicolás. Verano de 1916

La temprana prosperidad de Varzuga se vio interrumpida a mediados del siglo XVI, cuando la aldea sufrió una incursión en 1568 como parte del esfuerzo de Iván el Terrible por obtener más ingresos para sus campañas militares. Desde el siglo XVI hasta la última parte del XVIII, Varzuga estuvo vinculada económicamente a varias instituciones monásticas, en particular al gran monasterio de la Transfiguración, situado en el archipiélago de Solovetski, en el suroeste del Mar Blanco.

El acceso a Varzuga no está exento de dificultades. Hay una carretera asfaltada con servicio de furgonetas desde la principal estación de ferrocarril de Kandalaksha (en la línea principal de Múrmansk) hasta el centro regional de Umba, a unos 100 km al sureste. Desde Umba, una carretera costera sin asfaltar serpentea 85 millas más allá hasta Varzuga. No había transporte programado en ese momento, pero pude conseguir transporte después de esperar casi todo el día.

Un monumento elevado

Varzuga. Iglesia de la Dormición, vista noroeste. 21 de julio de 2001

La espera mereció la pena. Al llegar a Varzuga con el sol del atardecer, me sorprendió ver por primera vez la Iglesia de la Dormición de la Virgen, que se eleva a más de 30 metros sobre la orilla derecha del río Varzuga. Construida en 1674 por un feligrés local llamado Klement, la Iglesia de la Dormición es justamente reconocida como un hito arquitectónico supremo del norte de Rusia.

Notable por su lógica constructiva, así como por su belleza, la estructura básica de troncos de pino ha resistido los elementos que se dan cita en su expuesta ubicación. La parte inferior de la iglesia consta de cuatro componentes rectangulares altos que forman una cruz. Cada una de las cuatro extensiones culmina en dos aguilones de "barril" en forma de pico.

Varzuga. Iglesia de la Dormición, fachada oeste. 20 de julio de 2001

Los hastiales, a su vez, se apoyan en una estructura octogonal que forma la base de la gran torre “tienda” de ocho lados. La torre está rematada por un cilindro (llamado “cuello” en Rusia), sobre el que hay una cúpula revestida de tejas de álamo y coronada por una cruz. 

Una explicación parcial de la durabilidad de la estructura es visible en los detalles del componente octogonal central, que se ve en mis fotografías de 2002. Los troncos bien encajados (todo está calculado con precisión) en la parte superior del octógono se ensanchan para sostener una franja saliente en la base de la torre. Este borde, tan bellamente elaborado, sirve para proteger la estructura inferior de las precipitaciones que bajan por la torre. La belleza se combina con la funcionalidad.

 Varzuga. Iglesia de la Dormición, estructura superior, esquina noroeste. 20 de julio de 2001

La iglesia de la Dormición sufrió pequeñas reformas en el siglo XIX, y tanto el exterior como el interior estaban revestidos con tablas. En 1894 se llevó a cabo una amplia renovación.

Una restauración de la época soviética completada en 1973 eliminó algunas de las modificaciones del siglo XIX (incluido el revestimiento de tablas) y devolvió la parte superior de la estructura a lo que se supone que era su forma original. En el interior se desmontó la pantalla de iconos para su restauración, y se ha continuado trabajando lentamente en los iconos supervivientes, de los 84 originales, que datan de los siglos XVII y XVIII.

En 2006-08 se llevó a cabo una renovación que devolvió el revestimiento de tablas pintadas al exterior de la Iglesia de la Dormición. No me involucro en las discusiones sobre la restauración local, pero tuve la suerte de fotografiar la magnífica estructura antes de esta reciente renovación.

Varzuga. Iglesia de San Atanasio de Alejandría, vista noroeste. 20 de julio de 2001

El principal lugar de culto de Varzuga es la adyacente Iglesia de San Afanasi, del siglo XIX. Se la llama “iglesia de invierno”, porque su forma cúbica y baja permitía la calefacción para su uso durante todo el año.

También hay dos iglesias más pequeñas en la orilla izquierda: la Iglesia de San Nicolás (probablemente de principios del siglo XVIII) y la Iglesia de los Apóstoles Pedro y Pablo (1864). Ambas fueron alteradas negativamente durante el periodo soviético, especialmente la de San Nicolás, que perdió sus siete cúpulas.

Varzuga. Iglesia de San Atanasio de Alejandría. Interior con pantallas de iconos en los altares dedicados a San Atanasio y a los Santos Zósima y Savvati. 21 de julio de 2001

Incluso dentro de este entorno bucólico, surgen controversias, como la reconstrucción del campanario cerca de la iglesia de la Dormición. El campanario original del siglo XIX seguía la forma octogonal tradicional en el norte. Destruido en el periodo soviético, el campanario fue reconstruido en 2001 con una forma muy diferente y achaparrada que indignó a muchos conservacionisyas. El argumento contrario es que la desgarbada estructura era necesaria para soportar el mayor peso de sus nuevas campanas.

Lucha por la supervivencia

Vista del río Varzuga hacia la orilla izquierda. Los esquifes de madera sirven de transbordadores. 21 de julio de 2001

Como en siglos pasados, el activo básico de Varzuga es su pesca, que ha seguido existiendo en la era postsoviética. Esta empresa proporciona puestos de trabajo y una forma de estabilidad económica a quienes han vivido en la zona durante generaciones.

En las últimas décadas, Varzuga ha obtenido otra fuente de ingresos gracias a su reputación como lugar privilegiado para la pesca del salmón. El turismo deportivo se ha convertido en un beneficio para muchos residentes de la zona y está estrechamente relacionado con la pesca.

Varzuga, orilla izquierda. Casa de un comerciante de mediados del siglo XIX. 21 de julio de 2001

Con esta dependencia de la pesca, la agricultura ha ocupado un papel limitado en la vida de Varzuga. En verano, los residentes cortan heno para el ganado que poseen la mayoría de los hogares. También existen los huertos del pueblo, pero el clima y la ubicación van en contra de cultivos más extensos.

El énfasis en la pesca afecta al diseño de las casas de madera tradicionales del pueblo, que son más pequeñas que las de los pueblos agrícolas del norte. No es de extrañar que, con su posición económica relativamente favorable, muchos residentes del pueblo parezcan menos dispuestos a mantener en buen estado las casas de madera construidas hace varias décadas.

Varzuga. Patio lateral de una casa en la orilla izquierda. Ollas lavadas y samovar secándose en una valla. 21 de julio de 2001

Las casas nuevas (algunas de troncos y otras de mampostería) están sustituyendo cada vez más a las viviendas tradicionales. Hace varios años, el pueblo se conectó a la red eléctrica regional para garantizar un suministro de energía fiable, necesario para la economía y para los aparatos modernos.

Cementerio de Varzuga en la orilla izquierda. Fondo: dunas de arena con arbustos de enebro. 21 de julio de 2001

Varzuga no es una pieza de museo, sino un entorno en evolución que debe responder a las expectativas contemporáneas de la población local. Al mismo tiempo, existe una preocupación por preservar la arquitectura tradicional de madera, que es una parte tan importante del legado cultural del norte de Rusia. Al igual que otros asentamientos históricos rusos, Varzuga sigue buscando el equilibrio adecuado entre patrimonio y desarrollo.

Varzuga. Vista suroeste desde las dunas. Primer plano: casas en la orilla izquierda. En la distancia: Río Varzuga y orilla derecha con el conjunto de la Iglesia de la Dormición. 22 de julio de 2001

En los primeros años del siglo XX, el fotógrafo ruso Serguéi Prokudin-Gorski ideó un complejo proceso para hacer fotografías en color. Entre 1903 y 1916 viajó a través del Imperio ruso y tomó más de 2.000 fotografías con este proceso, que implicaba tres exposiciones en una placa de vidrio. En agosto de 1918, abandonó Rusia y finalmente se instaló en Francia con gran parte de su colección de negativos de vidrio. Tras su muerte en París en 1944, sus herederos vendieron la colección a la Biblioteca del Congreso. A principios del siglo XXI, la Biblioteca digitalizó la Colección Prokudin-Gorski y la puso gratuitamente a disposición del público mundial. Muchas webs rusas tienen ahora versiones de la colección. En 1986 el historiador arquitectónico y fotógrafo William Brumfield organizó la primera exposición de fotografías de Prokudin-Gorski en la Biblioteca del Congreso. Durante un período de trabajo en Rusia a partir de 1970, Brumfield ha fotografiado la mayoría de los sitios visitados por Prokudin-Gorski. Esta serie de artículos yuxtapondrá las fotos de Prokudin-Gorski de monumentos arquitectónicos con fotografías tomadas por Brumfield décadas más tarde.

LEE MÁS: Miass: La ciudad construida sobre oro 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies