Las antiguas terrazas de Daguestán que siguen despertando admiración (Fotos)

Vladímir Fedorenk/Sputnik
Hace cientos de años los residentes de estos lugares inhóspitos convirtieron las rocosas montañas en jardines frutales. Este milagro todavía se mantiene en pie.

 

Las Terrazas y Andenes de Machu Picchu y las terrazas de arroz, en China, son mundialmente conocidas y están reconocidas como patrimonio cultural de la humanidad. La agricultura en terrazas también fue muy utilizada en Daguestán, una república del sur de Rusia.

Aquí, en los profundos desfiladeros de las montañas del Cáucaso, los habitantes locales crearon un sistema agrario increíble en su escala, que es poco conocido aún hoy.

Muchas aldeas de Daguestán están situadas en las montañas, y los residentes locales necesitaban aumentar la cantidad de suelo fértil de que disponían. Pero, ¿de dónde se obtiene suelo fértil si sólo hay laderas rocosas alrededor?

Empezaron a crear terrazas artificiales: transfiriendo tierra a estas laderas y apoyándolas con contrafuertes de piedra.

Las terrazas de Daguestán se utilizaban para cultivar hortalizas, frutas y trigo, y para hacer jardines en ellas, cuya función no era sólo embellecer la zona, sino también proteger los cultivos del sol abrasador. Los jardines también ayudaban a mantener la humedad del suelo.

El pueblo de alta montaña de Karata.

Las primeras terrazas se construyeron hace miles de años, cuando los agricultores tenían que hacerlo todo a mano, a una altitud de 400-2.500 metros. En conjunto, las terrazas de Daguestán tienen una superficie total de unas 150.000 hectáreas.

Entonces, ¿cómo se regaban estas terrazas, lo que era esencial, especialmente durante el verano? El agua llegaba a las laderas a través de canales construidos que habían sido excavados en los ríos locales, o a través de una red de acueductos de madera, que también conducían a las masas de agua.

Durante el periodo soviético, cuando se construyeron centrales hidroeléctricas en las montañas, se repararon los conductos de riego en las gargantas y las antiguas terrazas volvieron a la vida. Los especialistas soviéticos quedaron impresionados por las complejas soluciones de ingeniería que habían ideado los antiguos habitantes del Cáucaso.

El mayor número de terrazas antiguas de Daguestán que han sobrevivido hasta nuestros días se encuentra en lo alto de las montañas de los distritos de Gunibski y Dajadayevski de la república.

Hoy en día, muchos habitantes de los pueblos de montaña se mudan a la ciudad. Además, ya no es necesario cultivar todo en las montañas, ya que se han construido carreteras y se pueden llevar los alimentos frescos. Así que hoy en día muchos de los antiguos bancales se utilizan para el pastoreo de vacas u ovejas.

LEE MÁS: 5 cosas que deberías saber antes de visitar Daguestán

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies