Nieve, 30º y miles de mosquitos, así es el verano en Siberia

Anastasia Gruzdeva
Hay playas de hielo, mucho calor nieve y enormes chupasangres.

Siberia es un vasto territorio que lo tiene todo: taiga, tundra, montañas, lagos.Los veranos son muy breves pero llenos de acontecimientos. ¿Qué necesitas saber sobre el verano en Siberia?

1. Los míticos mosquitos siberianos

¿Ves esa pequeña nube a lo lejos? Quizá sea mejor no acercarse demasiado porque se trata de un enjambre de enormes mosquitos, sedientos de sangre. Por regla general, los insectos siberianos suelen ser bastante atrevidos, y ni los repelentes más avanzados ni la ropa repelente de mosquitos te salvará de ellos. Pican a través de la ropa, así que después de un tiempo la gente se acaba resignando.

“Al principio, cada picadura es molesta y se hincha casi 4-5 cm, pero después de un par de días te acostumbras y lo soportas mejor”, dicen los residentes locales. 

Este video fue filmado en Yakutia: las paredes están llenas de mosquitos, esperando que sus víctimas vuelvan a casa.

2. Además de mosquitos enormes, también los hay pequeños y tábanos

Los enjambres de estos pequeños insectos se llaman gnoos en ruso. Y de aquí viene el adjetivo gnoosni (vil). Lo cual no es sorprendente, ya que estos insectos están lejos de ser agradables, especialmente cuando atacan a la gente en la taiga. Sus mordeduras son incluso peores que las de los mosquitos grandes.

“Cuando muerden, se siente como si cada vez apuntaran a una terminación nerviosa, y es muy doloroso. No te puedes acostumbrar a ello o lleva más tiempo del que dura un verano en esas regiones del norte”, dicen los que tienen experiencia de primera mano.

3. Puedes tomar el sol en la cima de un glaciar

Los inviernos en Siberia son muy fríos (aquí se encuentran algunos de los lugares más fríos de la tierra, como Oimiakón y Verjoyansk), mientras que los veranos pueden ser muy calurosos, como. Suele ser así en el sur de Siberia (Krasnoyarsk, Abakán, Kémerovo), donde el clima caliente puede durar semanas. Mientras que en las partes central y norte de la región, el clima puede cambiar muy rápidamente. A veces los días calurosos llegan tan repentinamente que no toda la nieve se ha derretido todavía.

En Yakutia hay glaciares que no se derriten ni siquiera en tiempo caluroso (el más famoso de ellos es el Buluus), donde puedes relajarte y tomar el sol. Estos lugares se convierten en áreas de recreación para los turistas. Puede que estén muy lejos de la típica idea de una playa de arena con tumbonas, pero se puede jugar a las bolas de nieve con el calor.

4. Aunque es mejor tener a mano una chaqueta

En el sur de Siberia, que cubre un territorio enorme, el verano puede durar tres meses completos y a menudo es muy caluroso, lo que hace posible el cultivo de grano. Pero en el norte de Siberia, el verano es muy corto (dura desde un mes hasta solo un par de días), y el clima es muy cambiante. Durante el día, puede hacer +30ºC (¡y todo el mundo va a la playa!), pero por la noche, la temperatura puede caer a sólo +10ºC. Por eso los lugareños aprovechan todas las oportunidades para disfrutar de sus momentos de verano y siempre llevan consigo ropa de abrigo.

El relato de un moscovita sobre su viaje a Yamal dice así: “Llegué de Moscú el 1 de junio, con una chaqueta y zapatos. Mientras estaba de pie en el aeródromo, disfrutando de la vista y respirando el aire de Siberia, de repente la nieve me golpeó en la cara. Mis dedos se congelaron inmediatamente y la cara se me entumeció. Tres horas más tarde, la nieve de las calles ya se había derretido, los pájaros cantaban y mientras conducía, mis manos y brazos incluso sintieron un poco de sol. Pensé que era hora de parar para estirar un poco las piernas. Me quité la chaqueta, salí del coche, y estoy allí de pie, disfrutando de la vida, cuando de repente oigo “ZZZZ”, ¡y siento que me están mordiendo! No puedo decir exactamente dónde me mordieron, como si lo hicieran en todas partes. Tres segundos después, habían bebido 10 litros de mi sangre y se habían devorado 5 kilos de carne”.

5. Sin tiempo para dormir

El puente sobre el río Yeniséi en Krasnoyarsk

Todo el mundo sabe que en verano, los días se alargan y las noches se acortan. La pregunta es cuánto lo hacen. Cuanto más al norte se encuentra un asentamiento, más largos son los días en el verano. En latitudes de 60º se dan las noches blancas, cuando el sol cae por debajo del horizonte durante solo un par de horas. Atardece pero nunca llega a oscurecer del todo. Más allá del Círculo Polar Ártico el día polar dura todo el verano.

6. Subirse a un ferry para visitar a los amigos

Uno de los problemas de Siberia es que tiene muchos ríos pero pocos puentes. El caso es que en los cauces de los ríos siberianos es muy difícil de construir fuertes puentes. Para llegar a una ciudad vecina justo al otro lado del río, a menudo es necesario hacer un desvío (que puede ser de varios cientos de kilómetros de largo). Algunas ciudades, como Salekhard o Yakutsk por ejemplo, pueden tener un aeropuerto a un lado del río y una estación de ferrocarril, al otro. En invierno, los lugareños cruzan los ríos sobre hielo y en verano van en ferry.

7. Visitas de animales silvestres

Ciervos en la ciudad Kémerovo

Muchas ciudades siberianas están rodeadas por la taiga o la tundra y suelen recibir visitas de animales salvajes. ¿Alguna vez has pisoteado los renos tus tomates o roban los zorros árticos tu pesca? ¿Qué les dices cuando lo hacen?

LEE MÁS: Siete maravillas de Siberia que debería visitar antes de morir

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies