10 cosas que nunca deberías hacer si viajas en tren por Rusia

Piótr Kovalev/TASS
¿Te gusta cenar fideos instantáneos? ¿Qué asientos conviene evitar? Te damos algunas claves para disfrutar más el viaje.

¿Piensas pasar una semana viajando en el Transiberiano o en hacer el mítico viaje nocturno de San Petersburgo a Moscú? Entonces debes saber que comprar un billete no es ni mucho menos la parte más difícil del viaje. Hay reglas no escritas para los que viajan en tren en Rusia que conviene tener en cuenta.

10. Monopolización de la mesa  

Ya sea en un coupé de segunda clase con cuatro literas o en un platzkart de tercera clase con litera abierta, en todos ellos hay una pequeña mesa junto a las literas inferiores. Normalmente la utilizan los viajeros para desenvolver cualquier otra comida que hayan llevado para el viaje. Pero hay una injusticia: si compraste un billete para una litera inferior, puedes estar cerca de la mesa. Pero si están en la litera superior, no. Es cierto que los billetes no especifican quién tiene derecho a usar la mesa, por lo que los pasajeros deben ser educados y ofrecer un lugar en la mesa a las personas que tienen una litera superior.

9. Cambiarse delante de otras personas 

Lo primero que hacen los pasajeros cuando suben a un tren es cambiarse de ropa y ponerse una más informal. Algunas personas simplemente cuelgan una sábana en el compartimento (o piden a todos los demás pasajeros que salgan del compartimento). Pero esto no es cortés con sus compañeros de viaje. Especialmente si ya han hecho su té y sacado sus sándwiches. Hay viajeros experimentados que se cambian discretamente bajo la manta pero, si aún no ha alcanzado este nivel de sofisticación, salga al pequeño “vestíbulo”, el espacio abierto al final del coche, o, mejor aún, al lavabo.

8. Acaparar el lavabo durante mucho tiempo 

Las colas más grandes se forman en los trenes nocturnos antes de llegar al destino final porque por la mañana todos quieren lavarse y cepillarse los dientes. Si hay una ducha en el vagón del tren, también hay que pensar en los demás pasajeros y limitar el tiempo bajo el agua caliente a dos o tres minutos.

7. Ignorar a los compañeros de viaje

No hace falta decir que un largo viaje puede ser aburrido y que es posible que quieras hablar con alguien. Hablar en voz alta por teléfono no es la mejor opción. Después de todo, los demás pasajeros no tienen por qué saber lo que le te ha pasado. Es mejor hablar por teléfono en el vestíbulo entre los vagones del tren, mientras que dentro del vagón se puede hablar con los demás viajeros: los compañeros de viaje encontrados al azar a menudo resultan ser conversadores muy interesantes.

6. Fumar

Sí, hace unos años se prohibió fumar en los trenes en Rusia, por lo que ahora hay que esperar a que el tren se detenga, e incluso entonces no se garantiza que haya una zona de fumadores en el andén. Por fumar en zonas prohibidas un pasajero hay multas entre 500 y 1.500 rublos (8-25 dólares). ¿Quizá sea un buen momento para dejar este hábito?

5. Dejar los alimentos perecederos tirados por ahí 

Incluso en invierno hace MUCHO calor en los trenes rusos. Imagínate lo que le pasará a tu pollo si lo dejas en la mesa durante la noche. Intenta comer carne y productos lácteos el primer día, y para un viaje de varios días aprovisiónate de frutos secos y galletas. Siempre puedes ir al vagón restaurante.

4. Tomar ciertos asientos en un coche-cama

Si viajas en tren durante más de un día en verano, no escojas los asientos entre 9-12 ni entre 21-24. La cuestión es que tienen ventanas de salida de emergencia, es decir, no se pueden abrir las ventanas y el aire está muy cargado. Incluso si hay aire acondicionado en el tren, solo comenzará a funcionar cuando el tren vaya a más de 30 km/h (y si las paradas son frecuentes, por ejemplo en un tren que viaja por la costa del mar Negro, la velocidad será baja). Es fácil evitar estos asientos cuando se compran los billetes online. Suelen estar en los compartimentos tres y seis. Además, si eres alto no reserves asientos en una litera inferior al final del vagón de tren. Hay un tabique al final que le hará sentir incómodo.

3. Llevar paquetes desconocidos

Es posible que los habitantes de la ciudad le pidan que lleve un paquete para un pariente en la ciudad a la que viaja. Naturalmente, no debería hacer esto si no sabe exactamente qué es lo que vas a llevar.

2. Tener una discusión con el asistente del vagón de tren 

Ekaterina Chesnokova

Los asistentes de los vagones de tren no solo comprueban los billetes y venden té. Son los responsables y se ocupan de todas las cuestiones que puedan surgir. Pueden proporcionar asistencia médica, despertarte antes de la parada correcta o encontrar un asiento de mejor categoría en su propio vagón o en otro diferente. Además, en los vagones nuevos los asistentes tienen una mini-nevera en su compartimento y puedes pedirles que pongan tus alimentos perecederos allí.

1. Cocinar fideos instantáneos Doshirak por la noche

En general, no es bueno que comas antes de irte a la cama, pero si no puedes esperar, ve al vagón restaurante. Incluso los calcetines malolientes que no se han cambiado durante tres días no matarán el olor de los fideos recién hechos. Y para aquellos que sí comen fideos instantáneos o puré de patatas instantáneo en un vagón de tren congestionado por la noche, hay un caldero especial esperando en el infierno.

Así es viajar en el tren más lujoso de Rusia.  

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies