Moscú es la ciudad del mundo más congestionada por el tráfico

Reuters
Maillot negro para la capital rusa, donde los ciudadanos se pasan más de 200 horas al volante cada año.

Moscú es la metrópoli con el tráfico más congestionado del mundo. Es lo que se desprende de un estudio Global Traffic Scorecard, realizado por la empresa INRIX, una lista de los lugares del mundo que se encuentran “atascados” por los coches. Según la investigación, la capital rusa se lleva el maillot negro a la altura de los atascos de tráfico.

El año pasado, los residentes de la megalópolis rusa pasaron 210 horas al volante; 53 más que los de Estambul, que ocupa el segundo lugar en el ranking de congestión vial. Le siguen Bogotá (Colombia, 272 horas), Ciudad de México (México, 218 horas) y São Paulo (Brasil, 154 horas).

En el décimo lugar de la lista mundial de ciudades con mayor congestión vial se encuentra Roma. Sin embargo, la Ciudad Eterna ocupa el segundo puesto del ranking por el número de horas que los conductores pasan al volante (254), seguida de Bogotá, donde en 2018 estos pasaron 272 horas en coche.

A diferencia de algunas ciudades occidentales, Moscú no empezó a abordar los problemas relacionados con la motorización masiva hasta el nuevo milenio, cuando la situación con los embotellamientos ya había alcanzado un nivel preocupante. Y mientras que el coche en la Unión Soviética era considerado un bien de lujo que sólo unos pocos moscovitas podían permitirse –en 1987 el 18% de los habitantes de Moscú tenían uno–, en 2000 la cifra había alcanzado el 30%. Hoy en día, el tráfico en Moscú se ha vuelto casi insoportable, con largas colas que inevitablemente se forman todos los días en las horas punta.

La única manera de evitar los atascos de tráfico es usando el metro, que es puntual y funciona de forma eficiente. El servicio de bicicletas compartidas también es muy útil durante el verano.

Pincha aquí y te contaremos cómo sobrevivir al volante en Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies