Este lago rosa de Crimea hace volar las mentes de los usuarios de Instagram (Fotos)

Nadejda Photographer
No sólo querrás tomarte una foto en él, sino sumergirte en sus aguas saladas.

Este verano, Instagram se inundó con fotos de los lugares más increíbles de Rusia. ¿Sabías que existen unas Maldivas rusas, un lago rosa en Siberia, una playa de hielo en Yakutia e incluso una Provenza rusa?

Ahora las fotos de otro lago rosa están haciendo estragos en Internet, esta vez en Crimea.

El Sasyk-Sivash es el lago más grande de la península, situado en la parte más occidental de esta. Está separada del mar Negro por un estrecho istmo, por el que discurre la autopista Simferópol-Eupatoria.

El secreto del color de este lago salado reside en el betacaroteno, un pigmento contenido en las soluciones salinas, así como en las plantas y las verduras; sus tonos van del rosa pálido al rojo ardiente.

La rara sal rosa de Sasyk-Sivash es rica en minerales y posee beneficios para la salud. Extraída por primera vez hace mucho tiempo por los antiguos griegos, comenzó a ser extraída industrialmente en el siglo XIX.

Incluso se servía en la mesa de comedor de la familia real rusa.
Debajo de los cristales de sal hay limo negro que se utiliza como lodo terapéutico. Por cierto, el nombre del lago está asociado con esta particularidad: en el idioma tártaro de Crimea, sasyk significa “mal olor” y sivash significa “barro”.

En verano el nivel del agua desciende tan dramáticamente que el lago prácticamente se seca. Pero todavía es posible encontrar lugares para nadar, y el agua allí está calentita.

Pincha aquí para descubrir la increíble belleza de la naturaleza en Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies