Esta es la guía definitiva: 50 cosas que puedes hacer (a tu aire) cuando vayas a Moscú

Legion Media
¿No te gusta ser esclavo de las visitas guiadas? No busques más. De lo más común a lo más alternativo, prepárate para joyas orgullosas y gemas ocultas de nuestra capital, en orden aleatorio. ¡Esta es nuestra guía definitiva de las 50 cosas que debes hacer mientras estés en Moscú!

1. Vuela en teleférico sobre el río Moscova

Inaugurado en noviembre de 2018, el teleférico en pocos días se convirtió en la mayor atracción. Subirse es una experiencia fantástica. Un billete de ida y vuelta de Luzhnikí a Vorobiovi Gori cuesta 700-800 rublos. Por la noche se pueden ver a vista de pájaro las luces del jardín Neskuchni.

2. Baila, cabalga y relájate en el parque Gorki

Este trozo de cielo, situado en el centro, es el orgullo de la capital. Aquí puedes encontar todo tipo de actividades y alquileres imaginables, bares de moda como Lebedínoe Ózero, o un juego de bolos y cócteles en La Boules. O simplemente puedes relajarte en el famoso estanque. Cuando estás en Moscú en los meses más cálidos, el parque Gorki debería estar en lo más alto de tu lista. En invierno, una gran parte del parque se convierte en pista de patinaje. P.S. No olvides visitar el jardín Neskuchni, un largo y tranquilo tramo a lo largo del malecón.

3. Viaja a la Rusia medieval en Kolómenskoie

Esto es lo que queda hoy en día del Moscú medieval. Un vasto parque verde a sólo 15 minutos en metro del centro de Moscú en la estación de Kolómenskaia. Este es también el jardín más antiguo de Moscú, y uno de los favoritos de algunos de nuestros monarcas. Además, su explanada tiene una vista espectacular del sur de Moscú. ¡Y cómo olvidarnos del espeluznante barranco de Gólosov, donde puedes perderte en los meses más cálidos y quizás cruzarte con algún fantasma de otro tiempo!

Aquí puedes leer sobre la bella arquitectura de este parque histórico.

4. Descubre la visión soviética de la conquista del espacio en el Museo Conmemorativo de la Cosmonáutica

Inaugurado en 1981, para celebrar los 20 años del logro histórico de Yuri Gagarin de convertirse en el primer hombre en el espacio, el museo cuenta con 85.000 objetos relacionados con la astronomía y los viajes espaciales rusos, entre los que se incluyen réplicas y originales.

5. Interactúa con el arte de vanguardia en el Centro de Arte Moderno MARS

Inaugurado en 1988 como una galería privada de arte moderno única en su género, este centro se ha convertido desde entonces en un lugar para experimentar el arte interactivo y el multimedia futurista. Las exposiciones de vanguardia sobrepasan los límites todo el tiempo, y siempre hay algo nuevo que ver. ¡No te lo puedes perder!

6. Explora el Búnker 42y el sistema de túneles subterráneos

Bajo Moscú funciona un sistema de túneles secretos que finalmente culminan en el Búnker 42, escondido bajo un falso edificio de apartamentos del siglo XIX. Al realizar pruebas nucleares, los científicos soviéticos determinaron que la profundidad óptima para que un silo de búnker sobreviviera a la lluvia nuclear era de 49 metros bajo la superficie. Les esperaba una tarea gigantesca: construir un sistema de túneles subterráneos sin perturbar la infraestructura y las líneas de comunicación de Moscú, ¡y hacerlo todo sin que la gente se diera cuenta de nada!

7. Hazte con tu dosis de Rembrandt en el Museo Estatal de Bellas Artes Pushkin

El mayor museo de arte extranjero de la capital, el Pushkin, no está para ser tomado a broma. Sus obras abarcan el Renacimiento italiano, la Edad de Oro holandesa, los impresionistas y los postimpresionistas y, por supuesto, las civilizaciones antiguas. Los amantes de Boticcelli y Rembrandt estarán muy contentos. El Pushkin es una de las joyas de la corona de Moscú. Hazte un favor y ve a visitarlo.

8. Hazte un ‘selfie’ frente a la catedral de San Basilio del siglo XVI

Las magníficas cúpulas (que parecen fantásticos conos de helado) se remontan al siglo XVI y a la época de Iván el Terrible, el zar cuyo lado malo no querías conocer, pero cuyo lado bueno no era mucho mejor. Según la leyenda, Iván cegó a los arquitectos, para que no vuelvan a construir una catedral tan bella como.

9. Maravíllate de la suntuosa propiedad y palacio de Catalina la Grande en Moscú, en Tsarítsino

Jardines, praderas y una arquitectura lujosamente decorada... Esta finca del siglo XVIII es el lugar perfecto para un respiro ecológico, muy conveniente para un verdadero monarca ruso. Y no olvides explorar el resto del parque. P.S. Aunque la finca fue fundada por orden de Catalina, ella nunca estuvo allí.

10. Compra en el más antiguo y majestuoso de los centros comerciales rusos: los GUM

Ya que pasas por el barrio, gira la cabeza 180 grados hacia atrás y a tu izquierda verás el centro comercial más antiguo e importante de Moscú. Además de lo último en moda de alta costura, también ofrece una fiesta para los ojos. ¡Su factura de electricidad debe rivalizar con el PIB de algún país insular!

11. Obtén un panorama más íntimo de la vida privada de la dinastía Romanov de Rusia en el Museo Histórico Estatal

Este edificio neorruso es espectacular por sí solo. Fundado en 1872, alberga una colección de objetos que se remontan a la época tribal prehistórica, por no hablar de los manuscritos del siglo VI y otros tesoros recogidos por los Romanov a lo largo de los años.

12. Juega con auténticas maquinitas soviéticas en el Museo de los Juegos de Arcade Soviéticos

¿Sabías que la URSS tenía una versión de casi todo lo que había fuera del Telón de Acero? Esto hace que las salas de juego del Museo de los Juegos de Arcade Soviéticos sean un tesoro nacional. ¡Más de 50 máquinas son jugables en este lugar, y más están siendo restauradas en su sótano! Además, las fichas son enormes kopeks de la era soviética, con las insignias de la hoz y el martillo.

13. Explora el mundo de los cuentos de hadas en el kremlin de Izmáilovo... y compra un Kaláshnikov

El kremlin de Izmáilovo es, sin duda, mucho menos sombrío que su competidor rojo. Es un complejo de arquitectura colorida y de cuento de hadas al estilo de la antigua Rusia. Su relativa oscuridad no hace que la experiencia de visitarlo sea menos mágica.

14. Patina en la pista de hielo más grande de toda Rusia en Sokólniki

En invierno es una gigantesca pista de patinaje sobre hielo de 464 metros cuadrados. En verano es un amplio parque para relajarse, patinar y montar en bicicleta. Si te alojas en el barrio de la estación de Sokólniki, el parque es una visita obligada.

15. Piérdete en el club más antiguo de Moscú, Propaganda

Sin duda, otros clubes podrían formar parte de esta lista, pero “Propka” merece ser mencionado como el club más antiguo de Moscú, y hasta el día de hoy ha tenido un precio increíblemente democrático. Si sus mojitos de 5 dólares no te matan, tendrás una experiencia muy íntima con la música de algunos de los mejores grupos de música electrónica y una serie de intervenciones estelar de cosecha propia (Izhevski es un invitado casi semanalmente). Y (gracias, Señor) ¡nada de tetas falsas y fotos de negocios que se carguen el momento!

16. Pasea (¡o patina!) por la Vorobiovi Gori

Consulta el número 1 de esta guía sobre cómo llegar a la colina de los Gorriones con estilo. La hermosa zona te ofrece un recorrido por los terrenos de la Universidad Estatal de Moscú, así como las vistas más increíbles de todas las que existen en Moscú. En verano, puedes andar en bicicleta y patinar por allí a tu antojo. En invierno, uno puede caminar sintiéndose miserable y tratando de pedir un Uber con los dedos congelados. Pero confía en nosotros, sólo por el panorama vale la pena visitarlo. Moscú es inimaginable sin ella.

17. Ver a Vladímir Lenin de cerca en su mausoleo

¿Alguna vez te has despertado con un fuerte sentimiento de que ese día sería perfecto para ver los espeluznantes restos embalsamados del padre del comunismo ruso? El mausoleo se encuentra en medio de la Plaza Roja y contiene la momia más famosa del mundo.

18. Sumérgete en la batalla de Borodinó en 360º

Capturada en un lienzo de 115 metros realizado por el pintor ruso Franz Roubaud, su cuadro reproduce la carnicería de la batalla de Borodinó de 1812, cuando 250.000 soldados franceses y rusos se enfrentaron, dejando más de 70.000 cadáveres sobre el campo de batalla. Unos 300 soldados rusos están enterrados cerca del lugar del museo, en el que los visitantes pueden rendir homenaje.

19. Visita la Residencia de los Boyardos Romanov

¿Sabías que la dinastía de los Romanov solía ser una familia más compitiendo por hacerse con el poder? Antes de que se difundiera el mito de su derecho divino al trono, se les conocía como Zajarin-Yúriev. Esta residencia era su base de operaciones, situada cerca del Kremlin (pero no demasiado cerca) en el norte del parque Zariadie.

20. Descubre a los depredadores de los acuarios más grandes del mundo (¡y toneladas de más cosas!) en la VDNJ

Un centro de exposiciones muy importante y absolutamente enorme, con partes interiores y exteriores, del que se dice que es más grande que Mónaco, y que cuenta con una puerta de entrada como la de Brandeburgo en Berlín. El acrónimo VDNJ se traduce aproximadamente como “exposición de los avances de la economía nacional”. ¡Hay un montón de pabellones de exposiciones soviéticas y toneladas de diversión interactiva que se puede tener!

21. Siente que flotas sobre el río Moscova en el magnífico parque urbano Zariadie

Hablando de Zariadie… ¡Hazte un favor y visítalo! El hermoso laberinto de senderos con vistas al centro de Moscú también contiene docenas de especies de plantas y flores en ambientes interiores y exteriores. En verano, el parque alberga espectáculos musicales, todos ellos con vistas al Kremlin de Moscú. ¡Y los 70 metros de vistas sobre el río son realmente una maravilla!

22. Contempla los ‘Cerebros de Oro’ de la Academia de Ciencias de Rusia

La fea torre de 20 pisos es todo un espectáculo que contemplar. Concebida en la década de 1960, alberga una rama de la Academia de Ciencias de Rusia y cuenta con un techo futurista soviético muy exótico, lo que le ha valido el apodo de “Cerebros de Oro”. Se han dado casos de personas que han tenido dolores de cabeza mientras trabajaban allí. Así surgieron teorías de conspiración que afirmaban que el gobierno soviético estaba usando el mecanismo dorado como un gigantesco dispositivo de control mental.

23. Empáchate de trufas en White Rabbit, el número 15 en el Top 50 de los mejores restaurantes del mundo en 2018

Cena en el último piso, en el corazón de Moscú, con vistas tan impresionantes que querrá ir una y otra vez a este local en el que se sirve la mejor cocina de fusión europea.

24. Descubre a uno de los compositores más controvertidos de Rusia en el Museo Conmemorativo de A.N. Scriabin

El controvertido compositor ruso era famoso por su sistema musical atonal, basado en el misticismo, así como por el clavier a lumieres, o teclado de luz, que proyectaba luces de colores durante las actuaciones. Sus influencias eran amplias, e incluyen a Isaac Newton.

25. Relájate en Ziferblat, el primer anticafé

Es difícil entender lo que es Ziferblat: un café, un espacio de cotrabajo, un lugar para gestionar tus pensamientos sobre el sofá, emborracharte, usar wifi, jugar a videojuegos o leer un libro. Puedes hacerlo todo, y pagas por el tiempo que estés allí.

26. Visita a la nobleza rusa en la magnífica granja de Kuskovo

¡La casa de verano del siglo XVIII de la familia Sheremétiev es un espectáculo digno de contemplar! De estilo similar a la casa de Catalina la Grande en Tsarítsino, la finca de Kuskovo te inspirará y educará sobre cómo era la vida de la aristocracia rusa hace 200 años.

27. Compra regalos únicos durante el día y enloquece por la noche en la fábrica de diseño Flacón

Esta manzana no cayó muy lejos del árbol de Winzavod: arte revolucionario, exposiciones, buenos restaurantes y tiendas de artículos artísticos. Si eres creativo (no importa en qué), debes visitar Flacón, definido como el mejor cluster creativo de 2016 por Kudago.com.

28. Vuelve una y otra vez a disfrutar de talleres, el arte moderno y la música en vivo en el Centro de Arte Contemporáneo Winzavod

Situado en un complejo formado por siete edificios industriales del siglo XIX, Winzavod impresiona por su carácter ecléctico. ¡Los coloridos eventos interactivos y las actuaciones electrónicas de DJs de renombre mundial siempre han combinado muy bien juntos!

29. Siéntate en la silla de Vladímir Lenin en su última casa en Gorki Léninskie

El palacio alberga muchos objetos de interés para los amantes de la historia, incluyendo el mismísimo Rolls Royce Silver Ghost del anciano comunista, equipado como un tanque para el invierno. El último testamento de Lenin, así como su máscara mortuoria y una réplica de su oficina también se exhiben.

30. Piérdete en las mejores exposiciones de fotografía del país en el MAMM

El museo, situado en el centro de la ciudad, es un tesoro de la fotografía, no sólo rusa, sino también extranjera, y alberga frecuentes exposiciones de alto nivel, así como conciertos de música y multimedia. 

31. Déjate llevar por la nostalgia en el Museo de la Guerra Fría

Uno de los 10 mejores museos de Moscú (tenemos unos cuantos), este enorme museo militar e histórico está situado a 65 metros bajo tierra. ¡Vete ahora mismo a verlo!

32. Huele la fragancia de las flores en los jardines botánicos más antiguos de Rusia

¡Gozar de la naturaleza en el centro de Moscú es posible! Los Jardines Botánicos de la Universidad Estatal de Moscú, fundados por el mismísimo Pedro el Grande, son lo más. Hay un montón de cosas exóticas en esta exhibición, pero cuidado, no te confundas dirigiéndote a la MSU, está en una parte diferente de la ciudad.

33. Viaja al siglo XIII en Krutítskoie Podvorie

Primero un monasterio, luego cámaras patriarcales, esta propiedad eclesiástica de la Iglesia ortodoxa rusa en funcionamiento data del siglo XIII, y está situada sólo a tres kilómetros al sureste del Kremlin, en el distrito Taganski. Aquí encontrarás lo mejor de la vieja Rusia, por lo que es una visita obligada. Pincha aquí para leer más sobre este impresionante lugar.

34. Descubre cómo eran las antiguas dachas rusas en la capital (Sókol)

No, no has salido de Moscú. Esta es la “aldea de artistas” del distrito de Sókol, creada en 1923 para mostrar un concepto de ciudad-jardín que nunca se concretó. Te preguntarás… ¿una dacha en la ciudad? ¡Sí! Normalmente, te llevaría al menos una hora de viaje el desplazarte a algún lugar donde ver una. 

35. Arruínate en los TsUM

¿Los hermanos gemelos malvados de los GUM? No exactamente. (¡Oh, pero son malvados!) Si lo que buscas es un par de botas de mujer que te cuesten la friolera de 20.000 dólares, el Tsentralni Univermag Moskví (o TsUM) es tu sitio. Al entrar, tu nariz se verá atacada por la sección de perfumes. ¡Soldado, en marcha!

36. Arrepiéntete de tus pecados en el convento Novodévichi, protegido por la Unesco

Si has comprado en los TsUM, y no te sientes obligado a expiar tus pecados, ¡algo malo te pasa! Rápido, dirígete al convento Novodévichi, del siglo XVI, y aparca en el pintoresco distrito Jamóvniki, a sólo 7 minutos en coche del centro de la ciudad. Hermoso lugar para explorar lo único de nuestra arquitectura del siglo XVI. Aquí te damos otras cinco razones para visitar este bello lugar.

37. Disfruta de las vistas desde lo alto de la catedral de Cristo Salvador, la iglesia ortodoxa más alta del mundo

También conocida como “Amigo, ¿dónde están los rublos de mis impuestos?” en la década de 1990. Vale, en realidad no se la llamaba así, pero había motivo. El monumento a Cristo, con su cúpula dorada, sobresale como un grandioso recordatorio del poder perdurable de la Iglesia ortodoxa rusa sobre nuestra nación “secular”. Durante 50 años, la parcela albergó la piscina exterior más grande del mundo.

38. Escucha a algunos de los mejores músicos de Rusia en el Conservatorio de Moscú

¿Te gusta la música clásica? ¡Aquí es donde tienes que ir! No sólo venden entradas baratas, sino que también organizan espectáculos gratuitos con cierta asiduidad. El conservatorio lleva el nombre de Chaikovski, y no podríamos estar más orgullosos de él. ¡Justo en el centro!

39. Proponle matrimonio o di ‘sí’ a tu amor en el Teatro Bolshói

Esta será una experiencia única. ¡Puedes hacerlo!

40. Entra en el universo de ‘El Maestro y Margarita’ en la Casa Bulgákov y el Museo Bulgákov

Algunas de las escenas de El Maestro y Margarita de hecho ocurren en esta casa del centro de Moscú. No es sólo un monumento al gran escritor ruso, sino también un lugar para disfrutar de la música. Uno es su residencia privada, el otro es un museo más general. Y, por supuesto, cerca están los Estanques del Patriarca, donde se puede escapar del calor del verano abrasador descansando bajo un árbol, y recordando algunos fragmentos del libro de Bulgákov, en particular el comienzo, que tiene lugar allí.

41. Conoce mejor a Antón Chéjov visitando su casa conmemorativa

El papel de Chéjov en la literatura rusa no puede ser subestimado. Sus habitaciones, el salón y los escritorios están intactos. Una visita obligada para los fans del autor.

42. Hipsterízate en el Instituto Strelka de Medios, Arquitectura y Diseño... y luego ataca su bar

Algunos lo llaman el paraíso hipster, otros son más amables. De cualquier manera, este instituto de arquitectura es la casa de todas las cosas modernas y con visión de futuro, como lo demuestran también los interesantes profesores visitantes, que a menudo (por si no te manejas en ruso) hablan inglés. Sin embargo, este es también un lugar de canto y baile por la noche, y si eres un extranjero solitario en Moscú, estás obligado a hacer nuevos amigos en el bar, mientras te deleitas con el esplendor nocturno de la ribera del río Moscova.

43. Escucha ‘jazz’ y bebe con estilo en el jardín Hermitage

En las pintorescas pero tranquilas callejuelas del centro de Moscú, a veces encontrarás pequeños pedacitos de paraíso en los que relajarte durante el día y divertirte con estilo por la noche. El jardín Hermitage es un lugar así, con buena comida y bebida, jazz en vivo y muchas cosas más, como pequeñas ferias y festivales. Lo que hagas en él dependerá de la hora del día (y del año) en que llegues.

44. Contempla las joyas de la corona del arte ruso en la mundialmente famosa Galería Tretiakov

La Galería Tretiakov no necesita presentación: las más grandes obras maestras del arte ruso están en exhibición. El romanticismo y el naturalismo están muy bien representados. También iconos medievales, como la Santísima Trinidad de Andréi Rubliov. Para el siglo XX, dirígete a la Nueva Galería Tretiakov.

45. Cena como un noble ruso en el café Pushkin, de día o de noche

¿Eres un aficionado a la comida? ¿Quizás simplemente eres una persona a la que le gusta la buena comida? Entonces, ningún viaje a Moscú puede considerarse completo sin una buena comida rusa en el Pushkin, decorado como una mansión aristocrática del siglo XVIII y con un exquisito menú tradicional que incluye caviar negro, pescado, carnes rojas y de caza. Abierto las 24 horas del día, está situado justo al lado de la plaza Púshkinskaia.

46. Asiste a una conferencia o espectáculo de arte en vivo en el Museo de Arte Contemporáneo Garage

El Garage es como una joya de moda del parque Gorki que combina enfoques multidisciplinarios de la expresión artística: conferencias, películas, actuaciones en vivo, de todo… Consulta el programa, ya que puede haber un montón de eventos internacionales sorpresa que no deberías perderte.

47. Siente la esencia del Moscú mercantil del siglo XIX visitando el distrito de Zamoskvorechie

Zamoskvorechie es una palabra compuesta que significa “más allá del río Moscú”, pero eso no significa que no esté en el centro de la ciudad. De hecho, Zamoskvorechie está tan solo a 1,6 km del Kremlin, y es una máquina del tiempo desde hace varios siglos, a pesar de ser conocido principalmente como distrito mercantil del siglo XIX. La Galería Tretiakov está situada allí, por lo que tienes una buena razón para recorrer esta zona.

48. Compra y come en las calles Stari y Novi Arbat

La calle Stari Arbat (Arbat Viejo, en español) se ha ganado la reputación de estar un poco sobrevalorada debido a la importancia que la gente le ha dado a lo largo de los años. Pero sigue siendo la calle peatonal de Moscú, una en la que, cuando se siente el agotamiento provocado por las compras de suvenires, siempre hay una hamburguesería cerca. Novi Arbat (Arbat Nuevo) discurre paralelo a ella, y cuenta con unas vistas urbanas espectaculares. Puedes luego caminar hasta el Kremlin.

49. Ten una rabieta en el centro comercial para niños más grande de Rusia, Detski Mir

¿Estás con tu familia? ¿Niños? ¡Perfecto! Detski Mir solía ser el centro comercial infantil más grande (¡sí, todo un centro comercial para niños!) de la URSS, y sigue siéndolo de Rusia y la CEI. Y una sección enorme ocupa la tienda Hamleys. ¡Tus hijos te amarán después de pasar por aquí! Está en el centro, cerca de Lubianka.

50. Escoge cuál es tu estación de metro favorita de entre las 44 que están protegidas por la Unesco

Así es: de las más de 200 estaciones del metro de Moscú, más de 40 son Patrimonio Cultural. La mejor noticias es que para recorrerlo no necesitas una visita guiada. Sólo investiga un poco de antemano y listo. Además, no hace falta que te desvíes de tu ruta para visitar el metro.

¡Un momento! Seguramente necesitarás un buen hotel durante tu estancia en Moscú. Pincha aquí y te ayudaremos a escoger cual.  

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies