6 lugares de Moscú que (según los supersticiosos) te curarán de tu infertilidad o de la bancarrota

Nikolái Guingázov/Global Look Press
Los rusos son un colectivo amante del misterio y la superstición: de ametralladoras a peces dorados parlantes, son capaces de encontrar detrás de cualquier esquina un presagio que cambiará tu destino. ¿Se puede aplicar algún método a la locura?

1. Estación de metro Plóshchad Revolutsii

Esta estación emblemática de la Plaza Roja es conocida por sus espectaculares arcos de mármol y sus esculturas dedicadas a la Revolución bolchevique de 1917. Las 76 estatuas de bronce recuerdan a personas de todos los sectores sociales: soldados, agricultores, escritores, pilotos, estudiantes, atletas y trabajadores de fábricas, entre otros.

Sin embargo, la escultura más conocida de Plóshchad Revolutsii no es humana. Los perros de metal que protegen a unos guardias fronterizos son, de hecho, el punto que más suerte da de Moscú: según una creencia, sólo hay que frotarles la nariz para garantizarse un buen día.

Otros “amuletos” menos conocidos de la estación Plóshchad Revolutsii son un gallo que espera a que le des palmaditas para resolver tus problemas de dinero y un marinero, cuyo lápiz debe ser acariciado para tener éxito en la defensa de una tesis.

2. La estatua del ‘Viejo y el Pez Dorado’

Entre el centro comercial Ojotni Riad y el jardín Alexánder (Alexándrovski Sad) se encuentra una de las estatuas más extravagantes de Moscú; también es una de las que dan más suerte. La escultura representa a un anciano que, casualmente, ha capturado un pez dorado gigante con sus propias manos y (dada la mirada asombrada de su rostro) él sabe tanto sobre esta técnica de pesca como cualquiera de nosotros.

La estatua es una oda al cuento de hadas de Alexánder Pushkin, El pez de oro, que narra la historia de un hombre que captura un pez dorado que puede concederle cualquier deseo. Para conseguir hacerte con buena fortuna, simplemente frótale las manos al viejo y luego dale una palmadita en la espalda al pez dorado mientras le dices: “¡Ten piedad de la emperatriz-pez!” (en ruso: ¡Pomilui imperatritsu-ribu!).Pero no peques de ansiedad como los personajes de la historia, que acaban sin nada como castigo por su codicia.

3. Teatro de Títeres Obraztsov

Fiel a la naturaleza de lo que hay dentro del edificio, el reloj de la fachada de este teatro de marionetas presenta una serie de monstruos ocultos escondidos en pequeñas casitas. Con cada cambio de hora, el gallo salvaje de la parte superior del reloj comienza a cantar, haciendo que salga uno de los otros animales. Si tienes la suerte de ver que el reloj da las doce en punto, cualquier deseo que hagas en ese momento se hará realidad.

4. Capilla Ibérica, Plaza Roja

Otro amuleto de la buena suerte se encuentra en la entrada de la atracción turística más conocida de Moscú, lo que significa que miles de personas pasan delante de él todos los días sin darse cuenta.

A través de las puertas principales de la Plaza Roja se encuentra la capilla Ibérica, una pequeña construcción azul que alberga una copia del milagroso icono de Panagia Portaitissa. Frente a la minúscula capilla hay una brújula dorada; se dice que si te paras en la brújula y lanzas una moneda sobre tu hombro izquierdo, la vida te llevará pronto emprender un lejano viaje en la misma dirección a la que tiraste la moneda.

5. Fuente fálica en el VDNJ

Las espectaculares fuentes doradas del “Versalles soviético” son tan conocidas por su simbolismo picante como por su esplendor. La Fuente de la espiga dorada, en el estanque del parque, que oficialmente se supone que parece una mazorca de maíz, es conocida cariñosamente por los moscovitas como el “falo dorado”. Por lo tanto, se dice que remar en un bote hasta la fuente garantiza la fertilidad.

La leyenda cuenta que, en una ocasión, un ardiente hombre georgiano se pasó más de dos horas remando alrededor de la fuente, lo que hizo que unos preocupados guardas del parque lo sacaran del agua. ¿De qué le valió aquella hazaña? Habrá que preguntarle a su esposa...

6. Estación de metro Belorússkaia

Si has visitado el “falo de oro” pero tu nueva fertilidad aún no está siendo aprovechada al máximo, puede que desees visitar la estación Belorússkaia, donde se encuentra una famosa escultura de jóvenes soldados bielorrusos. Siendo esta estación un lugar habitual de espera de personas que comienzan viajes de negocios, se asegura que acariciar las ametralladoras de los soldados ayuda a aquellos que esperan encontrar el amor durante su travesía.

Pincha aquí para conocer 10 supersticiones en las que creen casi todos los rusos.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies