5 lugares de Moscú que tienes que visitar al menos una vez en la vida

Legion Media
Si vas a viajar a Moscú por primera vez, te presentamos algunos de los lugares que no te puedes perder.

1. El Kremlin y la Plaza Roja

No puedes irte de Moscú sin ver la principal atracción, que aparece en muchas postales de la ciudad. En primer lugar, ¡es un lugar precioso! Por otro lado, en la Plaza Roja se organizan numerosas ferias y en invierno hay una pista de patinaje. Aquí puedes echar un vistazo a la principal atracción de la época soviética: el mausoleo de Lenin (podrás entrar si tienes suerte, porque el horario exacto de apertura es como un secreto de Estado). También tienes que visitar el centro comercial GUM para comer helado y hacer compras.

Los interesados en la historia de Rusia deberían visitar el Kremlin. Los museos están llenos de  recuerdos de la época zarista, como el carruaje de oro de Catalina la Grande. Fue en las iglesias del Kremlin donde bautizaron, coronaron y sepultaron a la mayoría de los zares. Entra en ellas y experimenta la atmósfera ortodoxa, es algo único.

Cuando visite el Kremlin, no olvide visitar la Campana del Zar y el Cañón del Zar.

2. Parque Gorki y Muzeón

La Nueva Galería Tretiakov en Krimski Val alberga arte ruso del siglo XX, lo que le permitirá admirar obras originales de Malévich. Además, la galería siempre cuenta con otras interesantes exposiciones. Después de este plan cultural, da un paseo a lo largo del malecón a través del parque Gorki hasta llegar al jardín Neskuchni (No Aburrido), con un nombre muy acertado.

En el parque hay zonas para comer, áreas deportivas y de baile, restaurantes, el Museo de Arte Contemporáneo Garage y muchas otras atracciones. Puedes observar cómo se han modernizado las instalaciones de la era soviética, por ejemplo, el antiguo Teatro Verde al aire libre está  deslumbrante. Hay que tener en cuenta que los fines de semana hay mucha gente. En invierno la mayor parte del parque se transforma en una enorme pista de patinaje, donde se pueden alquilar patines.

3. El Teatro Bolshói o el circo

Visitar Rusia y no ir al ballet es como no probar el vodka o el borshch, es decir, ¡un crimen! Admira los lujosos interiores del Bolshói y lo bien vestida que va la gente a estos eventos.

Dicho esto, si no eres aficionado al ballet y temes quedarte dormido durante el Lago de los Cisnes, quizá prefieras ir al otro Bolshói (el Circo Bolshói, también conocido como el Circo Estatal de Moscú) o al Circo en el bulevar Tsvetnói. Los amantes de los animales tienen que saber que en algunos lugares se utilizan animales, aunque los magos, los equilibristas y los torpes payasos harán que salgan chiribitas en los ojos de los niños.

4. Anillo de los bulevares

A diferencia de muchas ciudades europeas, Moscú está rodeada de carreteras de circunvalación: los bulevares, el tercer anillo de transporte y MKAD (la carretera de circunvalación). El corazón de la capital se encuentra dentro del Anillo de los bulevares, pero en realidad no es un circuito cerrado, sino que tiene forma de herradura.

Recomendamos dar un tranquilo paseo por el bulevar Tverskói, comenzando por el elegante Café Pushkin (su postre de nombre similar vale realmente la pena). En el bulevar Rozhdéstvenski, para en el recién inaugurado Mercado Central para comer algo en uno de los muchos lugares disponibles.

El bulevar Chistoprudni está lleno de músicos callejeros y exposiciones fotográficas, todas gratuitas. Durante los meses más cálidos, puedes montar en una barca en uno de los estanques. Al final del bulevar Pokrovski, verás un anfiteatro y un fragmento de la muralla de Beli Górod (Ciudad Blanca), la antigua frontera de Moscú.

5. El metro

Los moscovitas, que suelen ir estresados por falta de tiempo, “sufren” las molestias que provocan las hordas de inmóviles turistas que contemplan las plataformas centrales de los increíbles interiores del sistema de metro más bello del mundo. Da una vuelta por la línea circular (¡otro anillo de Moscú!), y no sabrás si estás en un tren o en un palacio (por cierto, haz nuestra prueba y adivina qué hay en la foto).

El metro de Moscú no es sólo una atracción turística, sino también el medio de transporte más popular de la ciudad, así que evita ir cuando es hora punta, tanto por la mañana (entre 8 y 9) como por la tarde (entre las 6 y las 7). Los trenes pasan cada uno o dos minutos. Si planeas hacer más de un viaje, vale la pena obtener una tarjeta Troika y recargarla en una de las máquinas.

Aquí te contamos todo lo que querías saber sobre la capital rusa.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies