El lado menos recomendable de Moscú: evita estos lugares si eres un turista

Legion Media
Incluso los moscovitas huyen del Valle de los Garajes (apodado también como ‘Shanghai’) o del infame parque donde un asesino en serie desató un baño de sangre.

1. Valle de los Garajes (también conocido como ‘Shanghai’)

Este inmenso valle es capaz de tragarse a un transeúnte como si fuese un pantano, sin dejar ni rastro de él. Miles de cobertizos cubren un área enorme que se asemeja mucho a barrios marginales: estaciones de servicio para autos baratos se mezclan con cafeterías de calidad mediocre, estudios de ensayo de bandas desconocidas, un club de motociclistas e innumerables garajes que han sido reacondicionados para albergar permanentemente a sus dueños.

Los barrios bajos de ‘Shangai’ están situados justo al lado de la MSU (Universidad Estatal de Moscú Lomonósov), la principal universidad de la capital, pero se aconseja tanto a locales como a extranjeros que se alejen de este lugar en el que florecen los negocios fraudulentos y se cometen ataques violentos.

Las autoridades quieren demoler el emplazamiento, sin embargo, sus raíces son tan profundas que el proceso languidece desde hace años.

2. Parque Bitsevski

Este enorme bosque en el suroeste de Moscú se ganó mala fama después de que un asesino en serie comenzase allí su salvaje cacería. El maníaco del parque Bitsa (alias “asesino del tablero de ajedrez”) Alexánder Pichushkin fue capturado en el parque después de haber matado a 49 personas con un martillo, tras atraerles a los matorrales del parque con una falsa oferta de invitación a beber vodka.

La policía atrapó al asesino en serie en 2006, pero el parque no perdió su esencia diabólica. Uno solo puede contar con presencia de gente a lo largo de un estrecho camino que atraviesa el parque, y el espeso verdor del bosque hace que sea muy fácil perderse allí.

Para haceros una idea de su espesura basta con un dato: un culto satanista.

ha encontrado refugio seguro en una parte remota del parque. Siempre aconsejaremos a los turistas evitar un lugar que incluso los lugareños encuentran temible.

3. Plaza Komsomólskaia

Bajarse de un tren en una de las tres estaciones que rodean la Plaza Komsomólskaia puede succionar a cualquier viajero desprevenido hacia un torbellino oscuro de humanos de todo tipo imaginable. Aquí, las escasas fuerzas de policía presentes cohabitan con trabajadores migrantes o solitarios y sospechosos hombres y mujeres. Es realmente difícil saber hacia dónde dirigirse y quedarse quieto sólo un segundo pone a uno en riesgo de ser tragado por este tornado humano. Aquí, las prostitutas se acercan libremente a los transeúntes para ofrecer sus servicios a la luz del día, los mendigos luchan por tu atención y el tráfico de coches es enorme. Sal de la plaza inmediatamente si llegas a Moscú en tren y bajas en las estaciones de ferrocarril de Yaroslavski, Kazanski o Leningradski.

4. El desierto de Tsarítsino

El parque Tsarítsino es tan hermoso que se podría haber rodado allí un episodio de Juego de los Tronos. Sin embargo, si no eres ruso, evita la zona de matorrales detrás del palacio del parque por todos los medios. El enorme (y seguro) césped del parque es la puerta a un camino hacia el bosque que alberga una vida (digamos) agitada. El matorral es bullicioso: grupos dispersos de hombres juegan voleibol, hacen barbacoa y se reúnen al abrigo del espeso bosque. Encontrase allí sin rumbo fijo puede conllevar el tener encuentros no deseados con los habitantes del bosque.

5. El Gran Estanque del Jardín (Bolshói Sadovi Prud)

Cerca del centro de la ciudad se encuentra el Jardín Dendrológico de Moscú. Al norte, dicho jardín limita con un estanque tan grande que parece un pequeño lago. Se le conoce como el Gran Estanque del Jardín.

Dicho esto, es un lugar perfectamente tranquilo la mayor parte del tiempo... con una excepción. “Por las tardes los borrachos ocupan los bancos junto al estanque. No son violentos ni agresivos, pero beben tanto que a menudo se mueren allí mismo o se orinan encima. Esto le da al lugar una apariencia deprimente, aunque vuelve a la normalidad a la mañana siguiente”, nos contó Olga Grigorián, una residente de Moscú que trabaja muy cerca del estanque.

Si eres un turista que visita Moscú, limita tu visita a esta laguna a las horas diurnas o el lugar puede dejarte una impresión indeleble, pero no positiva.
Estas ciudades fantasma rusas te pondrán los pelos de punta.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies