Estas son las 5 obras maestras más impresionantes del Gaudí de Rusia (Fotos)

A. Savin/Sputnik
La extrema originalidad y un cierto grado de locura son rasgos que unen al arquitecto español Antoni Gaudí y a su colega ruso Fiódor Schechtel.

Fiódor Schechtel, la estrella más brillante del Art Nouveau moscovita de principios del siglo XX, admitió que seguia con gran interés la obra de Antoni Gaudí. Los arquitectos se conocían bien y a veces se reunían para intercambiar ideas. Gaudí era casi 20 años mayor y sin duda influyó en Schechtel. Entonces, ¿dónde se pueden encontrar los edificios más bellos del “Gaudí ruso”, que siguen asombrando a los visitantes de todo el mundo?

Fiódor Schechtel, la estrella más brillante del Art Nouveau moscovita de principios del siglo XX, seguia con gran interés la obra de Antoni Gaudí.

1. Mansión Riabushinski

Este es uno de los edificios más únicos de Moscú. Originalmente construida por orden del banquero Stepán Riabushinski, la casa se convirtió irónicamente en el último hogar del escritor soviético Maxim Gorki.

La escalera en forma de ola es la principal característica interior de la casa, y el tema subacuático continúa presente en el estilo de las paredes, las decoraciones del techo, las ventanas, las vidrieras, las puertas y las manijas de estas.

Algunos visitantes dicen que la escalera les recuerda a la de la Casa Batlló de Gaudí en Barcelona.

Escalera de la Casa Batlló de Gaudí en Barcelona.

2. Mansión Morózov

Esta elegante mansión, que hoy acoge una casa de recepciones del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, fue uno de los primeros edificios diseñados por Schechtel. El millonario ruso que encargó la construcción del inmueble, Savva Morózov, que se graduó en la Universidad de Cambridge, quería que la mansión se construyera en estilo neogótico inglés.

Aparte de esta única exigencia, Schechtel fue completamente libre de diseñar la casa como él considerase, y colaboró con el pintor ruso Mijaíl Vrúbel. Juntos inventaron todos los detalles del interior, creando una atmósfera única además de lujosa.

Interior de la mansión Morózov

El hecho más sorprendente es que Schechtel diseñó y construyó la mansión sin tener ninguna educación arquitectónica. Se había visto obligado a abandonar la Escuela de Pintura, Escultura y Arquitectura para ocuparse de su madre enferma. Posteriormente trabajó en varios talleres de arquitectura, ilustró libros y elaboró decoraciones teatrales. Así que fue un gran momento que Morózov le invitase a trabajar en este proyecto. Para entonces, Schechtel ya había construido la dacha de Morozov a orillas del río Kirzhach. El arquitecto finalmente obtuvo un título a la edad de 35 años: un diploma de ingeniero civil.

3. Estación Yaroslavski de Moscú

La estación Yaroslavski conectaba Moscú con el Mar Blanco y las provincias del norte de Rusia, por lo que Schechtel eligió un estilo ruso algo novedoso para este proyecto.

En este edificio se combinan soluciones arquitectónicas complejas con un diseño simple, y como resultado se parece más a un palacio de cuento de hadas ruso que a una estación de ferrocarril.

Las ventanas, los frisos de mosaico verde y los ornamentos florales también muestran el amor del arquitecto por el estilo Art Nouveau. Asegúrate de ver los bajorrelieves con motivos de animales, dentro del edificio.

4. Teatro de arte de Moscú

Un devoto conocedor del teatro, Schechtel pospuso otros proyectos para centrarse en reconstruir el antiguo edificio del Teatro de Arte de Moscú.

Él personalmente diseñó todo, incluyendo muebles. También eligió la combinación de colores, e incluso la dirección de la iluminación, con la idea de crear un mundo especial.

Schechtel fue el creador de la famosa cortina de olivo del teatro, en la que aparecía un motivo ondulado y la imagen de una gaviota volando sobre algunas olas. Este sigue siendo el emblema del Teatro de Arte de Moscú.

5. Imprenta rápida de Levenson

Uno de los edificios más originales de Rusia, la casa de Levenson es un crisol de los estilos gótico y modernista.

La torre principal del edificio está decorada con un estuco de cardo, que subraya el estilo Art Nouveau con sus motivos vegetales. La gran escalera de la casa y el acristalamiento de la puerta también muestran las formas y líneas elegantes propias de este estilo.

La imprenta estuvo ubicada en este edificio hasta 1917. Posteriormente fue nacionalizada por el Gobierno soviético y transformada en una imprenta estatal.

Después de la Revolución de 1917, Schechtel trató de adaptarse al nuevo modo de vida, pero fue incapaz de llevar a buen puerto proyectos significativos. En 1918 su mansión fue nacionalizada, y junto con su familia se vio obligado a alquilar apartamento tras apartamento. Este genial arquitecto, que construyó mansiones para millonarios rusos, murió en la pobreza sin tener su propia casa.

Si te interesó este texto, pincha aquí para descubrir las nueve casas más curiosas de Moscú.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies