5 hierbas silvestres para hacerte una infusión muy rusa

Legion Media
En otoño, cuando sientes la falta de luz solar y sufres resfriados, es un buen momento de revisar las notas de la abuela y hacer tés con ingredientes naturales.

Iván-сhai (Chamérion angustifólium)

Iván-chai.

El té de iván-chai (hierba de sauce) tiene tantas propiedades saludables que antiguamente la gente solía beberlo cuando enfermaba, y simplemente por placer. Hoy en día está comprobado científicamente que el iván-chai tiene propiedades para reducir la fiebre y aumentar la energía, reduce el riesgo de desarrollar cáncer, es efectivo para limpiar el cuerpo de todo tipo de toxinas y alivia los dolores de cabeza.

A principios del siglo XX, Rusia exportaba a casi todo el mundo iván-chai, que disfrutaba de una increíble popularidad entre los consumidores. Piotr Badmáiev, que en ese momento era un famoso médico de medicina tibetana y herbolario, estableció su propia clínica a fines del siglo XIX en la que el tratamiento se basaba exclusivamente en hierbas, siendo iván-chai la principal. El zar Alejandro III, así como San Juan de Kronstadt y otros visitantes extranjeros muy ricos se sometieron a un tratamiento en la clínica. El mismo Badmayev, que usó el iván-chai como “medicina” preventiva contra diversas enfermedades, vivió hasta la edad avanzada de 109 años.

Ya en la década de 1920, se abrió un centro de investigación en el asentamiento de Koporie, cerca de San Petersburgo, para estudiar y producir té iván-chai para el Ejército Rojo. El lugar fue destruido durante la Gran Guerra Patria (Segunda Guerra Mundial) cuando las tropas fascistas se encontraban asediando Leningrado. Según una teoría, Hitler creía que el iván-chai era la fuente de la fuerza del Ejército Rojo.

Hoy puedes comprar un paquete de té iván-chai en cualquier pequeño comercio. Si no sabes qué recuerdo de Rusia llevar a tus amigos, no te equivocarás si les regalas van Chai.

¿Cómo usar iván-chai? De la misma manera que el té de hojas negras ordinarias: ponga agua a hervir y cocine durante 10-15 minutos y, si lo desea, agregue hojas de menta y limón. La única diferencia entre el té iván-chai y el té negro chino es que el agua hirviendo puede agregarse a la misma bebida de iván-chai cinco veces y el té no perderá sus propiedades saludables. En forma de cerveza, el té iván-chai puede almacenarse unos tres días

Zverobói (Hypericum)

Zverobói.

La zverobói es una planta de color brillante con hojas amarillas. Fue ampliamente utilizada en Rusia para recuperar las fuerzas después del trabajo duro en los campos. Pero sus propiedades medicinales no terminan aquí: zverobói se preparaba para tratar enfermedades renales y gastrointestinales y para ayudar a deshacerse de espasmos vasculares y resfriados de todo tipo. Por ejemplo, los cosacos lo usaban para tratar heridas y cortes, de ahí el nombre histórico de la hierba: dzherrabai, que significa "curandora de heridas".

El zverobói fue mencionado por primera vez en el siglo XVII en el edicto del zar Mijaíl Romanov sobre suministros de zverobói desde Siberia hasta la corte del zar. Al mismo tiempo, muchos médicos comienzan a mencionar la zverobói en sus recetas. Pero en la tradición popular, las propiedades saludables de zverobói se conocían mucho antes del siglo XVII.

El té no está hecho exclusivamente de zverobói porque es muy venenoso y puede provocar una fuerte reacción alérgica. Los herbolarios recomiendan preparar una cucharadita de zverobói junto con miel, menta, flores de lima y bayas secas de fresa silvestre.

Távolga o labaznik (Filipéndula)

Távolga.

Los arbustos de távolga son extremadamente hermosos y aromáticos, por lo que ningún herbolario que se precie prescindiría de ellos sin motivo. Además de tener un sabor dulce y casi almibarado, el té távolga puede aliviar el dolor intenso, tratar las úlceras de estómago y la diarrea, así como las náuseas, el reumatismo, la gota y la fiebre. En la medicina moderna, el távolga se usa después de un accidente cerebrovascular, para prevenir la formación de coágulos de sangre.

Inicialmente, la távolga era conocida como una planta ritual empleada por escitas y celtas. En los países escandinavos, en la antigüedad, la távolga crecía en todas partes y se usaba para la aromatización de bebidas alcohólicas. En la antigua Rus se usaba como analgésico y como medicina.

En el siglo XIX, los médicos alemanes lograron sintetizar el ácido acetilsalicílico de las hojas de távolga. Es lo que le da a távolga sus propiedades analgésicas. Así es como se inventó la aspirina, que lleva el nombre del otro nombre de la távolga: Spiraea.

Solo los amantes de la comida dulce podrán disfrutar del té hecho de távolga puro: tiene un sabor muy fuerte y es tremendamente aromático y almibarado. Uno puede combinar távolga con menta y hojas de grosella, grosella negra o frambuesa.

Hojas de smoródina (grosella)

Hojas de smoródina.

Smoródina es el nombre ruso de la planta que proviene de la palabra eslava que significa "emitir un fuerte olor". De hecho, las hojas de smoródina tienen un aroma espeso, fuerte y muy agradable. En un día caluroso en un jardín donde crece smoródina, siempre destaca el olor a esta planta.

Las propiedades medicinales de la smoródina se conocen desde el siglo XI. Según los registros realizados en los monasterios de Kiev y Nóvgorod, se sabe que los monjes, que no tenían muchas oportunidades de abandonar los recintos del monasterio, trasplantaron cuidadosamente arbustos de esta planta adentro de las paredes del monasterio. En Rusia, la smoródina todavía goza de una popularidad excepcional: sus bayas se utilizan para hacer mermeladas, y sus hojas se usan para hacer ungüentos, infusiones y té.

La receta popular más popular para tratar la tos es precisamente un té hecho con hojas de smoródina negra, muy rica en vitamina C. Además, desde tiempos inmemoriales, el té de smoródina ha sido recomendado para mantener una buena vista y buena memoria, especialmente para los ancianos.

Hojas de brusnika (arándano)

Hojas de brusnika.

La brusnika es considerada legítimamente como la reina de los bosques rusos y los herbolarios la llaman la baya de la salud. Los eslavos incluso crearon una hermosa leyenda sobre el arándano rojo y sus propiedades medicinales. Según la leyenda, una golondrina se compadecía de las personas y quería librarlas de la enfermedad y conseguir la inmortalidad para los humanos. Encontró el manantial con agua de la vida, tomó un poco del líquido en su pico y lo llevó a la gente. Pero por el camino, la bondadosa ave fue picada por una avispa malvada y el pájaro, incapaz de soportar el dolor, abrió su pico. Gotas del agua milagrosa salpicaron el bosque, cayendo sobre el arándano rojo, pino y cedro, que han permanecido verdes desde entonces.

La brusnika es un arbusto de hoja perenne y sus hojas son tan saludables como sus bayas. La hoja de arándano contiene una gran cantidad de vitamina C y vitaminas del grupo B, además de hierro, fósforo y calcio. Tienen un efecto antiviral y fortalecen el sistema inmunológico Hoy puedes comprar hojas de arándano rojo en cualquier farmacia. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies