¿Quién se atreve a probar el “Ajo del Oso”?

Legion Media
Si usted vive en una región montañosa puede parecer complicado el darse un homenaje gastronómico de vez en cuando. La vida es severa y también lo son las personas, que aprenden a utilizar su entorno al máximo. Incluso hacen platos deliciosos con plantas silvestres, como el “ajo de oso” ¿Tendrá usted valor para degustar esta picante delicia de la región del Cáucaso?

Tenga en cuenta que el ajo de oso está en peligro de extinción en algunas regiones y su recolección podría ser ilegal. Por lo tanto, consulte con el gobierno local antes de calzarse las botas para salir a recogerlo.

Cuando la primavera llega a las zonas montañosas de Rusia, como la región del Cáucaso, las laderas se vuelve verdes con el ajo de oso. Por cierto, tiene muchos nombres exóticos como “puerro salvaje”, o “ajo de madera”.

Si es usted un fanático de los alimentos orgánicos frescos, preste atención especial a las recetas con ajo de oso. El Allium ursinum es una auténtica mina de oro de vitaminas. Al igual que el ajo en sí, aumenta el apetito, además de luchar contra la falta de vitaminas y el escorbuto. Nuestros antepasados ​​incluso lo usaban como protección contra la peste y el cólera, pero hoy se recomienda como remedio para la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, los trastornos de la tiroides y el insomnio. ¡Por cierto, el ajo de oso contiene más vitamina C que cualquier fruta cítrica!

Los brotes del ajo de oso aparecen a finales de febrero o principios de marzo, y la temporada termina a principios de junio, cuando los brotes se vuelven incomestibles.

Los habitantes de la región del Cáucaso han estado familiarizados con este vegetal desde tiempos inmemoriales; sus antepasados ​​lo comían o usaban como remedio natural. Por lo general, solían hervirla envasarla, principalmente los brotes. Los habitantes del lejano oriente, sin embargo, prefieren las hojas con sabor suave.

Y es que el sabor afilado del ajo del oso da un nuevo sabor a los platos familiares tales como las ensaladas vegetales. También se puede agregar aceite y nueces a los brotes, o mezclar con crema agria para poner sobre el pan con mantequilla.

Las recetas con el ajo del oso son generalmente fáciles de hacer, pero ésta es muy fácil. ¡Además es un plato perfecto para compañar con vodka ruso!

Pero tenga cuidado: las personas con enfermedades gastrointestinales o las embarazadas deben evitar comer el ajo de oso.

Ingredientes:

  • 1 kilo de ajo de oso
  • 3 cucharadas de pasta de tomate
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • sal al gusto

Como hacerlo:

  1. Ponga el ajo del oso en agua hirviendo durante 2-3 minutos. Colar el agua a través de un (claro) colador.
  2. Ponga en un tazón profundo, y agregue la pasta del tomate, el aceite de girasol y la sal; luego mezcle.
  3. Lo mejor es acompañarlo con pan fresco.

Lea más:

La cocina neosoviética, nostalgia y modernidad

El plato que alimentaba a la Armada rusa

Ternera para la emperatriz: el plato preferido de Catalina la Grande

¿En qué consiste realmente la cocina rusa?

Un desayuno para construir el comunismo