¿Qué se puede hacer en Moscow City además de negocios?

Moscow, Russia. This composite photo shows the Moscow International Business Center from the Moskva River's Taras Shevchenko Embankment. 	29.05.2017

Moscow, Russia. This composite photo shows the Moscow International Business Center from the Moskva River's Taras Shevchenko Embankment. 29.05.2017

Vladimir Sergeev/RIA Novosti
Todos los días se están haciendo transacciones por valor de miles de millones de rublos en el distrito financiero de la capital, situado en lo alto de los rascacielos que acarician las nubes moscovitas. Pero sorprendentemente, las torres también tienen una gran oferta para turistas.

1. Las mejores vistas a la ciudad

Moscow City. Fuente: Vladímir Serguéiev/RIA NovostiMoscow City. Fuente: Vladímir Serguéiev/RIA Novosti

Aparte de las Colinas Vorobiovi, hay otros lugares en Moscú para disfrutar de las estupendas vistas a la capital rusa. Dos de las torres de Moscow City cuentan con miradores: la Torre Imperia y el complejo OKO. Sin embargo, habrá que pagar por entrada: de 700 a 1.000 rublos (de 12 a 17 dólares) para adultos y de 400 a 500 rublos (entre 7 y o dólares) para niños.

El mirador Smoticity se encuentra en la planta 58 de la Torre Imperia. Se puede llegar hasta allí en menos de un minuto, ya que el ascensor sube a una velocidad de siete metros por segundo. Cuando llegue allí verá todo Moscú como en la palma de su mano. Incluso se puede reservar el mirador para una cita romántica.

Pero no es todo: puede subir aun más alto, a la planta 87. Aquí encontrará una pista de aterrizaje para helicópteros y otro mirador en el rascacielo residencial más alto de Europa, OKO (de 354 metros de altura). Es demasiado alto incluso para algunas aves.

2. Disfrutar de la alta cocina

El restaurante Sixty. Fuente: SixtyEl restaurante Sixty. Fuente: Sixty

Los empleados de las numerosas oficinas no son los únicos que trabajan aquí. También se puede tener una lección culinaria en el club de gastronomía Olivium que se encuentra en la planta 43 de la Torre Imperia, donde cocineros rusos y extranjeros regentan un local. Hay una ventaja: cada taller está acompañado por una degustación de vinos de élite procedentes de todo el mundo. Y aquellos que no quieran cocinar encontrarán un delicioso desayuno o almuerzo de negocios (disponible entre las 10h y las 16h).

En la planta 62 de la Torre Federátsiya se encuentra el restaurante Sixty, famoso no solo por su buena cocina, sino también por sus impresionantes vistas. El menú ofrece platos mediterráneos elaborados por el chef Regis Trigel que ha trabajado en los mejores restaurantes de Francia y Suiza.

3. Un cine exclusivo

Fuente: Cinema Night Moscow CityFuente: Cinema Night Moscow City

En un edificio tan moderno no hay lugar para los cines convencionales. En la planta 29 de la Torre Federátsiya hay un anti-cine. Usted elige lo que quiere ver, sea antiguos clásicos en blanco y negro o las películas modernas de ciencia ficción. En la sala caben entre dos y diez personas y puede reservarla con antelación por un total de ocho horas (desde las 12h de la noche hasta las 8h de la mañana). Té, palomitas y todas las comodidades están garantizadas.

4. Un baño en las nubes

Fuente: complejo deportivo NeboFuente: complejo deportivo Nebo

El fitness club más alto de Europa está situado en Moscow City. Cuenta con una piscina y un spa para que pueda disfrutar afilando su cuerpo en las nubes. El complejo deportivo Nebo (cielo, en ruso) cuenta con algunos de los mejores entrenadores de la ciudad, sin mencionar el sol artificial para los días de lluvia y el frío.

5. Relajarse al estilo high-tech

Una sesión de 40 minutos en la cámara de oxígeno de Sonsalón es tan bueno como ocho horas de sueño. También hay una cápsula con Wi-Fi para aquellos que quieren trabajar y disfrutar de la vida al mismo tiempo.

6. Hacer felices a los niños

Fuente: MasterslavlFuente: Masterslavl

Si va a Moscow City con los niños, puede dejarlos en un espacio creado para ellos. Además, no solo serán entretenidos, sino también educados. El centro para niños Masterslavl está situado entre el metro Vístavochnaia y el puente Bagratión. Es una maqueta de una ciudad rusa que cuenta con una comisaría, sala de vistas, aduana, banco, teatro y galería de arte contemporáneo. Hay cerca de 70 diferentes talleres en Masterslavl, por lo cual a los niños les costará elegir lo que más les guste.

Un ticket permite a un niño de entre 5 y 14 años pasar cuatro horas en Masterslavl.

Un dato interesante: una niña vivió y trabajó en el centro durante seis meses sin ningún problema. Se fue solo una vez para encontrarse con un amigo en la estación de metro. Y su única queja era que no había boutiques para comprar buenos zapatos.