Viaje a Pliós o cómo enamorarse de la provincia rusa

TASS/Natalia Garnelis
Una pequeña ciudad en el Volga ha sido fuente de inspiración para los pintores.

Una anciana con un pañuelo que le cubre la cabeza, arrastra una cabra por la calle adoquinada. “¡Qué hermosa cabra tiene!”, le dice un turista, sacando su cámara. “Sí, se parece mucho a ti”, le responde la anciana y añade: “¡Guarda tu cámara lejos de aquí!”

La abuela sigue caminando cuesta arriba, dejando atrás las casas de madera con vitrinas talladas y el campanario de la colina de iglesia Sobórnaya. En la cima del acantilado, un grupo de varias docenas de personas no puede apartar los ojos del río, que brilla entre los tejados puntiagudos, las cúpulas de iglesias y los abetos antiguos.

Fuente: TASS/Natalia GarnelisFuente: TASS/Natalia Garnelis

Hace 120 años Isaac Levitán pinto este paisaje. Desconocido hasta ese momento, poco después se convirtió en uno de los diez mejores paisajistas de Rusia. Fue él quien dibujó la vista desde el Cerro Sobórnaya en la ciudad de Pliós, una de las imágenes más reconocidas de Rusia. 

Casa con buhardilla

Situada a 395 km de Moscú, Pliós es un pueblo de 2.500 habitantes que cuenta con nueve iglesias, cinco museos, un teatro y un puñado de casas de madera multicolores dispersas entre las colinas y los barrancos. Las estrechas calles de Pliós conducen hasta el Volga, que en este punto también estrecha su curso. Las calles chocan contra el río en un ángulo vertiginoso.

Fuente: TASS/Dmitri FeoktístovFuente: TASS/Dmitri Feoktístov

La mansión más famosa de Pliós es una casa con buhardilla, la antigua finca del comerciante Solodóvnikov. En 1888, Isaac Levitán, de 28 años, se alojó aquí con su amiga, Sofía Kuvshínnikova. Estos moscovitas habían decidido viajar por el Volga en busca de paisajes inspiradores. Cuando en una tarde de verano desde la cubierta del barco vio una colina boscosa rodeada de pequeñas casas dijo convencido “¡Bajémonos!”, sin ni siquiera haber preguntado el nombre de la ciudad.

La habitación que los moscovitas alquilaron a Solodóvnikov se llenaba de cuadros de manera  vertiginosa. Levitán montaba su caballete en las colinas de Pliós todas las mañanas. En otoño del mismo año, cuando se inauguró la exposición de los paisajes de Pliós en Moscú, el pintor se hizo famoso.

Fuente: TASS/Dmitri FeoktístovFuente: TASS/Dmitri Feoktístov

“Si tuviera dinero, compraría la Aldea de Levitán, gris, miserable, desdichada y fea, pero al mismo tiempo inexplicablemente encantadora y bella...”, escribió Antón Chejov en una carta a su hermano.

El éxito de Levitán despertó el interés de otros artistas por Pliós. Poco después, le siguieron otros  residentes respetables de Moscú, San Petersburgo, Nizhni Nóvgorod y Kazán. Escritores, compositores y filántropos compraron casas a comerciantes locales, reconocidos actores empezaron a actuar en los teatros locales. Pliós se convirtió en una especie de la dacha de la élite rusa.

Comodidad provincial

La zona más plana de la ciudad montañosa de Pliós es una franja de 3 km llena de casas de comerciantes de finales del siglo XIX y principios del XX. Hoy en día, estas fincas que llevan el nombre de sus dueños históricos, los comerciantes de la región del Volga (Casa de Novozhílov, Mansión de Moiséiev y Casa de Filósofova), forman parte de la cadena de hoteles Sobórnaya Slobodá, que hace 20 años ha devuelto la vida a esta ciudad.

Fuente: Danil Litvíntsev Fuente: Danil Litvíntsev

Una de las casas de huéspedes cuenta con una brillante mesa que conmemora la estancia del príncipe y la princesa de Kent. Los lugareños recuerdan que la princesa quedó encantada al ver a través de su ventana las cabras mordisqueando crisantemos en una madrugada. 

Pliós es famosa por sus altos precios: una noche en una casa de comerciante renovada puede llegar a costar 1.500 euros. 

Dónde buscar un auténtico paisaje ruso

La antigua casa del comerciante Solodóvnikov situada en el malecón del Volga no se ha convertido en un hotel. La casa donde Levitán pasó tres veranos entre 1888 1890 y donde pintó cerca de 200 obras, que ahora se exhiben en los mejores museos del mundo, es también un museo. Han restaurado sus interiores de finales del siglo XIX y han colocado algunos cuadros de Levitán y sus alumnos.

Fuente: Danil Litvíntsev Fuente: Danil Litvíntsev

El Museo del Arte del Paisaje de Rusia que se encuentra al lado muestra obras de clásicos rusos del género: Savrásov, Bogolyúbov, Zhukovski, Shishkin, Clodt. Es una colección notable para una ciudad provincial con una población igual a la de dos bloques de apartamentos de gran altura en Moscú.

Lea más: