Tesoros de la Unesco en Moscú y alrededores

Fuente: Lori / Legion Media

Fuente: Lori / Legion Media

La capital rusa cuenta con numerosos edificios de incalculable valor histórico. RBTH destaca algunos de los más destacados.

El Kremlin y la Plaza Roja (1990)

Si hay algún lugar Patrimonio de la Humanidad en Rusia que no necesita presentación, es precisamente este. El lugar más famoso de Rusia tiene puertas majestuosas, cúpulas, símbolos ornamentales y un destacado campanario.

El Kremlin ha sido el centro del poder ruso desde el siglo XIII hasta la fundación del San Petersburgo en el siglo XVIII, además de un importante lugar religioso y la residencia real. La mayoría de los edificios se levantaron por un equipo compuesto por arquitectos rusos y extranjeros entre los siglos XIV y XVII. Entre sus cualidades estaba que causaran impresión y así sigue siendo hoy en día. El lugar está lleno de maravillas arquitectónicas, históricas y religiosas, y no es posible visitarlo completamente en un solo día, aunque muchos lo intentan. 

La Catedral de San Basilio domina la Plaza Roja y es quizá el símbolo más reconocible de Rusia, con sus cúpulas de bulbo que, según la intención original, tratan de asemejarse a una hoguera. Cuando Iván el Terrible ordenó su construcción a mediados del siglo XVI para conmemorar las victorias militares sobre Astracán y Kazán era el edificio más alto de Moscú. La Plaza Roja separa los edificios del Kremlin del resto de la ciudad. Es la plaza más importante de la capital y todas las antiguas carreteras parten desde aquí.  

Fuente: shutterstock

La Iglesia de la Anunciación se construyó a finales del siglo XV y estaba pensada como capilla personal de zar. Fue diseñada por un equipo de arquitectos ruso, por lo que se diferencia en estilo y forma de las otras dos principales iglesias del Kremlin, diseñadas por italianos. Tiene fachadas blancas de piedra caliza y nueve cúpulas doradas.

La Catedral de la Dormición, consagrada en 1479, fue el lugar de coronación de los zares desde 1547 a 1896. En este lugar están enterradas destacadas figuras de la Iglesia ortodoxa rusa. La Catedral del Arcángel se completó en 1508 y era el lugar donde se celebraban las victorias militares y donde se enterraba a los zares y príncipes hasta la época de Pedro el Grande, comienzos del siglo XVIII.

Fuente: alamy / legion media

Entre los numerosos lugares históricos, se encuentra el campanario de Iván el Grande, considerado el centro exacto de Moscú, el Gran Palacio del Kremlin, que cuenta con la Iglesia de la Natividad de la Virgen y el Palacio de Terem y el Arsenal.

Complejo arquitectónico de la Trinidad en Sérguiev Posad (1993)

Situado a unos 70 km al noreste de Moscú, Sérguíev Posad entró en la lista de la Unesco por ser un ejemplo de un monasterio antiguo que sigue funcionando.

Fuente: shutterstock

El templo principal, la Catedral de la Asunción, es el lugar de entierro de Borís Godunov. Tras su muerte en 1605 dio comienzo el Periodo Tumultuoso, un periodo de caos a nivel nacional. Para este monasterio pintó Andréi Rubliov su célebre obra La Trinidad, uno de los iconos más famosos de la fe ortodoxa.

Fundado originalmente en 1330, las estructuras actuales del monasterio se construyeron entre los siglos XV y XVIII. Con la inclusión de las fortificaciones a mediados del siglo XVI, pasó a formar parte del sistema regional de defensa de Moscú. 

Iglesia de la Ascensión, Koloménskoe (1994)

Fuente: alamy / legion media

Esta iglesia se construyó en 1532 para conmemorar el nacimiento de un príncipe que acabó siendo conocido como Iván el Terrible. Se situaba en unas propiedades del zar en las inmediaciones de Moscú. Actualmente llama la atención del visitante pero en su época fue revolucionaria: es la primera estructura eclesiástica del "gótico ruso" construida en piedra y tuvo un gran impacto en la arquitectura ortodoxa posterior. La cúpula única representó un punto de inflexión en la forma de construir iglesias hasta ese momento, que eran cinco cúpulas y cuatro pilares. Los muros miden varios metros, pero los altos techos le dan a la catedral una sensación de espacio abierto.

Convento de Novodévichi (2004)

Fuente: alamy / legion media

Construido en un estilo conocido como barroco moscovita en los siglos XVI y XVII en el suroeste de la capital, se trata de otro ejemplo de construcción situada estratégicamente para la defensa de la capital. Fundado en 1520 por el gran duque Vasili III para celebrar la vuelta de Smolensk al dominio ruso, en el interior destacan los frescos ornamentales, considerados los mejores de la ciudad. El conjunto cuenta con numerosas iglesias pero destaca la catedral de Smolensk, construida en el primer cuarto del siglo XVI y de cinco cúpulas. El campanario de 72 metros era el edificio más alto de Moscú en el siglo XVIII.  

El convento aparece en varias novelas de Lev Tolstói y fue importante en la derrota de las tropas napoleónicas durante la guerra de 1812. El general francés trató sin éxito de destruir el convento. Hasta 1917 las dependencias servían como residencia alternativa del zar y las mujeres de la dinastía. Muchas conocidos de la familia real se encuentran en el cementerio. En la actualidad en el cementerio hay figuras notables de la historia rusa: Antón Chéjov, Serguéi Eisenstein, Nikita Jruschov, Mijaíl Bulgákov o Borís Yeltsin, entre otros.

Lea más: Tesoros de la Unesco en Siberia>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.