Austeridad y belleza: los perros de trineo del norte y este de Siberia

Un husky siberiano.

Un husky siberiano.

Fox Grom
Han participado en expediciones, cuentan con monumentos en su memoria y hay islas y bahías con sus nombres. Estos perros son fuertes, peludos y amigos en los que se puede confiar.

Husky siberiano: nacido para correr

Un perro achaparrado, de ojos azules que aúlla en vez de ladrar y con una cola alargada. Es ese el popular husky siberiano, perro original de pastoreo entre las tribus asentadas en el Lejano Oriente de Rusia: los yukaguiros, los kerek, los yupik siberianos y los chukchi. El husky es también una celebridad en Instagram, estrella de los parques de Moscú y un perro de trineo.

Lo que estos huskies quieren hacer es correr, correr y correr.

Los huskies son exclusivamente perros de trineo y no es casualidad que sean la raza más rápida. En 1925 su velocidad impidió que se propagase una epidemia. El noruego Leonhard Seppala, junto con su equipo de huskies, llevaron la vacuna de la difteria al pueblo de Nome, en Alaska, en donde la enfermedad estaba haciendo estragos. Este esfuerzo conjunto entre el hombre y el perro es conocido como la Gran Carrera de la Misericordia, y fue el motivo para un documental de Hollywood titulado Balto's Race to Nome (La carrera de Balto a Nome).

Apuesto a que la nieve no te gusta tanto como a mí. Fuente: Fox GromApuesto a que la nieve no te gusta tanto como a mí. Fuente: Fox Grom

Actualmente los perros de trineo son animales de compañía. La gente los tiene en casa, van a competiciones con sus dueños, a cazar y algunos incluso visitan Siberia. El viajero francés Nicolas Vanier realizó su propia odisea siberiana con un equipo de perros de trineo de diferentes razas, y cubrió la distancia que hay entre Moscú y el lago Baikal.

Husky siberiano: mis ancestros son lobos. ¡Auuuuu! Fuente: ShutterstockHusky siberiano: mis ancestros son lobos. ¡Auuuuu! Fuente: Shutterstock

Samoyedo: un pastor vigilante y un buen guardián

Samoyedo: soy fabuloso y lo sé. Fuente: ShutterstockSamoyedo: soy fabuloso y lo sé. Fuente: Shutterstock

Tiene los labios negros que recuerdan a una sonrisa, una cola enroscada y un tupido manto blanco de pelo así como una dulce personalidad. El samoyedo es una raza de perro que se reconoce fácilmente. Durante miles de años ha hecho compañía a las etnias samodeicas, que hasta principios del siglo XX se llamaban samoyedos. Los descendientes de estas etnias son los nénets, los enet y los nganasan, viven en la penínsulda de Taimyr, en el norte de Rusia.

Los pueblos indígenas del norte de Rusia apenas utilizan samoyedos para el transporte porque estos perros sirven para otras cosas: son fantásticos pastores de renos y cuidan cariñosamente de los niños. Cuando los padres salen a la tundra durante el día, los niños juegan con el perro. Por la noche los samoyedos pueden dormir dentro del chum- la casa tradicional- y ser una cómoda y calentita almohada para los más pequeños.

Vamos a jugar un poco. Fuente: ShutterstockVamos a jugar un poco. Fuente: Shutterstock

En el siglo XIX el zoólogo británico Ernest Kilburn Scott, que pasó tres meses entre las tribus samoyedas llevó tres perros a Inglaterra y fue así como esta raza llegó a Occidente por primera vez.

Actualmente es un perro conocido en todo el mundo. Si quieres tener un samoyedo recuerda que necesitan pasar mucho tiempo con gente porque a lo largo de 3.000 años estos perros de las nieves apenas han cambiado y son los más sociables y los más fáciles de entrenar entre las razas del norte. Jugar con los niños es su auténtica vocación. Si un samoyedo se pasa una semana sin jugar fuera puede caer en una 'depresión'.

Husky de Sajalín: perros correo del norte y una leyenda japonesa

Taro y Jiro de la película 'Antárctica' (1983). Fuente: usatiki.ruTaro y Jiro de la película 'Antárctica' (1983). Fuente: usatiki.ru

Perro de Sajalín, perro trineo Gilyak o Karafuto-Ken, como lo llaman los japoneses, son los nombres de una raza casi extinta y también conocida como husky de Sajalín. Estos antiguos perros trineo sirvieron a a los nivjis, una pequeña tribu situada entre la cuenca del río Amur y la isla de Sajalín. Gracias a sus grandes zarpas son capaces de correr por la nieve sin hundirse.

En la isla de Sajalín era costumbre usar un trineo tirado por estos perros como medio de transporte durante el invierno. Leche, pescado, sacos llenos de cartas o pasajeros eran una carga habitual en los trineos tirados por hasta 30 perros. En los años 30 estos perros robustos y con carácter fueron utilizados por el ejército soviético.

Aunque los oficiales soviéticos pensaron que era demasiado costoso y extravagante para el estado alimentar a estos perros con cecina de salmón, su comida tradicional, por lo que decidieron exterminarlos. La raza estuvo a punto de desaparecer en Sajalín. Para los años 50 solamente habían sobrevivo unos pocos en Japón, donde se convirtieron en una leyenda nacional.

En 1958 científicos japoneses organizaron una expedición a la Antártida y se llevaron varios perros de esta raza con ellos. Debido a una fuerte tormenta de nieve la expedición tuvo que ser evacuada, dejando atrás 15 perros. Los científicos quisieron rescatarlos más tarde, pero las condiciones meteorológicas no lo permitieron.

Los japoneses volvieron un años después para enterrar los cuerpos de los perros y descubrieron que dos de ellos, Taro y Jiro, habían sobrevivido. Se convirtieron en héroes naciones: cuentan con un monumento y se hizo una película sobre ellos, Antártida, de la que se hizo un remake en EE UU con el título Bajo cero.

El laika nénets y el laika yakuto: miembros de expediciones polares

Fuente: Lori/Legion-MediaFuente: Lori/Legion-Media

Durante la primera mitad del siglo XX los perros trineo fueron el principal medio de transporte de los exploradores rusos en el note. Debido a las duras condiciones se hacía especial énfasis en la relación entre los humanos y los perros.

El explorador polar Gueorgui Ushakov y un equipo de 50 perros laika realizaron una expedición que terminó con el descubrimiento de Sevérnaya Zemlyá, una nueva isla que se añadió al mapa del mundo en 1930.

El equipo de Ushakov se dedicaba a cazar osos blancos y focas para alimentar con carne fresca a los perros, tejieron unas boas especiales para sus patas y hacían agujeros en la nieve en los que los perros pasaban la noche. Por su parte, los perros estaban dispuestos a llevar a sus amos a lo largo de miles de kilómetros.

Los laikas son los únicos capaces de sobrevivir dos años en las austeras condiciones de una expedición al Ártico. Había que trabajar cada día en la tundra y sobrevivir en la larga noche polar, algo que solo está al alcance de estos perros con un carácter equilibrado, un temperamento del norte y simples necesidades nutricionales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.