Rusia restablece el sistema de alerta de misiles en Crimea

Alega el aumento de actividad de la OTAN en el Mediterráneo y el Mar Negro.

Alega el aumento de actividad de la OTAN en el Mediterráneo y el Mar Negro.

Kirill Kallinikov / RIA Novosti
El Ministerio de Defensa de Rusia restaurará una estación de radar en Crimea que detecta el lanzamiento de misiles del el Mar Negro y el Mediterráneo, según informa el diario 'Izvestia'. Según los expertos militars consulatos, esta decisión se debe al aumento de la actividad de la OTAN en las fronteras sur y oeste de Rusia.

La estación de radar para el sistema de alerta de misiles en Crimea será capaz de identificar el lanzamiento de misiles balísticos, de crucero y supersónicos desde el Mar Negro y el Mediterráneo. El nuevo elemento del sistema aumentará la capacidad de defensa en las áreas del sur y sudeste.

"En los últimos años la OTAN ha aumentado la actividad de sus barcos en el Mediterráneo y en el Mar Negro y ha desplegado nuevas unidades marítimas en la base de Rota en España. Esta base no solo cuenta con sistemas antimisiles sino que también tiene misiles de crucero que se pueden utilizar contra Rusia. Moscú debe reaccionar ante esta situación", explicó Víktor Murajovski, editor de la revista Arsenal de la Patria.

Según explica, en 2013 Rusia vio el lanzamiento de misiles de medio y largo alcance por parte de Israel como una prueba del sistema de defensa aérea del país. "Desde un punto de vista militar técnico, está claro que es fácil de colocar una cabeza de misil en estos objetos y hacer que se convierta en un arma de verdad".

Este experto cree que la mayor preocupación de Moscú se debe al despliegue de un sistema antimisiles de EE UU en Rumanía. "La nueva base cuenta con un sistema Aegis con un buque MK-41 con sistemas capaces de ser utilizados para el lanzamiento de misiles. Moscú es incapaz de determinar con qué están equipados los MK-41: si tienen sistema de defensa antiaérea SM-3 o si hay misiles Tomahawk". 

Proyectos relacionados con el nuevo sistema de alerta

Según un experto de la industria rusa de defensa, actualmente el gobierno está considerando el futuro sistema de alarma de misiles.

"Ahora la cuestión es si se destruye todo y se comienza de cero o si se transfiere parte de sistema situado cerca de Irkutsk (a 5.200 km al este de Moscú) y se reconstruye la estación", explica el experto.

En el primer caso, la distancia de detección del objetivo es de 6.000 km y en el segundo de 2.500 km. "El equipamiento del sistema situado en Irkustk ha envejecido pero es capaz de cumplir con el objetivo, esto es, seguir el rastro de los misiles lanzados desde el Mar Negro y el Mediterráneo. Ambas posibilidades son aceptables".

También señaló que en estos momentos hay negociaciones entre el productor y el Ministerio de Defensa y que posteriormente el gobierno anunciará oficialmente el lanzamiento del proyecto. Se estima que el coste de la nueva estación será entre 1.500 y 2.000 millones de rublos (entre 23 y 31 millones de dólares).

"Las nuevas estaciones del sistema de alerta son fácilmente modificables. Se puede ampliar el ámbito de la antena y dirigirla hacia áreas en las cuales, según el gobierno, puede haber una amenaza para la seguridad", añadió.

Sistemas de alerta similares en Rusia

Desde el año 2000 Rusia está modernizando su sistema de alerta de misiles. Moscú tiene que remplazar las antiguas estaciones soviéticas para garantizar la seguridad en sus fronteras así como sustituir las que ha perdido en el Báltico, Ucrania y Bielorrusia tras la caída de la URSS.

En 2008 se desplegó un nuevo sistema de alarma en Lejtusi, cerca de San Petersburgo. Es del tipo Vorónezh, capaz de detectar todos los objetos aéreos desde las costas de Marruevos en Spitsbergen, isla en el océano Ártico.

En 2009 se puso en marcha la segunda estación en Armavir, en el territorio de Krasnodarsk, 1.400 km al sur de Moscú. Se ocupa de un área que va desde el norte de África hasta India.

También se han colocados equivalentes al sistema de alerta en la región de Kaliningrado y en Pionersk (1.300 km al oeste de Moscú) y cerca de Irkutsk, en Siberia. El primero hace un seguimiento en las áreas occidentales y el segundo opera desde China hasta la costa Oeste de EE UU.

El Ministerio de Defensa tiene planes para construir otras estaciones en el territorio de Krasnoyarsk (4.200 km al este de Moscú), en el territorio de Altái (3.900 km al este de Moscú), en Orsk (1.700 km al este de Moscú) y cerca de Vorkut (1.900 km al noreste de Moscú).

Lea más:

El despliegue de bombarderos en Crimea, respuesta al escudo antimisiles

Los recientes acontecimientos podrían desembocar en el comienzo de una nueva carrera armamentística

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.