Armavir: el radar ruso que vigila Oriente Próximo

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

Los expertos militares rusos consideran un éxito que el lanzamiento de los dos misiles balísticos junto a la costa siria fuera inmediatamente detectado por los radares de Armavir. Están convencidos de que, ahora mismo, tan solo Rusia puede seguir este tipo de ataques con misiles en esta región.

El sistema ruso de prevención de ataques de misiles (SPRN) detectó el pasado 3 de septiembre el inicio de un ataque balístico en la cuenca del mar Mediterráneo. El lanzamiento de los dos misiles que cayeron al mar fue detectado por los radares situados en Armavirciudad del sureste de Rusia cercada al mar Negro.

Como se explicó posteriormente, el ataque resultó ser unas pruebas balísticas conjuntas de Israel y Estados Unidos. En un principio el Ejército israelí afirmó que no tenían datos sobre ningún lanzamiento. Sin embargo, horas después el Ministerio de Defensa de Israel reconoció que se había realizado un lanzamiento dentro del marco de las pruebas para la mejora de los misiles "Yakor", durante las cuales se realizó también una "comprobación del funcionamiento de los elementos del sistema de defensa antiaérea Jets-2".

En las pruebas participaron tropas estadounidenses, información que fue confirmada por el Pentágono. El representante de la oficina militar estadounidense, Jorge Little, recalcó que las pruebas habían sido "planificadas anteriormente" y que se llevaron a cabo "con el apoyo tecnológico del Ministerio de Defensa de los EE UU".

El sistema ruso de prevención de ataques de misiles (SPRN) está compuesto de dos elementos: estaciones de radiolocalización terrestres (RLS) y grupos de radares orbitales, que permiten una detección temprana de amenazas balísticas.

Los expertos militares rusos consideran que con este lanzamiento Israel y EE UU querían comprobar la preparación de las defensas antiaéreas sirias y la reacción de los países que colaboran con Siria.

"Creo que, por un lado, se trataba de una medida previamente planificada hasta cierto punto, pero por otro lado se eligió el momento aprovechando la situación. Es completamente probable que se lograran dos objetivos: presionar psicológicamente a Damasco, lo que apenas tuvo éxito, y comprobar el estado de las defensas antiaéreas sirias", declaró el presidente del Fondo de Investigación de Problemas Democráticos, Maxím Grigoriev.

"Las declaraciones de los militares a menudo se contradicen", añadió el experto, comentando el comunicado del representante del Pentágono, en el que se afirmaba que las prácticas no tenían ninguna relación con el posible ataque estadounidense sobre Siria.

Localiazación de los radares de Rusia

  • Armavir (Krai de Krasnodarsk) - "Vorónezh-DM"
  • Pionerski (Oblast de Kaliningrado) - "Vorónezh-DM"
  • Aldea de Lejtus (Oblast de Leningrado) "Vorónezh-M"
  • Región de la ciudad de Usol-Sibirski (Oblast de Irkutsk) - "Vorónezh-M"
  • Pechora (Komi) -"Darial"

El único radar en funcionamiento que se encuentra bajo control ruso fuera de sus fronteras es el "Volga" en la población bielorrusa de Ozerche en las afueras de Minsk. 

Por su parte, Vadím Kaziulin director del proyecto de armamento convencional y el Tratado internacional sobre el comercio de armas convencionales PIR-Center, declaró que los países de la OTAN no pueden no detectar el lanzamiento de misiles en la región del mar Mediterráneo. "La tierra está bastante bien controlada, los especialistas dicen que, si se quisiera, se podría incluso controlar los disparos de armas de fuego, por no hablar del lanzamiento de misiles", considera este experto.

"En Chipre está desplegado el sistema de vigilancia radioelectrónica Echelon para la región, entendiendo esta en el sentido más amplio de la palabra: una zona de cobertura que llega hasta los Urales, está claro que no son radares aunque es evidente que toda esta tecnología funciona de manera conjunta", señala Kaziulin.

Su colega del PIR-Center, el teniente general en la reserva y antiguo alto funcionario del Ministerio de Defensa, Evgueni Buzhinski, no descarta que en la región puedan encontrarse dos barcos de guerra estadounidenses equipados con sistemas AEGIS, capaces de detectar misiles en vuelo. Sin embargo Buzhinski está convencido de que nadie, excepto Rusia puede detectar con garantías un lanzamiento de este tipo en el Mediterráneo Oriental. "Tan solo Rusia y Estados Unidos disponen de este sistema de prevención y los estadounidenses en este caso no tienen ninguna necesidad de detectar un lanzamiento", comentó Buzhinski.

La estación de radiolocalización de Armavir que detectó el lanzamiento de misiles balísticos funcionó, en opinión de los expertos, de forma reglamentaria, ya que la zona de seguimiento cubre hasta 6.000 kilómetros, es decir todo el mar Negro y Mediterráneo.

Al mismo tiempo, el Centro de mando Central del Estado Mayor y el Centro de control de defensa aeroespacial, se pusieron en estado de alerta militar alto después del lanzamiento de los misiles en el mar Mediterráneo. Así lo comunicó el viceministro de defensa, Anatoli Antonov que también hizo un llamamiento a los responsables del lanzamiento para que fueran más responsables con la seguridad de la región y "no jugaran con fuego", señalando en concreto que uno de los países que participaba en los lanzamientos es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.