Por qué se piratea tanto contenido en Rusia

Black Sails

Black Sails

Kinopoisk.ru
La guerra entre los legisladores y los piratas se asemeja a la del gato y ratón. Las duras leyes que restringen y bloquean el acceso se eluden rápidamente gracias al desarrollo técnico.

“Tratamos de luchar contra la piratería en internet, pero desgraciadamente la piratería ganó”, escribió el escritor Andréi Strugatski en su página de Facebook, añadiendo que es “completamente imposible” derrotar a esta gran cantidad de contenido ilegal.

Dos de cada tres rusos creen que ver y descargarse contenido pirateado es legal, según una encuesta de Irdeto, compañía de software. Más de la mitad reconocía un uso activo de contenido pirateado. 

La mayoría de los rusos recurda cuando se podía encontrar casi cualquier película en la red social VK.com y se podían descargar libros de cualquier bibliteca onilne.

Actualmente VK cobra a los amantes de la música, borra los estrenos y algunos servicios de video en streaming tienen buenos resultados comerciales. Uno de los más populares es Amediateka, que recientemente ha anunciado un aumento de los beneficios del 112%, hasta los 10,6 millones de dólares. A pesar de todo ellos, todavía es fácil descargarse ilegalmente películas y canciones.

Con la aparición de una ley antipiratería en 2013, se dio un paso importante en la lucha contra la piratería en internet. Las autoridades pueden bloquear portales a petición del propietario del copyright. En el primer borrados la ley se centraba exclusivamente en la distribución de video y no estipulaba castigos para los que se descargasen el contenido. Sin embargo esta medida legal provocó numerosas protestas y comenzaron a llamarla “la ley anti-internet”.

Internet libre

Roskomsvoboda (que viene a significar libertad de comunicación rusa, es un juego de palabras con Roskomnadzor, el supervisor de comunicaciones estatal) y el Partido Pirata representaban los intereses de los usuarios indignados. 

Junto con la Asociación de Usuarios de Internet presentaron una petición que criticaba la ley y pedían su revocación. Argumentaban que está escrita de manera ambigua, y que por eso puede perjudicar a contenido legal, y que restringe la libre distribución de información. 

"Nos oponemos a que alguien, con la ayuda de la máquina represeiva del estado, cierre sitios web en los que la gente ha trabajado durante años, seleccionando y traduciendo películas, muy a menudo mejor de lo que hacen las empresas que tienen el copyright”, declara Pável Rassudov, dirigente del Partido Pirata de Rusia. 

Añade que la ley protege los intereses de los propietarios del copyright pero no a los autores de las obras. Para los autores la distribución del contenido supone una publicidad adicional, ya que la mayoría de sus ingresos provienen de actuaciones en directo, afirman en el Partido Pirata. 

Rassudov explicó que los usuarios no están dispuestos a pagar porque los dueños del copyright a menudo piden “sumas poco realistas por las copias digitales”.

Por su parte, tras la presentación de la petición para revisar la ley, que obtuvo 100.000 firmas, el gobierno prometió que consideraría las quejas. Sin embargo, la ley no fue revocada sino extendida. En mayo de 2015 se extendió hasta incluir música, texto y software, esto es, cualquier contenido excepto el fotográfico. Además, permitió el bloqueo de sitios web de manera indefinida si se producen repetidas violaciones.

Según una decisión de los tribunales de enero de 2016, el popular buscador de torrents RuTracker fue “bloqueado para siempre”. Sin embargo, el sitio web no desapareció y consiguió mantener una cantidad de fieles seguidores gracias a instrucciones para sobreponerse al bloqueo legal. 

Caza de fantasmas

Los métodos que describen detalladamente cómo acceder a sitios bloqueados se difunden rápidamente por la Red. Hay algunos que se pueden abrir a través de servidores proxy, aplicaciones especiales en smartphone o avisos sobre cómo cambiar los ajustes del servidor. Los dueños también comenzaron a crear “espejos”, copias de las páginas con nuevas direcciones. 

Roskomnadzor trató de bloquear estos “espejos”, multando a aquellos que “promovían maneras de eludir los sitios piratas bloqueados” y obligó a los buscadores a retirar esos links y las copias de los resultados.

El Ministerio de Cultura declara que las medidas contra la piratería han sido eficaces, señalando que el volumen a decrecido y han aumentado las ventas de contenido legal. Sin embargo, no ofrece estadísticas concretas de estas declaraciones. 

Un portavoz del ministerio declara que todavía hay muchas cuestiones sin resolver, como el uso masivo de contenidos ilegales en las redes sociales, la falta de responsabilidad de los buscadores por el uso ilegal de propiedad intelectual o el bloqueo de sitios web en los que no es posible identificar a los propietarios. Añade que se creará una nueva ley que abordará estos problemas.