Bolivia y Moscú desarrollan la cooperación nuclear

El ministro de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, y el director general de Rosatom, Serguéi Kirienko, tras la firma del acuerdo.

El ministro de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, y el director general de Rosatom, Serguéi Kirienko, tras la firma del acuerdo.

Rosatom
El 8 de octubre, durante su visita a Moscú, el Ministro de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, firmó un memorándum de entendimiento sobre energía nuclear, con la Corporación estatal rusa para la energía atómica Rosatom.

El acuerdo se basa en la cooperación bilateral, para la utilización de radioisótopos y tecnología radiológica en la industria, medicina y agricultura, entre otros. Este convenio también incluye otros aspectos relacionados, como la capacitación de funcionarios y la asistencia en el diseño de infraestructuras para la dirección y regulación del programa nuclear boliviano.

El uso de la tecnología nuclear es muy variado: desinfección de aguas residuales y desechos; síntesis y modificación de las propiedades en numerosos materiales; búsqueda de recursos hidráulicos; diagnóstico sobre la erosión de suelos; aumento de la germinación en semillas; creación de nuevas variedades de plantas; tratamiento médico de diversas enfermedades; regulación de la población de insectos; alarmas de congelación en los aviones y la automatización de procesos industriales.

En Rusia actualmente operan numerosos centros científicos donde se utilizan materiales radiológicos, fuentes de radiación ionizante y reactores de investigación. En el futuro, todas estas posibilidades serán una realidad en el país andino, gracias al convenio establecido con la compañía rusa. “Rosatom estaría habilitado para construir en Bolivia, un centro científico y tecnológico nuclear, integrando al país con el selecto grupo de naciones que están dotadas con alta tecnología”, opina el experto en energía atómica Alexander Uvárov.

Las tecnologías de baja radiación son unas de las más efectivas en la lucha contra las enfermedades oncológicas. La aplicación de métodos para el diagnóstico radiográfico y radionúclido, permiten detectar de manera temprana a dichas enfermedades, cuando todavía son relativamente fáciles de tratar.

En la actualidad, la terapia radiológica junto con la intervención quirúrgica y los preparados quimioterapéuticos, representan uno de los principales tratamientos para enfermos con tumores malignos. Hasta dos tercios del total de enfermos oncológicos tolera la terapia radiológica, la cual también es aplicable a la curación de enfermedades no tumorales.

A principios de octubre en Obninsk, en las afueras de Moscú, se llevó a cabo una operación para tratar un cáncer de próstata con la ayuda de microfuentes con el isótopo de yodo-125, elaboradas en el Instituto de Fisicoenergética. “Dicha enfermedad es la segunda más extendida de las enfermedades oncológicas masculinas en todo el mundo, y así como en Europa, una operación de este tipo sería muy costosa. En Rusia, el coste es casi cuatro veces menor gracias al trabajo realizado por los científicos rusos”, señala Alexánder Uvárov.

Otro ámbito importante de aplicación de la tecnología nuclear es la desalinización del agua. Los científicos de Rosatom, han creado un complejo de desalinización integrado a las centrales nucleares, que permitirá extraer hasta 170.000 metros cúbicos de agua potable al día, usando solamente un bloque energético nuclear.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies