Rusia envía al espacio un nuevo módulo de la EEI, uno de sus proyectos más antiguos

Centro espacial "Yuzhny"/Roskosmos
Estaba previsto lanzar el módulo espacial Nauka hace 14 años, pero tuvo un destino difícil. Su lanzamiento es, sin exagerar, un acontecimiento histórico. Te contamos por qué es tan importante y por qué es necesario si se quiere desechar la ISS.

Nauka: una nave espacial más grande que Crew Dragon que se unirá a la Estación Espacial Internacional.

Nauka es el primer módulo ruso en la EEI en 11 años, y también el primer laboratorio científico propio del país en el espacio. El módulo es en realidad una gran nave espacial que, una vez en órbita, puede volar a la EEI y acoplarse a la estación orbital por sí sola, algo que ningún otro módulo estadounidense o europeo es capaz de hacer. Los módulos de la NASA, por ejemplo, no pueden volar por sí solos y no son más que carcasas con relleno. Se ponen en órbita en los compartimentos de carga de los transbordadores y se acoplan con la ayuda de un manipulador.

Nauka pesa más de 21 toneladas, lo que lo convierte en el módulo ruso más pesado. Tiene 13 metros de longitud y 4,2 metros de diámetro. Se lanzó el 21 de julio desde el cosmódromo de Baikonur y está previsto que se acople a la EEI hoy, tras ocho días de vuelo, el 29 de julio.

Experimentos científicos sobre el cultivo de embriones

Nauka se creó como un módulo dedicado a los experimentos científicos (como su nombre indica, ya que Nauka significa “ciencia” en ruso). El segmento ruso de la EEI incluye actualmente dos módulos grandes -Zarya y Zvezdá- y tres módulos pequeños, que también se utilizan como atracaderos para las naves espaciales.

“Zarya se utiliza sobre todo como almacén. Zvezdá, el módulo principal del segmento ruso, alberga dos cabinas, soporte vital y sistemas de control. Allí no hay espacio para estanterías científicas: los equipos tienen que colocarse “en el pasillo” para su uso, y luego se guardan en un almacén. 

Hay espacio más que suficiente en el Nauka. Cuenta con 14 puestos de trabajo para la tripulación en el interior del módulo y 16 en el exterior, mientras que hay un laboratorio separado para experimentos científicos. Por ejemplo, hay una centrifugadora que permitirá crear artificialmente la fuerza de la gravedad y estudiar su impacto en el desarrollo de los embriones.

Otra innovación significativa es el brazo europeo ERA situado en el exterior del módulo: se trata de un “brazo espacial” controlado, que permitirá viajar con menos frecuencia al espacio para realizar reparaciones y trabajos técnicos y científicos en la EEI. En otros módulos científicos, los sensores e instrumentos para los experimentos tienen que ser instalados por los astronautas que salen al exterior.

En general, Nauka es bastante innovador, tanto para el segmento ruso en su conjunto como en el contexto de los otros tres módulos científicos de la EEI: el estadounidense Destiny, el europeo Columbus y el japonés Kibo. Pero hay matices. Los accesorios científicos, por ejemplo, solo son compatibles con equipos científicos diseñados específicamente para ellos. En los demás módulos de laboratorio, en su mayor parte, todo está unificado. 

La dramática historia de Nauka

Nauka ha sido uno de los proyectos más problemáticos del segmento ruso de la estación, un verdadero proyecto de construcción de larga duración. Rusia comenzó a trabajar en él a principios de la década de 2000, y no desde cero: se decidió convertir en un módulo científico la versión de reserva del módulo Zarya (fue el primer módulo lanzado al espacio, pero a pesar de pertenecer al segmento ruso de la EEI, fue financiado y es propiedad de la NASA).

El doble de Zarya estaba completado en un 80% cuando se decidió convertirlo en un laboratorio espacial, y el lanzamiento estaba previsto para 2007. Desde entonces, sin embargo, el ambicioso proyecto se ha pospuesto repetidamente por problemas técnicos y financieros.

El principal dolor de cabeza surgió en 2013, cuando las pruebas del módulo revelaron finas virutas de metal -partículas de un centenar de micras- en sus tubos de combustible. Se trataba de un defecto de fabricación. Posteriormente se encontraron las mismas virutas en los depósitos de combustible. No había manera de deshacerse de ellas. “El lavado se llevó a cabo con mucha prisa. Trabajábamos los siete días de la semana, en dos turnos, con constantes encargos e intentos de lavado, pruebas todo el tiempo. El protocolo indica que la vasija estaba limpia, pero al cabo de un tiempo volvía a estar contaminada”, explicaron fuentes del Centro Jrunichev, donde se creó el módulo.

Las virutas podrían haber dejado a Nauka en tierra para siempre. El hecho es que las partículas extrañas en los depósitos y tuberías podrían, en teoría, entrar en los motores y atascarlos. El módulo podría simplemente quedarse atascado en una órbita de apoyo y luego arder en la atmósfera. La sustitución de los tanques estaba descartada: su fabricante, la fábrica Serp i Molot, ya había cesado su actividad y había sido demolida. No había más plantas en Rusia que fabricaran un producto similar con los parámetros requeridos. Por cierto, los tanques de repuesto de Nauka también se contaminaron con las malogradas virutas.

Como resultado, tras numerosos intentos de lavar los tanques, la comisión permitió que siguieran funcionando, pero con la condición de que solo se utilizaran una vez, para la inserción orbital y el acoplamiento, y que no se integraran en el complejo sistema de combustible de toda la EEI (de lo contrario, se pondría en peligro la seguridad de toda la estación también).

La ciencia prolongará la vida de la EEI, pero no por mucho tiempo.

La EEI expira en 2024 y los países participantes se preguntan qué hacer con ella. En 2020, Vladímir Soloviov, director general adjunto de RSC Energia, una de las principales corporaciones de diseño, dijo: “Ya hay una serie de elementos que están gravemente afectados por los daños y van a quedar fuera de servicio. Muchos de ellos no pueden ser sustituidos. Después de 2025, predecimos una ruptura similar a una avalancha de muchos elementos”.

Otros países siguen considerando opciones que van desde que caiga en el océano hasta una estación central entre la Tierra y la Luna. Rusia, por su parte, es partidaria de prolongar la vida de la EEI hasta 2028 o 2030, tras lo cual tiene previsto retirarse del proyecto de la EEI y crear su propia estación espacial (ROSS). El acoplamiento de Nauka podría prolongar la vida del segmento ruso unos años más.

Sin embargo, después de eso, Nauka no se trasladará a la ROSS. “No, (Nauka) ya está tan conectada en la Tierra con la inteligencia de la EEI que simplemente no puede adaptarse a la nueva estación”, dijo Solovyov en abril de 2021.

LEE MÁS: 10 cosas que no sabías de la famosa estación Mir

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies