Los submarinos rusos, grave problema para la OTAN, según medio de EE UU

Global Look Press
Gracias al desarrollo activo de la tecnología y a la botadura de buques modernos, la flota submarina rusa está recuperando las posiciones que perdió tras el colapso de la Unión Soviética, y supone una verdadera amenaza para los militares de la OTAN.

El medio ruso Rossískaia Gazeta informa de que The Diplomat, que preparó un material de revisión sobre este tema que abarca un período de varias décadas.

Según el autor, en 1991 había más de 200 submarinos soviéticos en servicio, incluidos unos 60 submarinos de misiles balísticos de propulsión nuclear. Diez años después seguían activos 64 submarinos, pero el deterioro de la flota se detuvo a principios de la década de 2000. Contribuyeron a ello la mejora de la situación económica del país y el crecimiento gradual del presupuesto de defensa.

Las mejoras pueden verse claramente en los submarinos del Proyecto 955 Boréi. Si se tardó 16 años en construir y poner en servicio el sumergible Yuri Dolgoruki, el cuarto “miembro” de esta clase, el Príncipe Vladimir, se entregó en seis años. En estos momentos hay otros cuatro submarinos de este tipo en diversas etapas de preparación. Por otra parte, el autor señala que los submarinos de esta clase están equipados con los más modernos misiles balísticos Bulavá. Además, en los últimos siete años se han puesto en servicio ocho submarinos diesel-eléctricos del proyecto 636.3 Varshavianka (codificación de la OTAN Kilo mejorado).

Por otro lado, los submarinos nucleares polivalentes de cuarta generación del proyecto 885 Yasen han demostrado un importante avance en lo que respecta a la tecnología de sigilo e integración de subsistemas y armas. Según la Marina estadounidense, el buque principal de esta clase, el Severodvinsk, es el submarino de ataque ruso más preparado para el combate jamás construido. Al mismo tiempo, está desarrollando un submarino de quinta generación, además de poner en servicio el sistema Poseidón.

Según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, la novedad más importante es la introducción del misil de ataque de largo alcance Kalibr en los submarinos rusos, que aumentan significativamente su poder de ataque, y será aún mayor tras la adopción del misil hipersónico antibuque Tsirkon.

LEE MÁS: Estos son los cuatro submarinos más potentes de Rusia

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies