¿Por qué el AK-107 no se convirtió en un arma del ejército ruso?

Vitaly V. Kuzmin/vitalykuzmin.net
Podría haber reemplazado al AK-12, utilizado por la tropas. Actualmente está llenándose de polvo en los anaqueles del Consorcio de armas más famoso del mundo.

Kaláshnikov presentó el rifle ultra-preciso AK-107 a principios de la década de 2010. Debería haberse convertido en el arma principal del exoesqueleto 'Ratnik' de las Fuerzas Armadas Rusas. Sin embargo, a pesar de todas sus ventajas, el rifle no ganó la licitación del ejército. ¿Qué ocurrió?

Las principales características del AK-107

La característica principal de la ametralladora AK-107 es su capacidad automática. Permite el montaje de no uno, sino dos pistones de gas, que se mueven en direcciones opuestas. De esta manera, el segundo pistón compensa el pulso del primero que actúa sobre el obturador. Gracias a esto se reduce ligeramente el retroceso.

“Esta característica ha aumentado la precisión en un 20%, en comparación con el AK-74M, que era el arma de servicio en ese momento. El 20% es significativo, ya que permite a un usuario entrenado disparar con mayor precisión desde una posición inestable”, señala a Russia Beyond Vadim Koziulin, profesor de la Academia de Ciencias Militares.

Según él, esta arma automática aumenta las especificaciones tácticas y técnicas generales del nuevo Kalashnikov durante el fuego de ráfaga a todas las distancias, en comparación con los modelos tradicionales de los últimos años.

La construcción permite un sistema de dos muelles - uno en el lugar habitual entre la pared trasera de la cámara y el portapernos y el otro entre el portapernos y el equilibrador. El último de los dos se comprime cuando el portador se abre.

“Esta solución técnica nos permitió resolver el problema tradicional del AK: la precisión; algo por lo que han criticado a Kaláshnikov durante décadas. Por eso se decía que el M-4 era superior”, dice el experto.

El AK-107 tiene un nuevo modo de ráfaga de tres disparos (el AK-12 optó más tarde por ráfagas de dos disparos).

La ametralladora también tiene rieles Picatinny, que permiten a los soldados regulares montar miras telescópicas. Además, la parte trasera del portaperno tiene una mira dióptrica ajustable, que tomó el relevo del modelo tradicional AK.

El principal inconveniente del AK-107

“Todas las armas rusas pasan un riguroso test de durabilidad. Es un procedimiento que se usa desde los años 50. Hay una serie de pruebas: disparar en condiciones polvorientas, en heladas bajo cero, bajo la lluvia. También se hacen descargas accidentales cuando el arma se sobrecalienta y otras pruebas. Los mecanismos del nuevo AK-107 resultaron ser demasiado sensibles y no pudieron pasar las pruebas militares. Para el ejército ruso, el marcador clave de la calidad es la fiabilidad y la capacidad de funcionar en cualquier condición”, añadió Koziulin.

Los diseñadores tuvieron que arreglárselas sin una serie de ventajas técnicas, lo que provocó la pérdida de fiabilidad del arma en situaciones de batalla complejas. “Kaláshnikov optó por no utilizar sus conocimientos técnicos en el caso de la automatización más simple del AK-12, que, a pesar de ello cuenta con una serie de mejoras de la ergonomía, lo que aumenta eficacia en el campo de batalla.

LEE MÁS: Pueden leer más sobre el nuevo AK-12 aquí

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies