Estos son los lanzagranadas que utilizan las fuerzas especiales rusas en Siria

Ruslán Krivobok/Sputnik
Estos lanzadores de seis cañones, capaces de disparar cargas termobáricas, pueden hacer salir a los terroristas de los búnkeres más seguros.

A mediados de octubre, en la feria de armas Interpolitex de Moscú, los ingenieros rusos presentaron una serie de lanzagranadas utilizados por las unidades de las fuerzas especiales “urbanas” y “de primera línea”.

“Este arma, designada 6G30 y GM94, ya está en servicio en las Fuerzas Aéreas, el FSB y la Guardia Nacional. Ya se está produciendo en serie y está diseñado para lanzar ataques con fuego concentrado contra el enemigo”, declaró Nikolái Komarov, jefe de la actividad económica exterior de la oficina de diseño Téjnika, a Russia Beyond.

Los lanzagranadas de Téjnika, dice, pueden verse a menudo brillando al fondo en reportajes de televisión sobre las operaciones antiterroristas en Siria y el Cáucaso.

Primeras impresiones

De cerca, en el lanzagranadas no hay mucho que ver: metal duro, componentes baratos, sin personalización ni ergonomía: lo opuesto de lo que se suele considerar necesario en el mercado de armas de fuego del siglo XXI.

Sin embargo, en palabras de los fabricantes, esta falta de belleza estética no impide que el arma funcione como un reloj las 24 horas del día y los 7 días de la semana, sin fallos de encendido. Y en comparación con sus competidores, es un arma ligera y compacta adecuada tanto para fines ofensivos como defensivos.

“Hasta ahora se han desarrollado trece tipos de municiones para ella. Algunas están diseñadas para causar ‘daños letales’, mientras que otras son óptimas para disolver  disturbios callejeros”, añadió Komarov.

Entre las más “utilizadas” en Siria se encuentran las municiones termobáricas y frangibles, diseñadas para expulsar a los terroristas atrincherados en los blocados de primera línea. Con estas, las fuerzas especiales pueden “hacer llover fuego” a una distancia de medio kilómetro. Desde esta distancia son vulnerables sólo a francotiradores. Pero como los proyectiles se lanzan con una trayectoria curva desde una posición protegida, los francotiradores representan una pequeña amenaza para los usuarios del arma.

“Para las unidades urbanas, creamos una versión civil del lanzagranadas con humo, explosivos ligeros y ruidosos y municiones con punta de goma para dispersar turbas en las calles de la ciudad”, dijo Komarov.

Téjnika está desarrollando actualmente modificaciones bautizadas como 6G30 y GM94. Los futuros modelos se están probando actualmente en la propia empresa y en centros de pruebas militares. Están marcados como “alto secreto” y, por lo tanto, no se han dado a conocer a la prensa detalles específicos de las nuevas armas.

Pincha aquí para leer sobre el lanzagranadas DP-64 capaz de hundir objetivos submarinos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies