¿Qué sabemos del futurista Ka-90, el helicóptero ruso ‘transformer’?

Vitali V. Kuzmín
Un nuevo revolucionario tipo de aeronave, puede plegar sus aspas en vuelo para convertirse en un avión a reacción.

El desarrollo del primer helicóptero a reacción del mundo, el Kámov Ka-90 (también conocido como Ka-100) comenzó en Rusia a principios de la década de 2000. Su rotor tendrá un diámetro de ocho metros. Con un peso (junto con el combustible) de 7,5 toneladas, podrá transportar cuatro toneladas de carga a bordo, o 24 pasajeros y dos miembros de la tripulación. Se supone que que el nuevo helicóptero sustituirá en el futuro al helicóptero Mi-8.

El Ka-90 despega como un helicóptero normal. Cuando el vehículo gana la altura requerida, las palas del rotor forman un ala en forma de flecha, y el helicóptero comienza a volar como un avión. De esta forma, el aparato acelera a 400 km/h. Después, las palas se pliegan completamente hacia atrás y el avión acelera a 800 km/h. Al aterrizar, todas las acciones se realizan en orden inverso.

El superrápido Ka-90 asegurará una entrega mucho más eficiente de carga o personal militar en comparación con el Mi-8 que tiene una velocidad máxima de 250 km/h. La unidad de potencia de esta aeronave se puede utilizar en dos variantes: el motor de turbina de gas para el rotor y la unidad turborreactor para vuelo horizontal, o una unidad turborreactor de doble circuito, que hará girar el rotor a través de la caja de cambios durante el despegue.

La primera opción sería mucho más pesada, y también ocupa más espacio, por lo que es muy probable que los ingenieros opten por la segunda configuración.

La maqueta del helicóptero Ka-90 se mostró por primera vez en 2008 en la feria HeliRussia en la región de Moscú. La producción de este nuevo tipo de aeronave comenzará en los próximos años.

Pincha aquí para leer los tres mejores helicópteros de la factoría Kamov.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies