Kaláshnikov presenta sus nuevos drones suicidas

kalashnikov.media
El nuevo sistema se llama Lancet y puede transportar hasta 12 kg de explosivos. Ya ha sido probado en acción.

El Consorcio Kaláshnikov presentó el pasado 24 de junio su nuevo sistema de vehículos aéreos no tripulados ZALA Lancet, una plataforma de aviones no tripulados suicidas con bombas a bordo.

Características del arma

Según la empresa, este sistema ya ha sido probado. 

ZALA Lancet es un arma multiusos inteligente, capaz de encontrar y golpear un objetivo de forma autónoma. El sistema de armas cuenta con un componente de ataque de precisión, módulos de reconocimiento, navegación y comunicaciones. Realiza su propio reconocimiento del territorio y no requiere ninguna infraestructura terrestre o marítima.

Está equipado con varios sistemas de orientación: sistemas de coordinación y optoelectrónicos. Además, este dron transmite vídeo, que se utiliza para confirmar el éxito del golpe. El detonador del componente de ataque tiene un sistema de acción precontacto, que el proyectil puede explotar metros antes de alcanzar un objetivo, con lo que se amplía el área dañada. El alcance operativo del UAV es de 40 km. El peso máximo al despegue es de 12 kg.

Según los ingenieros de la compañía, esta arma relativamente barata puede ser utilizada contra tanques y vehículos blindados, que tienen un valor de millones de dólares y son utilizados por terroristas y Ejércitos extranjeros. Sin embargo, la capacidad de una bomba de 12 kg de un dron no permite explotar completamente un moderno tanque blindado o un vehículo blindado ligero de última generación, pero sí puede infligir suficiente daño como para dejarlos inoperativos en el campo de batalla.

Estos sistemas de aviones no tripulados suicidas forman parte de la tendencia moderna de crear una armada aérea no tripulada barata, capaz de cambiar las reglas del juego de la guerra moderna.

Nueva guerra

“El uso de estos dispositivos es más barato que transportar y desplegar sistemas de artillería, tanques, etc., en un campo de batalla. Puedes cargar hasta 10 aparatos de estos en un monovolumen o en un camión, aparcarlos a 40 km de distancia de las líneas enemigas y dejar caer una lluvia de bombas sobre las cabezas de los enemigos”, afirmó a Russia Beyond Guennadi Rozhkov, jefe de proyectos especiales del grupo ZALA AEREO.

El siguiente paso en el desarrollo de este sistema de armamento es crear un enjambre volador con inteligencia artificial que proporcione a estos dispositivos la posibilidad de reconocer objetivos civiles y militares por sí mismos, coordinar sus acciones combinadas en grupos y tomar decisiones sin involucrar a la gente.

Drones rusos armados con fusiles Kaláshnikov: las guerras del futuro están aquí

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies