Tecnología olvidada: el EKIP o ‘Tarielka’, el vehículo soviético que parecía un platillo volador

El EKIP formó parte de una serie de aviones experimentales soviéticos construidos por Lev Nikolaiévich Shchúkin entre 1978 y 1996. Después de la caída de la Unión Soviética, se detuvo la financiación del proyecto.

El diseñador Lev Shchukin y el ingeniero Alexánder Sobkó minimizaron todas las estructuras externas de este aparato con apariencia de platillo volante, dejando sólo unas alas y aletas rechonchas para controlarla. Incluso los motores se instalaron dentro de la cabina para hacer la nave lo más aerodinámica posible. La forma de su fuselaje proporcionaba el 80% de la elevación. Las tomas de aire a chorro aspiran aire que luego se expulsa por la parte trasera para proporcionar empuje o hacia abajo, como un aerodeslizador para crear un colchón de aire que elimina la necesidad de un tren de aterrizaje.

Se estima que una versión de este aparato de 300 toneladas podría transportar 100 toneladas de pasajeros y carga, según habría afirmado Shchúkin.
Pincha aquí para leer sobre los ekranoplanos, armas de la URSS que no han perdido ni un ápice su atractivo.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies