El cambio climático sentencia a muerte a los pájaros del Ártico

Chorlito carambolo (Charadrius morinellus).

Getty Images
El ascenso de la temperatura provoca que haya más depredadores y que estos roben más huevos de los nidos. En el Ártico, las tasas se han triplicado en los últimos 70 años.

Un equipo de científicos de Rusia, China, el Reino Unido y otros países analizó las “tasas de depredación” en los nidos y descubrió que en la actualidad son más altas en el Ártico que en los trópicos. Los hallazgos alarmaron a los científicos, ya que durante años el Ártico fue un refugio seguro para que las aves pusieran sus huevos.

Su estudio fue publicado en la revista Science. Los investigadores observaron más de 38.000 nidos de 237 poblaciones de aves playeras en 149 lugares de todo el mundo.

¿Pueden seguir otras especies?

“Nuestra investigación demostró, por primera vez, que el cambio climático conduce a cambios en la relación entre los depredadores y sus presas a escala mundial”, dijo Pável Tomkóvich, jefe del departamento de ornitología del Museo Zoológico de la Universidad Estatal de Moscú, uno de los autores del estudio.

Tomkóvich ha estudiado la evolución de las aves limícolas en el Ártico desde 1973. Participó en el monitoreo de la población de escolopácidos en Chukotka, en el Lejano Oriente de Rusia, y ayuda a encontrar nidos para el programa de cría en cautiverio. Tomkóvich cree que, tan pronto como desaparezcan ciertos tipos de aves, otras especies podrían seguirles.

“Si no hay diversidad, los animales no podrán cambiar de un alimento, que ha disminuido mucho su volumen, a otro”, dijo. “Esto lleva a una reacción en cadena y a la posible extinción de las especies interrelacionadas”.

Trampa ecológica para las aves

Durante años las aves ponían sus huevos en lugares más fríos. Los correlimos semipalmeados (Calidris pusilla), los correlimos canelos (Calidris subruficollis), los chorlitos dorados americanos (Pluvialis dominica), los chorlitos grises (Pluvialis squatarola) y muchas otras aves migratorias van al Ártico cada año.

Correlimos cuchareta (Calidris pygmaea).

La región siempre ha sido un área relativamente segura, sin apenas depredadores. Además, podían disfrutar de la abundancia de insectos. Los nidos en los trópicos eran mucho más propensos a sufrir ataques, de roedores, por ejemplo.

Sin embargo, este patrón se ha invertido recientemente en el hemisferio norte. El Ártico es la región más afectada y representa una extensa trampa ecológica para las aves migratorias. Pero no es la única zona donde las aves están desapareciendo.

Los científicos tienen ahora datos sobre 192 especies de escolopácidos en el mundo. Tomkóvich dijo que las cifras están disminuyendo en el 57% de estas especies. En las últimas décadas, el zarapito fino (Numenius tenuirostris) ha desaparecido en Rusia”.

Zarapito fino (Numenius tenuirostris).

¿Por qué ya no se reproducen?

Tomkóvich también descubrió una disminución en el número y área de distribución del chorlito carambolo (Charadrius morinellus), una pequeña ave de la familia de los caradrinos. “Encontré las crías de sus polluelos hace un cuarto de siglo en Chukotka, pero desde entonces la especie ha dejado de reproducirse en esa vasta región. En el 2000, mis colegas y yo revelamos una fuerte caída en el número de escolopácidos que anidan en Chukotka”.

Chorlito carambolo (Charadrius morinellus).

Hace poco Tomkóvich y otros científicos también descubrieron una reducción significativa en el número de otros tipos de escolopácidos, especialmente aquellos que sobrevuelan la costa del Pacífico de Asia.

Según la investigación, las aves playeras que utilizan la ruta migratoria de Asia Oriental –una ruta de migración de aves que se extiende a través de Asia Oriental y termina en el noreste de Rusia– fueron las más afectadas. Alrededor del 20% de las aves en esa ruta migratoria tienen poblaciones amenazadas debido a la gran cantidad de gente y al aumento de la infraestructura.

“En los últimos 50 años, en China se han transformado el 65% de los humedales, el hábitat principal de los limícolas”, explicó Tomkóvich. “El cambio climático, provocado por los humanos, se suma a esto. La humanidad debe darse cuenta de que nuestros recursos naturales no son infinitos. Es necesario preservar las condiciones de vida y de nidificación de los escolopácidos”.

¿Cómo afecta a Rusia el cambio climático? Te lo contamos aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies