Así es el nuevo mortero 2B25 Gall que mejorará la potencia de fuego del Ejército ruso

Uralvagonzavod
Será capaz de golpear al enemigo con proyectiles de artillería de 82 mm a una distancia de hasta un kilómetro. Y será imposible saber de dónde viene el fuego.

A principios de septiembre, los diseñadores rusos presentaron el primer mortero ruso 2B25 Gall, que funciona como un cañón silenciado con un supresor de sonido “interno”. Siempre que las pruebas vayan bien, el arma artillera entrará en servicio en el Ejército ruso a principios de los años 2020. En pocas palabras, el sonido de la explosión de los gases propulsores del proyectil se queda dentro del cañón, contenido en la cola del obús, para ser precisos. Como resultado, el disparo no produce destellos ni humo, ni tiene una firma acústica alta.

Así, gracias al principio de “bloqueo” de los gases propulsores en el interior del cañón, una unidad de comando podrá disparar al enemigo no desde una distancia de un kilómetro (cuando el más mínimo error de cálculo del artillero puede hacer que el proyectil se desplace decenas de metros hacia un lado u otro, comprometiendo así el éxito del disparo), sino desde una confortable distancia de 300-400 metros. A esa distancia es mucho más fácil golpear al enemigo y, al mismo tiempo, pasar desapercibido.

Además, el nuevo mortero es mucho más ligero y móvil que sus predecesores. Pesa sólo 13 kg, incluyendo todos sus accesorios. Y para poner el arma en posición de combate, el equipo responsable del arma sólo necesitará 30 segundos. 

Además, en el futuro sus fabricantes planean ampliar el alcance de la munición y podrían adaptar el principio de su funcionamiento a cañones de artillería de mayor tamaño y potencia.

¿Por qué es necesario?

Las armas silenciosas se convirtieron en un arma habitual en los conflictos militares hace varias décadas. Se han colocado supresores de sonido en pistolas, rifles de asalto e incluso rifles de francotirador de gran calibre, lo que (en este último caso) hace que tengan el doble de tamaño.

Sin embargo, en los cañones de artillería con proyectiles de 82 mm, un “supresor de sonido integrado” es una característica poco frecuente. Pero cualquier destacamento de Spetsnaz (fuerzas especiales) daría la mitad de su paga para obtener un arma de este tipo que pudiesen utilizar en operaciones en la retaguardia del enemigo.

Ahora las fuerzas rusas tienen un arma de este tipo gracias al primer mortero silencioso del país, que ha recibido la designación 2B25 Gall.

Es un arma ligera y portátil, puede golpear al enemigo con 20 proyectiles de fragmentación de 82 mm de alto poder explosivo por minuto. Al mismo tiempo, un destacamento puede disparar desde varias direcciones y luego cambiar su ubicación para continuar con el ataque desde una nueva posición oculta.

Durante la guerra de Afganistán, fueron los morteros los que más ayudaron a las fuerzas terrestres soviéticas a golpear al enemigo en puntos de fuego descubiertos, pliegues del terreno, en lo alto de las montañas y en los bosques, en todas partes donde fuese necesario.

Las fuerzas Spetsnaz de la 56ª Brigada de Asalto de la Guardia Aérea solían crear tal cortina de fuego a partir de morteros que los muyahidines, tan pronto como oían el silbido de las bombas de mortero, posponían inmediatamente sus planes de ataque y los soldados soviéticos podían sentirse seguros durante los tres días siguientes. Pero los viejos morteros soviéticos hacían mucho ruido y humo, por lo que camuflar a cualquier destacamento era una quimera.

Pincha aquí para conocer a los tres sistemas rusos de artillería más poderosos.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies