Mutantes galácticos: ¿cómo cambia nuestro cuerpo en los viajes por el espacio?

Nuestro cuerpo no está todavía habituado a los largos viajes espaciales.

Nuestro cuerpo no está todavía habituado a los largos viajes espaciales.

Getty Images
Científicos rusos están analizando muestras de sangre de cosmonautas con el objetivo de desarrollar nuevas medicinas para los que viajen al espacio y para prevenir posibles mutaciones peligrosas.

A los humanos les pasa algo raro cuando viajan en el espacio. Nuestro cuerpo se confunde ante la ausencia de gravedad y trata de compensarlo activando los sistemas de defensa. Los sistemas inmunológicos tratan incluso de enfrentarse a patógenos de pequeña escala, declara el profesor Evgueni Nikoláev.

En los últimos años se han hecho investigaciones de muestras de sangre de cosmonautas rusos para poder entender cómo los humanos se adaptan a los viajes espaciales. Si Nikoláev tiene éxito, sus investigaciones podrán abrir paso para la creación de nuevos medicamentos que ayuden al cuerpo humano a funcionar adecuadamente y a evitar mutaciones de camino a Marte y otros planetas.

¿Vamos a parecer extraterrestres?

Los viajes espaciales son algo completamente ajeno a nuestra especia. Abandonar la gravedad de nuestro planeta tendrá un impacto significativo en nuestros cuerpos y podríamos entrar en otra fase de la evolución en el espacio, así lo creía Oleg Gazenko, el científico encargado del programa soviético que enviaba animales al espacio. Especuló que los humanos que viajen podrían acabar cambiando de aspecto: más altos, con caras muy alargadas y largos brazos.

En el espacio cambia la circulación sanguínea y el consumo de oxígeno. Además, la espina dorsal se alarga. Los pies de los cosmonautas se vuelven más rosados y suaves, lo cual es buena noticia. La mala es la radiación y su impacto en la salud. La única manera de poder lidiar con este problema es si se desarrollan nuevas medicinas, pero para ello hay que tener en cuenta multitud de aspectos.

Los científicos, por ejemplo, han investigado qué le pasa al cuerpo humano cuando va camino de Marte. “Si no hay protección, entonces la dosis de radiación hará que se nublen las lentes y se perderá la visión”, afirma Nikoláev. “Se tienen que desarrollar antioxidantes especiales para prevenir esos procesos”.

Investigando las proteínas

El equipo de Nikoláev estudia estos cambios a nivel molecular para determinar qué procesos deberían bloquearse, con el fin de prevenir daños irreversibles.

Los científicos se han centrado en las proteínas porque son un factor clave en el proceso de adaptación del cuerpo. Durante la primera fase de la investigación, el equipo de Nikoláev analizó los niveles de 125 proteínas en la sangre de 18 cosmonautas rusos, que habían ido en misiones de larga duración a la Estación Espacial Internacional. Actualmente están analizando esas muestras de sangre tomadas en el espacio.

La ciencia solo conoce las proteínas que cambian debido a las enfermedades terrestres, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, pero los humanos tenemos más de 20.000 proteínas y muchas de ellas pueden afectar al cuerpo durante los viajes espaciales. Es imposible investigar todas, así que el equipo de Nikoláev se está centrando en los metabolitos, que son pequeñas moléculas y un resultado del metabolismo.

La vida secreta de los metabolitos

“La síntesis de los metabolitos en el cuerpo está unida a través de los llamados caminos de reacción, y las proteínas están vinculadas con ellos”, explica Nikoláev. “Si tenemos datos sobre los cambios de determinados metabolitos en la sangre durante los viajes espaciales, podemos determinar qué proteínas deberían cambiarse”.

En la EEI se puede hacer el análisis de los metabolitos. Los científicos solamente necesitan muestras de sangre seca. Los cosmonautas puedes recogerla en piezas de papel grueso.

“Estas muestras volverán a la Tierra con información acerca de los cambios temporales en la sangre”, dijo Nikoláev. “Los análisis de sangre modernos permiten extraer los metabolitos de estas muestras y analizarlos con un espectómetro enorme”.

Una vez que se han identificado las proteínas que se quieren analizar, los científicos podrán determinar los procesos que producen los cambios irreversibles de los cosmonautas en el espacio.

¿Sabías que a los astronautas a veces les apetece tomarse una copa en el espacio y cuelan algunas bebidas? Lee sobre ello en nuestro artículo.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies