Estos cementerios de trenes rusos no tienen ningún desperdicio

Muchos de los trenes jubilados de Rusia son llevados a las denominadas “instalaciones de almacenamiento de trenes”, generalmente conocidas como "cementerios de trenes". Sin embargo, para algunos trenes este no es el final.  En caso de emergencia pueden ser “resucitados”.

Cuando la vida útil de los vagones y locomotoras expira, estos pueden seguir caminos diferentes. La primera opción para ellos es ocupar un honorable lugar en un museo ferroviario. Sin embargo, este es el afortunado destino de sólo unos pocos ejemplares interesantes y únicos.

La segunda vía, y la más común, es el desmantelamiento. En instalaciones especiales, locomotoras y vagones de ferrocarril se convierten en chatarra, que a menudo acaba surtiendo a fábricas de construcción de vagones. Así, los vagones de ferrocarril antiguos acaban dando vida a los nuevos.

El tiempo necesario para desmontar un vagón de ferrocarril depende de su tipo: uno abierto puede ser despiezado en una hora, mientras que un vagón cisterna o una furgoneta refrigerada puede requerir más tiempo, hasta dos días.

Hay una tercera vía para los trenes ancianos de Rusia: ir a una de las numerosas instalaciones de almacenamiento de trenes, generalmente llamadas "cementerios", donde se recogen a representantes de diferentes épocas y épocas.

Durante la época de la Guerra Fría, dichos cementerios de trenes recibieron la más alta prioridad. Se creía que, en caso de guerra nuclear, el suministro de electricidad sería cortado y las locomotoras de vapor se convertirían en el transporte principal y único del sistema de ferrocarriles. Los numerosos almacenes de locomotoras de vapor del país eran constantemente monitoreados y altamente protegidos.

Después de 1991, esta estrategia nacional perdió su importancia anterior. Hoy en día, el monopolio estatal Ferrocarriles Rusos sigue considerando a los cementerios ferroviarios como objetos estratégicos, e intenta mantener las locomotoras de vapor en buenas condiciones de funcionamiento, pero nada en comparación con la época soviética.

El estándar de mantenimiento de las locomotoras varía de un lugar a otro. En algunas instalaciones de almacenamiento reciben tratamiento regularmente y pueden ponerse en servicio en varios días, si es necesario. En otros, las locomotoras están en tan mal estado que nunca podrán ser restauradas.     

Algunas locomotoras no tienen que esperar a una guerra para abandonar el cementerio. Por ejemplo, una locomotora de vapor húngara MAVAG fabricada en 1936 y que fue huésped del cementerio de trenes de Perm Krai (Región) durante muchos años, se convirtió finalmente en la pieza estrella de un museo en los Urales.

A pesar de que los cementerios ferroviarios son principalmente zonas cerradas y seguras, a menudo se convierten en blancos de los merodeadores y ladrones, que roban faros, metal y cualquier otra cosa que puedan conseguir.

¿Sabías que Ferrocarriles de Rusia tiene una de sus estaciones funcionando para una sola viajera? ¿No? Entonces pincha aquí.

Haz click si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

This website uses cookies. Click here to find out more.

Accept cookies