‘Startup’ rusa ayuda a los inmigrantes que quieren conseguir una visa en EE UU

Reuters
Después de tener que enfrentarse personalmente con el proceso de aplicación de visas de EE UU, un joven emprendedor ruso ha creado un chatbot (bot conversacional) para ayudar los inmigrantes y a los profesionales de la tecnología que se vayan a mudar a Silicon Valley. El servio de Artiom Goldman ya ha  ayudado a más de 100.000 personas a solicitar sus visados y green cards.

Visabot se lanzó en EE UU en otoño de 2016, justo antes de las elecciones presidenciales. Los jóvenes y ambiciosos fundadores de la startup se inventaron un eslogan de lo más provocador: “I help immigrants make America great again” (Ayudo a los inmigrantes a volver a hacer grande a EE UU).  Una clara alusión al lema de Trump en las elecciones.

El cofundador de Visabot, Artiom Goldman, tiene 26 años y está en la lista de Forbes “30 menos que 30”, y comenta que el lema ha sido todo un éxito. Los seguidores de Trump pensaban que la startup apoyaba al presidente, mientras que a los otros les parecía un troll.

“En nuestra presentación de inversión nos referimos a Trump como nuestro relaciones públicas más importante”, declara Goldman.

Visabot actualiza sus servicios cada vez que Trump tiene una nueva iniciativa de migración. Por ejemplo, quiso acabar con el DACA, que impulsó Barack Obama para proteger de la deportación de menores que habían entrado de manera irregular en el país. Actualmente tienen que renovar su situación cada dos años para poder vivir y trabajar en EE UU, así que Visabot creó un servicio que ayuda a reunir los documentos necesarios.

Artiom Goldman explica que su objetivo no es suplantar a los abogados pero sí que cree que puede reducir los costes legales de las personas que solicitan visados para EE UU.

La startup ayuda a los solicitantes en el proceso de solicitud de la visa mediante una serie de preguntas. Hay que seleccionar el visado que se necesita y proporcionar a Visabot la información requerida, como la experiencia y la educación. Entonces Visabot pide a los usuarios que carguen la documentación, e incluso envía notificaciones cuando se acercan las fechas de entrega.

Para el emprendedor ruso no fue fácil mudarse a EE UU y comenzar su propio negocio desde cero. Aunque la ley de migración de EE UU no es complicada, apunta Goldman, y muchas de las cosas se pueden automatizar. Visabot puede reducir significativamente los precios del proceso de aplicación.

“He estado yendo de un sitio para otro durante tres meses, hablando con abogados especializados en migración, tratando de comprender cómo trabajan con sus clientes”, explica Goldman. “Resultó que era un proceso muy poco organizado. Por ejemplo, un abogado puede gastar tres horas solamente solicitando documentos por correo electrónico”.

Al principio Visabot solo ayudaba a conseguir dos tipos de visado: de viajes y para “personas con habilidades extraordinarias”. Posteriormente el servicio comenzó a ayudar con visados específicos para desarrollares extranjeros, como la visa H-1B. Muchas compañías de Silicon Valley se sirven de esta visa para atraer talento. H-1B da más movilidad a los trabajadores y les ayuda a no quedarse ligados a la compañía que esponsorizó la visa por primera vez.

Goldman dice que su objetivo no es suplantar a los abogados, pero cree que Visabot puede reducir los costes legales para las personas que soliciten visas a EE UU. El servicio ayuda a analizar las posibilidad que una persona tiene de conseguir una green card, luego te ayuda a conseguirla y, si es necesario, ayuda a prolongarla.

Visabot tiene planes para aumentar el número de usuarios con la creación de nuevos servicios y lenguajes. “Tenemos planes de lanzar el servicio en hindi, chino y español”, explica Goldman y añade que dentro de poco la gente será capaz de comunicarse con el bot en su lengua nativa y de recibir los documentos en inglés.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies