Osa II, la legendaria lancha lanzamisiles soviética que protege las costas de Cuba

Osa II fotografiada por la Marina de EEUU en 1984.

Osa II fotografiada por la Marina de EEUU en 1984.

Dominio público
La Marina de Guerra de la isla caribeña sigue empleando algunos ejemplares de esta embarcación rápida creada en la URSS allá por los años 60.

Estas embarcaciones son probablemente las lanchas misilísticas más construidas de la historia, con más de 400 buques producidos para la Unión Soviética y su exportación  a países aliados. Un clásico al nivel de los coches antiguos norteamericanos que circulan por la calles de La Habana. De hecho, fueron desarrolladas en los años 50, aunque entraron en servicio en la Marina Soviética en los años 60.

La Osa II se diferenciaba estéticamente de la Osa I en sus contenedores misilísticos de forma cilíndrica. Su diseño y la potencia de planta propulsora les permitían alcanzar altas velocidades, ya que tenía tres motores diésel con capacidad de 12000 CV.

Vista aérea de una Osa II.

Tenía un desplazamiento de 172 toneladas y 210 toneladas a plena carga, un calado de 3,8 m, manga de 7,64 m y eslora de 40 metros.

Armadas con 4 misiles SS-N-2B/C, además portaban un misil SAM SA-N-5 Grail, 2 cañones AK-230/65 de 30 mm y 4 ametralladoras de 12,7 mm.

Las lanchas lanzamisiles Osa II entraron en combate en la Guerra de los Seis Días, en la Guerra de Yom Kipur, la Guerra indo-pakistaní de 1971 o en la Guerra Irán-Irak.  

Sabemos por el blog La Cuaderna Cubana que de las 26 embarcaciones entregadas a Cuba, una de las Osa II fue hundida para crear un parque de buceo para turismo y que algunas de las otras han sido canibalizadas para repuestos, siendo desembarcados sus misiles desembarcados. Se estima que a día hoy, se emplean al menos seis de estas legendarias máquinas para defender las costas de la isla caribeña.

Osa II. Al fondo, buque misilístico Nanuchka II.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más