Algunos sistemas soviéticos de artillería autopropulsada que siguen activos en Cuba (Fotos+Video)

Captura de pantalla
La Habana recibió en su momento grandes cantidades de material militar procedente de la URSS. En la actualidad, gran parte de este se encuentra obsoleto, habiendo sido retirado de servicio o canibalizado, pero todavía quedan algunas reliquias soviéticas en servicio.

2S1 ‘Gvozdika’

Se trata de un cañón autopropulsado soviético que se parece al PT-76 pero es esencialmente una versión del MT-LBu. La designación “2S1” pertenece al índice del sistema GRAU para esta clase de armas.

El 2S1 es totalmente anfibio y tan solo requiere una pequeña preparación para ello. Una vez está a flote se desplaza mediante sus orugas. Una gran variedad de estas máquinas están disponibles para operar en la nieve o el hielo. Tiene miras telescópicas infrarrojas y nocturnas.

Al igual que los demás modelos de artillería rusa, el cañón autopropulsado 2S1 lleva el nombre de una flor, que en esta ocasión es Gvozdika (“clavel”, en español). En la isla caribeña podría haber hasta 150 de estas unidades.

S-23 ‘Akatsia’

Es un cañón autopropulsado soviético de 152,4 mm creado en 1968 y en respuesta al M109 estadounidense de 155 mm. Recibió la designación adicional Akatsia, que en ruso significa “acacia” y se hizo famoso en Afganistán.

Puede disparar proyectiles OF-540 y OF-25 HE-Frag de 43,56 kg (también todo tipo de proyectiles desarrollados para cañones de obús remolcados ML-20 y D-20 de 152,4 mm, y para obús remolcados D-1) como máximo alcance de 18,5 km dependiendo de la carga utilizada o proyectiles asistidos por cohetes hasta un máximo de 24 km. Otros proyectiles disponibles para el Akatsia incluyen BP-540 HEAT-FS (la distancia de visión es de 3 km, penetración de armadura de 250 mm), Br-540B y Br-540 AP-T (penetración de armadura de 115-120 mm a 1000 m), OF -38 proyectiles asistidos por cohetes guiados por láser Krasnopol , iluminación S1, humo ZH3 o proyectiles nucleares (con capacidad explosiva de 2 kt).

 2K25 Krasnopol

El armamento secundario consiste en una ametralladora de tanque PKT de 7,62 mm controlada a distancia en la cúpula del comandante para la defensa antiaérea y la autodefensa a corta distancia.

La tripulación consta de 4-6 hombres: un conductor, un artillero, un cargador, un comandante y dos portadores de municiones, que se colocan en la parte trasera del vehículo alimentando rondas a través de dos escotillas en la parte trasera del casco cuando están en posición de disparo enmascarado.

Un avión de transporte An-22 puede transportar dos obuses autopropulsados ​​de este tipo.

Otras piezas de artillería autopropulsada que han sivdo inventadas en Cuba al modo “Frankenstein” son chasis de tanques T-55 con un M-46 montada, un T-34-85 con una M-46 o una D-30 montada, BMP-1 con una D-30 122mm y una torre modificada. O un BTR con la torreta de un tanque T-55 instalada. Cuba cuenta con más de 200 de estas fabricaciones además de los camiones con D-30 y M-46 montadas.

LEE MÁS: Estos son los 3 sistemas rusos de artillería más poderosos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies