Fallece la leyenda del KGB Yuri Drozdov

Yuri Drozdov.

Yuri Drozdov.

Servicio de inteligencia exterior
Participó en importantes operaciones especiales realizadas en países extranjeros y fue el creador del grupo Výmpel. El exagente Yuri Drozdov falleció a los 91 años en Moscú.

El general Yuri Drozdov, legendario jefe de espías que estuvo a cargo de una amplia red de agentes del KGB durante la época de la Guerra Fría falleció el 21 de junio en Moscú a los 91 años.

Drozdov era temido y respetado tanto por sus aliados como rivales y tuvo una carrera que se prolongó a lo largo de cuatro décadas.

Se unió a los servicios secretos tras graduarse en el Instituto Militar de Lenguas Extranjeras en 1956. Su primera misión fue el Alemania Oriental, en donde trabajó con la temida Stasi.

En el KGB Drozdov fue el responsable del trabajo operativo de las llamadas unidades 'ilegales', encargadas de realizar operaciones secretas en el extranjero, en muchas ocasiones con nombres falsos y biografías inventadas. Al parecer se trataba de una de las tareas más demandadas e importantes del Directorio de Inteligencia Extranjera.

Intercambio Á​bel-Powers

Una de las misiones más famosas de Drozdov fue el intercambio del oficial de inteligencia soviética Rudolf Ábel por el piloto estadounidense de aviones espía Francis Gary Powers.

Rudolf Ábel (cuyo nombre real era William Fischer), fue un agente de Moscú en EE UU desde 1948, que fue arrestado en 1957. Se negó a colaborar con las autoridades de EE UU y fue sentenciado a 30 años de cárcel. La URSS trató de liberarlo de manera activa.

Desde la prisión mantuvo correspondencia con los oficiales de inteligencia soviéticos, entre ellos con su “primo” Yuri Drozdov.

Moscú y Washington acordaron el intercambio entre Abel y Powers. Este último había sido capturado en 1960 cuando se derribó el avión espía U-2 en el que volaba sobre el territorio de la URSS.

El intercambio se produjo en 1962 en el puente Glienicke, una frontera entre Alemania Oriental y Federal.  

Asalto del palacio de Amín

En 1979 las autoridades soviéticas decidieron asesinar al presidente afgano Jafizulá Amín, sospechoso de mantener estrechos lazos con la CIA.

La operación corrió a cargo del KGB y de las unidades especiales del ejército soviético. Drozdov desempeñó un papel clave en la conocida como Operación Tormenta-333.

El 27 de diciembre de 1979 las fuerzas especiales de la URSS atacaron el palacio Tajbeg, residencia de Amín. En una entrevista realizada años después, Drozdov recordaba que le llamó el mandatario soviético Yuri Andrópov por teléfono y le dijo: “No queremos esto, pero tenemos que hacerlo”.

La operación formó parte de la invasión soviética de Afganistán.

Nacimiento de las Spetsnaz del KGB

Tras el éxito por el ataque contra el palacio Tajbeg, Andrópov pidió el establecimiento de una unidad de élite dentro del KGB. Drzodov apoyaba la idea y en 1981 nació el grupo Výmpel.

El grupo estaba especializado en operaciones en el exterior. Sus tareas consistía en penetrar en territorio enemigo y realizar una acción encubierta, en la protección de las embajadas soviéticas y en la activación de las células de espionaje en caso de guerra. Drozdov fue el mentor de esta nueva fuerza.

Respetado por los enemigos

Drozdov fue muy elogiado por sus propios rivales. En los medios occidentales se referían a él como a “un legendario espía” mientras que el exagente Frederick Forsyth declaró que fue uno de los jefes de espías más importantes de Rusia.

Participó en numerosas operaciones especiales pero la mayoría del la información sobre ellas sigue estando clasificada. Se sabe que Drozdov estuvo como agente del KGB en China (1964-68) y en EE UU (1975-79) haciéndose pasar por diplomático.