Ruslán Sokolovski, el bloguero sentenciado por los pokémones

Ruslán Sokolovski.

Ruslán Sokolovski.

Pavel Lisitsyn/RIA Novostii
El bloguero de Ekaterimburgo Ruslán Sokolovski ha sido condenado a tres años y medio de libertad vigilada por cazar pokémons en una iglesia. ¿Cómo es y qué leyes se han aplicado para condenarlo?

En agosto de 2016, el joven de 23 años decidió comprobar si la caza de pokémones en una iglesia podía considerarse una ofensa a los sentimientos religiosos. La ley surgió como respuesta a la intervención del grupo de punk Pussy Riot en la catedral del Cristo Salvador en el centro de Moscú en 2012.

El joven acudió a la catedral de la Sangre de Ekaterimburgo y paseó por el templo en busca de estos monstruos durante una misa diurna. En el montaje del video añadió cantos ortodoxos, opiniones personales sobre la religión y contó un chiste blasfemo sobre la ortodoxia y el patriarca Kirill. “Por desgracia, no pude cazar al pokémon más raro que puede cazarse allí: Jesucristo”, concluía.

El video publicado en su canal de YouTube tuvo 200.000 visitas y llamó la atención no solo de la policía local, sino también de la televisión estatal. “La ofensa de los sentimientos religiosos es evidente”, opinaba un presentador del canal Rossiya 24. El 2 de septiembre Sokolovski fue detenido y se inició el proceso penal. Finalmente, se abrieron diez casos basados en tres delitos: ofensa de los sentimientos de los religiosos (hasta cinco años de cárcel), extremismo y posesión ilegal de tecnología de espionaje, ya que en un registro incautaron al bloguero un bolígrafo-cámara.

Un blogger de provincias

Fuente: Pavel Lisitsyn/RIA NovostiiFuente: Pavel Lisitsyn/RIA Novostii

La libertad de uno termina cuando empieza la libertad del otro, las religiones deben dejar de existir y la etnia no significa nada: estas son las opiniones que compartía Sokolovski antes de convertirse en un famoso cazador de pokémons. El joven comenta que tuvo “una infancia marcada por la pobreza en el interior del país: nació en la región de Kurgán [a 2.000 km de Moscú] y tras la muerte de su padre y su hermano vive con su madre.

Su primer trabajo estaba relacionado con la optimización SEO de páginas web y más tarde se convirtió en bloguero y creó su propio canal, donde, según comenta en el video de bienvenida, se dedica a bromear doblando videos extranjeros y retransmitiendo en directo. Entre los videos de Sokolovski figuran algunos sobre cómo copiar en un examen, sobre cómo en una ocasión casi acaba en el FSB o sobre por qué no le gustan las feministas. Pero uno de los temas constantes es la sátira sobre la religión: condena la unión existente entre la iglesia y el Estado, o critica el “matrimonio ortodoxo ideal”, que promueve familias con muchos hijos aunque, en opinión del joven, en Rusia casi nadie piensa en mantener a los niños y la gente se dedica a “procrear en la pobreza”.

Desde que comenzó el proceso, Sokolovski ha contado muchas cosas sobre sus planes para el futuro. Un año antes de su detención estuvo barajando la idea de escribir un libro antiextremista y preparaba un espectáculo de comedia en vivo. En prisión, donde pasó tres meses y medio, comenzó a escribir un ciclo de artículos titulados “Notas desde la cárcel”, y no fue capaz de encontrar libros “normales”, ya que todo eran literatura religiosa.

La condena no tiene que ver con los pokémons

Fuente: Pavel Lisitsyn/RIA NovostiiFuente: Pavel Lisitsyn/RIA Novostii

“Las declaraciones que afirman que Sokolovski ha sido condenado por jugar en una iglesia no son ciertas”, se aclara en la condena. La acusación ha tenido que llevar a cabo un examen pericial lingüístico de las declaraciones del bloguero. Como resultado, al joven se le acusa de comparar a Jesucristo con zombis y pokémons, de “propagar la opinión de que en Rusia reinan el oscurantismo y el libertinaje”, de “negar la existencia de Dios y de los fundadores del cristianismo y del islam”, y de “presentar a los creyentes como enfermos, idiotas o locos”.

Según los medios de comunicación, en el juicio intervinieron en calidad de creyentes agraviados muchas personas que no habían oído hablar de Sokolovski ni de sus videos hasta que los sacerdotes de su iglesia comenzaron a mostrar sus videos en la iglesia con ayuda de un proyector.

“Una condena provisional es casi una justificación”

Durante el tiempo en que Ruslán Sokolovski se mantuvo como protagonista en la prensa liberal, la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional lo consideró un preso de conciencia y la serie estadounidense “Los Simpsons” emitió un episodio en el que se cazan pokémons en una iglesia.

Según los abogados de Sokolovski, el hecho de que se trate de una condena provisional en lugar de una condena real “es una victoria indudable, dadas las circunstancias actuales en Rusia”, y el propio bloguero lo considera “casi una justificación”. Así opinan también quienes apoyan al joven: la gente de la sala del juzgado recibió la condena con aplausos y los usuarios de las redes sociales la han considerado casi una como una exoneración.

“Es una mala señal que hayamos comenzado a sentir alivio con las condenas condicionales”, comenta en Twitter el político de la oposición Andréi Pivovárov. El protodiácono de la Iglesia ortodoxa, Andréi Kuráyev, protagonista de varios conflictos con los dirigentes de la Iglesia, aseguró en Kommersant-FM que sentir alegría por una condena provisional en estos casos es “un diagnóstico para todos nosotros” y añade que la condena no tiene nada que ver con la misericordia cristiana.